Viernes 20/04/2018.

| Tribunales

Tribunales

Hijo del asesinado por sus sobrinos en Albox (Almería): "Pensé que me iban a matar a mí cuando escuche clic"

El hijo de hombre asesinado presuntamente por sus sobrinos en Albox (Almería) ha asegurado este viernes que "no dio tiempo" a que se produjera un "forcejeo" entre su padre y su primo Juan Andrés G.T. antes de que este disparase contra él. "Pensé que me iba a matar a mí cuando escuché un clic", ha dicho en referencia al ruido que hace un arma cuando se encasquilla.

"Disparó a mi padre tras encañonarlo mientras Pedro G.T. --el otro acusado-- decía 'venga, venga, tírale' y me apuntó a mí con los dedos en el gatillo. Oí un clic, vi que no salía la bala y me abalancé sobre él. Todo paso en décimas de segundo", ha dicho ante el tribunal de jurado con la voz rota.

El testigo ha descrito que, cuando su padre y él se disponían a entrar en el portal de su domicilio, vio cómo se acercaban corriendo ambos hermanos y que Pedro le daba "una bolsa blanca de plástico" a Juan Andrés que él "se metió en el bolsillo izquierdo de la chaqueta".

"Pedro fue directo a sujetar la puerta mientras que Juan Andrés metió la mano en el bolsillo, sacó la bolsa y encañonó a mi padre con las dos manos. Mi padre le dijo: "Es que me vas a disparar" y entonces Pedro dijo 'tírale, tírale' y Juan Andrés le disparó", ha narrado.

Tras remarcar al verlos llegar a su casa ya sintió "mucho miedo" porque "cuando los dos hermanos se juntan son violentos", ha hecho alusión a una "paliza" que por parte de ambos había recibido su hermano pequeño semanas antes.

"Me asusté bastante porque aparentemente son tranquilos pero hay que conocerlos", ha subrayado al tiempo que ha precisado, a preguntas de la acusación particular, que la "paliza" su hermano vino motivada "porque pensaban que les seguía la secreta porque él se había ido de la lengua y ellos estaban siempre con trapicheos".

El testigo ha relatado el enfrentamiento previo que hubo entre su padre, vigilante de seguridad, y los dos sobrinos, y ha vuelto a reiterar que cuando los vio llegar a su casa --"mi padre todavía no estaba-- "me asusté bastante, lo llamé y como no me lo cogía llegué a ir al cuartel de la Guardia Civil".

Ha asegurado que en la citada "pelea" sí hubo acometimiento entre ambas partes, pero que las amenazas de muerte vinieron de ambos acusados. "Vinieron buscando a mi hermano, mi padre les dijo que estaba en el instituto y empezaron los empujones y los puñetazos. Mi padre les decía 'estáis tontos ¿qué estáis haciendo? y ellos le decían de ir a la rambla para hincharlo a guantazos porque para matarlo no querían testigos", ha añadido.

Ante el tribunal de jurado que dio comienzo el martes en la Audiencia Provincial de Almería, ha indicado que, tras esto, "hubo un momento más tranquilo" en el que le dijo a su padre "déjalos porque no entran en razón". "Estaban con ganas de pelea pero mi padre les dijo que si querían lavarse la sangre. Yo pensaban que se iban porque se fueron hacia el coche pero se quedaron a lado y cuando me volví, los vi llegar ya por la mitad del patio", ha trasladado.

Fue entonces cuando, según su testimonio, Pedro "sujetó la puerta del portal" y Juan Andrés "encañonó y disparó" a su padre. Luego, "al ver que no salía la bala dirigida a mí", se "abalanzó" sobre Juan Andrés "para intentar quitarle el arma mientras Pedro me pegaba en el suelo".

"Cuando se fueron, llamé al 112, tardó en llegar bastante la Policía Local y fue al geriátrico de enfrente para que llamarán al hospital. Murió en mis brazos", ha dicho de nuevo roto por el dolor para concluir que su padre "nunca tuvo problemas con nadie" y afirmar, tajante, estar "completamente seguro de que querían acabar con mi vida también".

Cabe recordar que Juan Andres G.T, de 33 años, afirmó en juicio que empleó para "atemorizar" a su pariente y que se le disparó accidentalmente tras recibir "una patada en la parte derecha del hombro" por parte de la víctima. Dijo que, aunque "no quería" disparar contra su tío, le apuntó "al pecho" con la pistola, que llevaba cargada, sin seguro y con el dedo puesto en el gatillo mientras se situaba a "un metro" de él y la sostenía con ambas manos.

Por su parte, Pedro T.G., de 23 años, aseguró que él desconocía que su hermano llevaba un arma cuando fueron a casa de su tío para "hablar con él" a raíz de las peleas y disputas que había mantenido con un primo suyo semanas antes y por las que su tío y su padre habían discutido el domingo antes de los hechos. "Yo escuché un disparo y vi a mi hermano como en el suelo, no sabía lo que había pasado", ha relatado ante las formulaciones de la fiscal el menor de hermanos, quien ha detallado que estaba "fuera del portal" cuando se dio el disparo porque en ese momento estaba peleándose con su primo.

Asimismo, aseguró que previamente el solo vio "una bolsa" pero que "no sabía qué había en ella"; un aspecto que choca con la versión dada por su hermano al asegurar que cogió el arma mientras Pedro T.G. discutía.

La Fiscalía Provincial solicita penas individuales que suman 32 años y seis meses de prisión para cada uno de ellos por los hechos que tuvieron lugar en febrero de 2016. Juan Andrés T.G. y Pedro T.G. están procesados como presuntos coautores de un delito de asesinato, otro de homicidio en grado de tentativa y un delito de tenencia ilícita de armas.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Mayo 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31