Lunes 05/11/2018.

Mundo

“Vi como compañeros míos se congelaban delante de mí y no pude hacer nada”

  • Se cumplen 70 años del famoso y significativo asedio de Bastoña durante la Segunda Guerra Mundial.
  • En ese asedio estuvo presente el sargento George Barnett. Teinteresa.es ha podido hablar con un amigo suyo que le relató sus peores momentos esos días.

El asedio de Bastoña fue un enfrentamiento entre fuerzas estadounidenses y alemanas en la ciudad belga de Bastoña, que formó parte de la más amplia batalla de las Ardenas.

La pretensión de la ofensiva alemana era llegar hasta Amberes. Para alcanzarla antes de que los aliados pudieran reagruparse y sacar partido de su superioridad aérea, las fuerzas mecanizadas alemanas tenían que tomar las carreteras por todo el este de Bélgica.

Debido que las siete principales carreteras en la cordillera de las Ardenas confluían en la pequeña ciudad de Bastoña, el control de su cruce de caminos resultaba vital para el ataque alemán.

El asedio duró desde el 20 hasta el 27 de diciembre de 1944, cuando los asediados estadounidenses fueron relevados por elementos del Tercer Ejército del general Patton.

En ese asedio estuvo presente el sargento George Barnett. Teinteresa.es ha podido hablar con un amigo suyo que le relató sus peores momentos esos días. C.A. Lloyd, presidente de la U.S.N. Armed Guard World War II Veterans Association, asegura que Barnett y él compartieron largas charlas sobre la batalla de las Ardenas y en concreto sobre el asedio de Bastoña.

“Siempre me acordaré cuando Barnett me comentaba que nunca en su vida en el Ejército había pasado tanto frío como en Bastoña. Me quedó marcado una frase que nunca se me olvidará: “Vi como compañeros míos se congelaban delante de mí y no pude hacer nada”.

C.A. Lloyd relata cómo su compañero le hacía ver que para los americanos esa batalla era la última. “Barnett lo tenía claro: Bastoña fue el fin de la guerra”.

Otro de los acontecimientos que recuerda Lloyd fue cuando Barnett le narraba una curiosa y significativa ‘hazaña’. “El sargento estaba cortando leña con un amigo en el bosque cuando de repente empezaron a bombardearnos. Rápidamente cruzó las trincheras y colocó unos paneles para comunicar a los suyos que allí abajo había compatriotas y que dejaran de tirar bombas, me decía”.

El 26 de diciembre, elementos del Tercer Ejército del general George Patton, con la punta de lanza del 37.º Batallón Blindado de la 4.ª División Blindada comandada por el teniente coronel Creighton Abrams rompió el cerco y abrió un corredor hasta Bastoña, al alcanzar las líneas del 326.º de Ingenieros. Las comunicaciones terrestres de la 101.ª con los depósitos de suministros estadounidenses quedaron restaurados el 27 de diciembre, y los heridos fueron evacuados a retaguardia. El general Taylor llegó a Bastoña con la 4.ª División Blindada y tomó el mando.

La versión oficial dice que Patton reventó las líneas alemanas y pudo rescatar a la 101.ª, pero hasta ahora, ningún miembro de la división ha reconocido que realmente necesitaran ser rescatados, ya que prácticamente sin apoyo aéreo ni artillería, sin municiones ni ropa de invierno y con muy pocos alimentos, pudieron contener las cargas alemanas, eso sí, pagando un muy elevado precio en bajas y muertos de la 101.ª durante la batalla.

El 9 de enero de 1945 el 2.º batallón llevó a cabo un ataque definitivo contra el pueblo de Foy, en el transcurso del mismo, Winters releva al Tte. Norman Dike del mando de la Compañía Easy por su pobre desempeño durante el combate e instala en su lugar al Tte. Ronald Speirs que hasta ese momento comandaba la Compañía Dog (el propio capitán Winters iba a tomar el mando en el campo de batalla, pero su comandante superior el coronel Robert Sink se lo impidió), Speirs quedaría como comandante de la Easy hasta el final de la guerra.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Abril 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30