Lunes 22/07/2019.

| Política

El reto de las elecciones europeas: combatir el extremismo y el descrédito político

Política

La falta de valores y la crisis política amenazan el futuro de la UE

  • Intelectuales y expertos advierten de que el desapego político, la brecha entre norte y sur y los sacrificios económicos son caldo de cultivo para el discurso antieuropeo y los populismos. “Europa tiene muchos adversarios y falsos amigos, como los separatismos”, dice Fernando Savater.
  • Alejandro Muñoz-Alonso alerta del resurgir de un nacionalismo peligroso: “Europa puede volver a convertirse en un mosaico semitribal de etnias y naciones condenadas a la insignificancia en este mundo globalizado”.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Cartel del UKIP, partido nacionalista y de ultraderecha del Reino Unido

Europa, que desde la crisis económica de 2008 se ha colocado al borde del colapso económico-financiero y que ahora lastra la ‘división’ norte-sur,  entre acreedores y deudores, tiene por delante otro gran desafío, una crisis de valores y de desconfianza política que supone un caldo de cultivo para los extremismos y para el discurso antieuropeo.

Unos 400 millones de europeos están llamados a las urnas entre el 22 y el 25 de mayo, en un contexto de desapego y de irrupción de fuerzas populistas y radicales. Preocupa que estas fuerzas logren un partido propio, como indican algunas encuestas, y busquen así socavar el sistema comunitario desde dentro. Estas fuerzas tienen además posturas contrarias a la UE, en un momento de descrédito en las instituciones comunitarias. En España, solo el 17% de los ciudadanos tiene confianza en la UE, menor proporción que el 20% del Reino Unido.

Alejandro Muñoz-Alonso, catedrático de Opinión Pública de la Universidad CEU San Pablo, sostiene que Europa tiene delante un desafío: una crisis de valores que asoma cien años después de que el viejo continente cayera en el precipicio de los nacionalismos desaforados y los totalitarismos: “Europa sale trabajosamente de la recesión, pero se encuentra ahora ante una encrucijada de caminos. El futuro no está en las posturas renacionalizadoras que algunos proponen”, señala Muñoz-Alonso, que fue miembro de la Convención Europea  que preparó la Constitución comunitaria.

Según el catedrático, que ha pronunciado una conferencia en la Universidad, “ha habido momentos en los que parecía que Europa quería y podía levantarse de ese estado de postración, pero al final predomina la crisis de identidad que las mentes más lúcidas atribuyen a la pérdida de valores y raíces históricas”. Hace referencia a la desaparición de las creencias religiosas en Europa que acaba siendo sustituido por “un peligroso nihilismo” que rechaza el legado europeo y que, “desgraciadamente se percibe en algunas actitudes de los responsables europeos”.

Muñoz-Alonso piensa que la crisis moral y de valores explica, en parte, la debacle económica por la “búsqueda desaforada del beneficio a toda costa y la codicia”. También relaciona la debilidad de los principios de identidad europea con un sistema político que se percibe como agotado, lo que “favorece la aparición de extremismos de derecha e izquierda”.  

Los radicalismos pueden paralizar la UE y contagiar la agenda política

¿Qué riesgo pueden representar estas fuerzas políticas? ¿Qué pasa si logran un partido propio en el Parlamento Europeo? Elina Viilup, investigadora experta en instituciones europeas del CIDOB, asegura que estas fuerzas podrían contagiar la agenda política con sus propuestas en materias como control de fronteras o inmigración e influir en el discurso de partidos dentro de los países, como ha pasado con el UKIP y una giro más a la derecha de los tories de David Cameron. “Europa se juega el futuro del proyecto de integración en estas elecciones. Si los radicalismos logran un partido propio en la cámara, pueden paralizar el proceso de integración europea”.

José Carlos Cano, presidente del think-tank Foro Europa Ciudadana, señala que si logran grupo propio pueden poner encima de la mesa cuestiones de su programa en el Parlamento: propuestas de tinte xenófobo o racista. “Estas elecciones son determinantes porque está en juego repolitizar el espacio comunitario; meter en la agenda política la gobernanza europea, la gestión del BCE y de las deudas nacionales… Cuestiones que afectan al bolsillo”.

El filósofo Fernando Savater cree que estas elecciones pueden ser las más decisivas desde las primeras que sirvieron para construir el proyecto comunitario. Considera que hay que rescatar el espíritu valiente y de integración: “Europa debe decidir en estas elecciones qué quiere ser”. Savater ve una UE “en zapatillas, que es una unión burguesa y cómoda”, y que está amenazada por nacionalismos. “Europa tiene muchos adversarios y falsos amigos, como los separatismos que son una forma de populismos”.

Sobre la irrupción de los nacionalismos, Muñoz-Alonso advierte de que si actúa de forma decidida “una minoría con ideas claras” a favor del proyecto común solidario, “Europa puede volver a convertirse en un mosaico semitribal de etnias y naciones condenadas a la insignificancia en este mundo globalizado”.

2014 no es 1914... Pero el peligro persiste

El previsible ascenso del UKIP en Reino Unido ya preocupa a la opinión pública británica. El rotativo británico ya alertaba este lunes de que los partidos euroescépticos, sean de derechas o de izquierdas, están asolando a la UE y pretenden desmontarla desde dentro.

El periodista Timothy Garton Ash comentó hace unas semanas en 'The Guardian' del carácter “rabioso” y “nacionalista” que está invadiendo a Europa mientras Alemania no se percata de la situación y deja que su viejo socio francés, un país con un presidente “débil” y una desigualdad cada vez más evidente, se sumerja en el euroescepticismo.

“Me sorprendería que estos partidos no tuviesen buenos resultados en las elecciones europeas. Lo poco que hagan los líderes actuales en Berlín, París o Bruselas no podrá darle la vuelta a una gran debacle electoral”, comentaba Garton Ash, que resaltaba la gran diversidad de estos grupos llamados 'populistas', pero que se extienden a lo largo de todo el espectro ideológico.

El periodista del diario británico se preguntaba cuál será la estrategia si el euroescepticismo se asienta en el Parlamento Europeo. “Puede que tengan dificultades para ponerse de acuerdo más allá de su disgusto por la Unión. Si obtienen una representación fuerte en la cámara, el efecto inmediato será que se unan los grupos socialistas, conservadores y liberales de siempre. Así que se producirá una 'gran coalición' explícita en Berlín y otra más implícita en Bruselas”, vaticinaba.

Garton Ash insiste en que la situación no es tan preocupante como la vivida a las puertas de la Gran Guerra, pero que eso no le resta gravedad, porque las grandes coaliciones podrían conducir a la creación de formaciones de protesta que arrastren a los jóvenes europeos “a defender logros que dan por sentados”. “Esto no será 1914, pero dentro de cien años, Europa volverá a vivir tiempos interesantes de nuevo”, concluyó.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Julio 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31