Lunes 05/11/2018.

Tras la firma del Armisticio de Compiegne

Mundo

A las 11 horas del día 11 del mes 11 de 1918 se terminó la Primera Guerra Mundial

  • El Tratado de Armisticio, firmado en el bosque de Compiegne, entró en vigor justo a esa hora, poniendo fin a la Gran Guerra.
  • Dejó nueve millones de soldados muertos y 21 millones de heridos, además de 5 millones de civiles muertos por hambre y enfermedades.
  • El mariscal francés Foch y el ministro de Estado alemán Erzberger frente al vagón 2419-D tras firmar el armisticio

A la hora 11 del 11 del mes 11 de 1918, la Gran Guerra terminó. A esa hora entró en vigor el armisticio firmado horas antes, a las 5 de la mañana, cuando Alemania, consciente de que sufriría una invasión inminente, claudicó ante los Aliados y firmó la paz en un vagón de ferrocarril a las afueras de Compiegne, en Francia.

El armisticio de 1918 fue firmado por el mariscal francés Ferdinand Foch y el ministro de Estado alemán Matthias Erzberger en el vagón 2419-D de la Société des Wagons-Lits.

Hasta el lugar de la firma llegaron los representantes alemanes en un tren que había sido preparado a mala idea. Entre los vagones del convoy se había incluído el vagón-salón del emperador Napoleón III. Se trataba de una callada venganza a la francesa de la vergonzosa derrota en la batalla de Sedan (1870), en la que fue capturado Napoleón III y que supuso la derrota gala en la Guerra franco-prusiana.

El vagón de la firma del armisticio de 1918 tuvo más protagonismo, ya que fue posteriomente reclamado por Hitler el 22 de junio de 1940, para que allí mismo los franceses firmaran su rendición en la Segunda Guerra Mundial, en el lugar de Compiegne. Después, el vagón se lo llevaron las SS de Hitler y lo destruyeron.

La maldición de la paz

Como firmante del armisticio por Alemania y representante del sistema republicano democrático,  el ministro de Estado germano Matthias Erzberger se convirtió a la postre en una víctima más de la Guerra, tras ser víctima de una campaña de calumnias de la extrema derecha alemana.

Después de no recibir suficiente apoyo de su partido durante los ataque de sus adversarios políticos, Erzberger dejó su cargo. En 26 de agosto de 1921, mientras daba un paseo por la Selva Negra, fue asesinado a tiros por dos miembros de una organización nacionalista.

La revancha de Hitler obedecía a la humillación impuesta a los alemanes tras la firma del armisticio de paz en Compiegne, que se concretó posteriormente en 19019 con la firma del Tratado de Versalles.

El Tratado de Versalles, presentado a los líderes alemanes para que lo firmaran el 7 de mayo de 1919, supuso una seria de obligaciones para Alemania, en la que los expertos ubican las causas que hicieron posible el posterior ascenso de los nazis al poder.

- Alemania debía ceder territorios a Bélgica, Checoslovaquia y Polonia. Además, la Alsacia y Lorena, anexadas en 1871, volvían a manos de Francia.

- Todas las colonias alemanas de ultramar quedaron bajo control de la Liga de Naciones, y Danzig pasó a convertirse en una ciudad libre.

- El tratado de Versalles impone la desmilitarización y asigna un estatus de zona ocupada a la región del Rin, y pone bajo control francés el Saarland.

- El Artículo 231 del tratado, conocido como "Cláusula de Culpabilidad de la Guerra", obligaba a Alemania a aceptar toda la responsabilidad del inicio de la Primera Guerra Mundial.

- Alemania era responsable de todos los daños materiales, y debía afrontar enormes pagos de compensación.

- El ejército alemán quedaba limitado a un máximo de 100.000 soldados y se prohibía el servicio militar obligatorio.

- La Armada Alemana no podría tener buques de más de 100 mil toneladas y no podría tener submarinos.

- Se prohibía a Alemania tener fuerza aérea.

- Las autoridades germanas quedaban obligadas a juzgar al káiser y a otros líderes por crímenes de guerra, al iniciar una guerra sin agresión previa.

Estas duras condiciones, especialmente las que volcaban toda la responsabilidad de la guerra sobre Alemania, fue el combustible que prendió la mecha de los nacionalistas y la extrema derecha de Alemania, que permitió el ascenso del Partido Nazi de Hitler, entre una población humillada por lo que debía ser el camino de la paz.

Más de 9 millones de soldados muertos

La Primera Guerra Mundial dejó más de nueve millones de soldados muertos y 21 millones de heridos, con casi un millón o más de vidas sesgadas de Alemania, Rusia, Austria-Hungría, Francia y Gran Bretaña. Además, al menos cinco millones de civiles murieron a causa de enfermedades, el hambre, o el frío.

El estallido del conflicto hay que situarlo el 28 de junio de 1914, cuando el archiduque Francisco Fernando, heredero del imperio austro-húngaro, fue asesinado a tiros junto con su esposa por el serbobosnio Gavrilo Princip en Sarajevo, Bosnia.

El archiduque había estado inspeccionando las fuerzas armadas imperiales de su tío en Bosnia y Herzegovina, a pesar de la amenaza de los nacionalistas serbios que querían que estas tropas se unieran a la Serbia recien independiente.

Austria-Hungría culpó al gobierno serbio del ataque y creyó encontrar la excusa para terminar con el auge del nacionalismo eslavo, de una vez por todas. Sin embargo, como Rusia apoyó a Serbia, la declaración austro-húngara de guerra se retrasó hasta que sus líderes recibieron garantías del Kaiser alemán, Guillermo II, de que Alemania apoyaría su causa en el caso de una intervención rusa.

El 28 de julio, Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia, y la tenue paz entre las grandes potencias de Europa se derrumbó. El 29 de julio, las fuerzas austro-húngaras comenzaron a bombardear la capital de Serbia, Belgrado, y Rusia, aliada de Serbia, ordenó una movilización de tropas contra Austria-Hungría.

Por su parte Francia, aliada de Rusia, comenzó a movilizar sus tropas el 1 de agosto, y dos días después le declaró la guerra a Alemania. Después de cruzar a través de Luxemburgo -que se declaró neutral-, el ejército alemán invadió Bélgica en la noche del 3-4 de agosto que provocó la Gran Bretaña, el aliado de Bélgica, a declarar la guerra contra Alemania.

Patriotismo y euforia

En su mayor parte, los ciudadanos de Europa saludaron el estallido de la guerra con júbilo, creyendo -muy equivocados- que sus respectivos paises saldrían victoriosos en pocos meses. De los que comenzaron la guerra, Alemania era el país más preparado y sus líderes militares habían diseñado una estrategia llamada el Plan Schlieffen, que contemplaba la conquista de Francia mediante una gran ofensiva de pinza a través de Bélgica y el norte de Francia.

En el caso de Rusia, su lentitud para movilizar a las tropas, propició que se mantuvieran ocupados por las fuerzas austro-húngaras, mientras que Alemania atacaba a Francia. El Plan Schlieffen de los germanos fue casi un éxito, pero a principios de septiembre, el ejército francés se recuperó y detuvo el avance alemán en la sangrienta batalla del Marne, cerca de París.

A finales de 1914, más de un millón de soldados de diversas nacionalidades habían sido asesinados en los campos de batalla de Europa, y ni los Aliados ni las Potencias del Eje veían cercana una victoria final. En el frente occidental - la línea de batalla que se extendía por el norte de Francia y Bélgica - los combatientes se establecieron en las trincheras dispuestos a una terrible guerra de desgaste.

En 1915, los aliados trataron de romper la situación de punto muerto con una invasión anfibia de Turquía, que se había unido a las potencias centrales en octubre de 1914, pero después de una carnicería de pérdida de vidas, los aliados se vieron obligados a retirarse a principios de 1916.

Fue este año, 1916, el que contempló las grandes ofensivas por parte de Alemania y Gran Bretaña a lo largo del frente occidental, aunque ninguna de las dos potencias lograron una victoria decisiva. Por el contrario, en el este Alemania sí tuvo más éxito, y causó terribles perdidas humanas en el desorganizado ejército ruso, lo que terminó por empujar el estallido de la Revolución Rusa en 1917.

A finales de ese 1917, los bolcheviques habían tomado el poder en Rusia y abrieron de inmediato una negociación de paz con Alemania. Finalmente, en 1918, el masivo despliegue de tropas y armamento estadounidense en el frente occidental, terminó por inclinar la balanza a favor de los aliados.

La Primera Guerra Mundial fue conocida como la "guerra para acabar con todas las guerras", debido a la enorme perdida de vidas y a la destrucción que causó. Por desgracia, el tratado de paz que puso fin oficialmente al conflicto - el Tratado de Versalles de 1919 - castigó duramente a Alemania, avivando a la postre el nacionalismo germano, y sentando las bases de la Segunda Guerra Mundial.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31