Miércoles 12/04/2017.

Mundo

Intolerancia religiosa y mundo actual

  • El informe del departamento de Estado norteamericano sobre libertad religiosa refleja la realidad de un mundo revuelto y enfrentado
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Motivos de preocupación, haberlos los hay, pero resulta curioso ver cómo cada culto se siente más discriminado o perseguido que el otro al valorar los resultados del Informe Internacional sobre Libertad Religiosa que, como cada año, acaba de publicar el departamento de Estado de Estados Unidos. E igual de llamativo es comparar esos datos con los conflictos internacionales del momento actual.

Uno de los titulares más destacados del informe de este año es la denuncia de un creciente antisemitismo. Tanto que incluso ha dado lugar al nombramiento de  un nuevo enviado especial para vigilarlo y combatirlo en todo el mundo, cargo que ha recaído en Ira Foman, un veterano activista judío que colaboró con el presidente Obama en su última campaña electoral.

Antisemitismo en Venezuela

Una de sus preocupaciones será, curiosamente, Venezuela. Y resalto la peculiaridad porque allí, tan lejos de Egipto o Irán, donde la animadversión a lo judío también ha crecido según el informe pero es algo que viene de muy atrás, en el país sudamericano tiene un reciente motivo político. Y ese motivo se llama Henrique Capriles, líder de la oposición y bestia negra del chavismo, cuya familia es de origen hebreo.

El trato despectivo al que le sometió Chávez por su condición religiosa tiene un clarísimo tinte electoral, pero es algo que acaba calando en una sociedad tan cristiana y sectarizada  como la venezolana. Por rematar la curiosidad, resulta que el apellido del actual presidente, Maduro, también es de origen judío.  

Mucho más preocupante es el antisemitismo iraní, fundamentalmente porque sus líderes políticos, especialmente el presidente Ajmadinejad, niegan la realidad del Holocausto y amenazan de vez en cuando con destruir Israel. Este hecho, acompañado de un sospechoso programa nuclear, sitúa ese conflicto latente en los primeros lugares de la tensión internacional. Y tampoco hay que perder de vista a Egipto, donde la nueva situación tras el derrocamiento de Mubarak y la presión popular pueden terminar afectando al acuerdo de paz con Israel, que se mantiene desde 1979 como gran pilar de la estabilidad de la zona.

Musulmanes contra musulmanes

El informe recoge múltiples abusos por parte de gobiernos claramente sectarios, como los de Arabia Saudí o Pakistán, contra diferentes ramas del Islám. En el primero resulta especialmente grave porque la apostasía y la blasfemia pueden conllevar la pena capital para quien las cometa.

El repaso del informe en este aspecto conduce directamente a Irak, donde el enfrentamiento entre los chiíes, que alcanzaron el poder tras la caída de Saddam Hussein, y los suníes que quedaron relegados y apoyados, a su pesar, por Al Qaeda, ha dejado en el país un enorme reguero de sangre a golpes de coches bomba colocados con la intención de matar indiscriminadamente. Y no es algo del pasado, esta misma semana se ha cobrado la vida de ocho peregrinos chiíes procedentes de Irán.

Lo mismo que en Irak, en Siria el origen del conflicto es político y achacable únicamente al sátrapa gobernante, pero la intolerancia religiosa se abre paso fácilmente con consecuencias nefastas. En este caso, la existencia entre los rebeldes de un grupo muy activo relacionado con Al Qaeda, el frente Al Nusra, ha frenado un apoyo internacional que podría haber inclinado la balanza de su lado hace algún tiempo.

Tampoco se libran los cristianos

Destaca el informe la impunidad con la que se han cometido ataques contra cristianos coptos en Egipto, una minoría que ha convivido razonablemente con el Islám durante siglos, pero que ahora se ve más amenazada que nunca. Muchos de ellos han optado por abandonar el país. Dejan vía libre, por tanto, a los apóstoles de la intolerancia, que después querrán arremeter contra quienes, simplemente, rechacen la implantación de la Sharía, la ley coránica.

En Nigeria, Sudán, Libia o Irán también se han producido abusos contra cristianos. Más allá del informe, que sitúa a China como el peor país del mundo para profesar una fe religiosa, incluida la budista como se aprecia en el caso de Tibet, a la intolerancia religiosa se suman otras de índole social o política que también habría que erradicar. Y  no solo en países en vías desarrollo.

Casos como las agresiones a homosexuales en Nueva York, que han aumentado con respecto al año pasado, la prohibición del burka en Bélgica o el aumento de la presencia neonazi en varios países de Europa deberían preocuparnos igual o más que la intolerancia religiosa. El origen es el mismo y está en el interior del ser humano.  


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Abril 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30