«Este fenómeno está tensionando el mercado del alquiler, al tiempo que esa tensión genera un incremento de precios, del mismo modo que los alojamientos turísticos tensionan el alquiler residencial y contribuyen al incremento de precios», ha asegurado Rodríguez, ha lamentado la ministra refiriéndose a los alquileres temporales tras la reunión con el Grupo de Trabajo: «el contrato se debe al interés de la temporalidad y no está ocupando otro tipo de contratos necesarios para el desarrollo de la vida ordinaria», concluye.