Miércoles 13/06/2018.

| Música

Música

El Real estrena con gran éxito la estilizada versión de Jones de "La Boheme"

"Una aberración". Así recibió la crítica a "La boheme", la misma que 120 años después es la ópera más representada en el mundo y que esta noche en el estreno en el Real de la creativa, moderna y estilizada versión, con ambición de larga vida, que firma Richard Jones ha logrado una gran ovación.
  • El Real estrena con gran éxito la estilizada versión de Jones de "La Boheme" EFE

"Una aberración". Así recibió la crítica a "La boheme", la misma que 120 años después es la ópera más representada en el mundo y que esta noche en el estreno en el Real de la creativa, moderna y estilizada versión, con ambición de larga vida, que firma Richard Jones ha logrado una gran ovación.

Este montaje de "La boheme", una coproducción con la Royal Opera House de Londres y la Lyric Opera de Chicago estrenada el pasado mes de septiembre, ha estado protagonizada por Stephen Costello, como Rodolfo, y Anita Hartig, como Mimí, dirigidos por Paolo Carignani, que debutaba al frente del Coro y Orquesta titulares del Real.

Todos ellos, pero especialmente Hartig, han recibido un sostenido aplauso, como ya vaticinaban los que le han otorgado a las arias sucesivas de Rodolfo, "Che gélida manina", y la de Mimí, "Mi chiamano Mimí" en el primer acto, o al aria de Mimí y los duetos del tercer acto.

Una nieve que cae constante en la noche parisina de finales del XIX antes de levantarse el telón... que el artilugio que la produce no esté escondido anticipa las intenciones del director artístico: el público es "voyeur" tanto de lo dramático como de las "tripas" escénicas.

En esta obra en la que Puccini mezcla naturalismo, romanticismo, impresionismo y verismo, los cambios de decorado se hacen sin esconderlos y en el segundo acto, los técnicos hacen un alarde de equilibrio y rapidez para montar tres calles de tiendas, en las que Jones, con un exquisito cuidado de los detalles, recupera sus características perspectivas.

Las mesas del Café Momus, que recuerda a una tarta de boda cortada en transversal, ponen a los comensales frente al público y en los duetos del acto tercero se dirigen también a la cuarta pared, rompiendo la distancia con escenas que emanan diversión en un caso y ternura y patetismo en el otro.

Jones cuenta la historia directamente: En el acto primero lleva al público a la buhardilla de los bohemios, seccionada sin contemplaciones, con una claraboya para acceder a la chimenea, una silla, botes de brochas y pinturas y una frágil estufa. De todo, menos acogedor.

Los decorados de las distintas escenas se van acumulando al fondo y a los lados, para dar, según explicaba en la presentación de la obra el intendente del teatro, Joan Matabosch, "la sensación de que la vida avanza pero a trompicones".

La producción pone el acento en cómo los bohemios, los irreflexivos y desordenados habitantes de un país irreal que viven su juventud entre la felicidad y la desesperanza, la pobreza y el coraje, el frío y el hospital, maduran a raíz de un hecho devastador.

Jones ha perseguido más que la historia que cuenta Henri Murguer en "Scenes de la vie de boheme", que sirvió de base al libreto, y que se apoya en la historia de la costurera Mimi, su enamoramiento del escritor Rodolfo, su enfermedad y muerte, en la vida de unos jóvenes alegres y despreocupados que abominan de las reglas y las riquezas pero que disfrutan de ellas porque "alguien pagará".

Si el primer acto es esquelético en su escena, como sus bolsillos, el segundo es opulento, impresionante, con jugueterías, perfumerías, corseterías, pastelerías... la clase de sitios que no pueden pagar pero que abarrotan los burgueses.

La comicidad de los dos primeros actos, en los que los amigos llevan a gala resistirse a los valores de la burguesía, se diluye para dar paso a la congoja y la tristeza en los dos últimos.

En el tercer acto hace su aparición la desolación, en el espacio de la Barriere d'Enfer, desde donde se pueden ver, perfectamente alineadas a su lado las estructuras de las galerías, de la riqueza del tiempo pasado.

Ahí, los jóvenes despreocupados se enfrentarán a la tragedia y comprenderán que sus burlas al casero -estupendo José Manuel Zapata en el papel de Benoit- para retrasar el pago del alquiler o derrochar el champagne que paga otro eran tan insustanciales como importante lo que están viviendo.

La escena de la agonía de Mimí, la "intrusa" de ternura inacabable, es conmovedora no solo por su discreción sino por que los amigos son conscientes de la gravedad de lo que sucede y de su trascendencia.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Junio 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30