Martes 07/07/2020.

Mundo

Irangate, el mayor escándalo de Reagan… con los Bin Laden por el medio

  • El hermano de Osama, Salem Bin Laden, colaboró con el principal acusado de la trama, el coronel Oliver North y falleció en extrañas circunstancias en 1990, cuatro años después de que se destapase la trama. 


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

El escándalo del Irangate es la principal prueba de la política de Doble Contención que seguía Estados Unidos en la guerra entre Irán e Irak y que fundamentalmente consistía en que ambos países se debilitaran lo suficiente como para no constituirse en potencia hegemónica de la zona. Como principal aliado de Irak en la contienda, conocer que el Gobierno de los Estados Unidos practicaba un doble juego al vender también armas a Irán con el objetivo de financiar a las Contras nicaragüenses que se enfrentaban al Frente Sandinista, supuso un varapalo para la credibilidad de la administración Reagan.

En el lado contrario la cosa no quedaba mucho mejor. Después de condenar todo aquello que sonase a occidental y llamar a los iraníes a una guerra santa contra el estado laico de Irak, resultó que el régimen del ayatolá también comerciaba con el ‘Gran Satán’ americano. Y lo hacía además, como más tarde reconocería el gobierno americano, durante un período continuado de 18 meses. Para que la historia resultase aún más rocambolesca, mediaba en la negociación el estado de Israel, en una actuación que era defendida por el entonces ministro de Defensa, Ariel Sharon, en el Washington Post: “Irak es el enemigo de Israel y esperamos que las relaciones diplomáticas entre nosotros e Irán se reanuden”, decía en mayo de 1982.

Según el periodista nicaragüense Oscar René Vargas, en aquel turbio episodio de financiación de las Contras aparecía también la figura de Osama Bin Laden, por entonces hombre próximo a la CIA por su labor en la guerra de Afganistán, donde buscaba financiación para los muyahidines que luchaban contra la ocupación soviética. El periodista vincula a Bin Laden con las Contras porque en aquella época las guerrillas nicaragüenses obtenían financiación tanto del gobierno norteamericano como de Arabia Saudí, en lo que podía ser una causa común del mundo islámico contra el ateísmo soviético en distintos frentes.

Según apunta Eric Frattini en su biografía sobre Bin Laden, en 1986, en pleno escándalo del Irangate, la CIA hizo llegar a Osama 1.680 misiles Stinger para su utilización contra a las tropas soviéticas, aunque un informe posterior del MI6 británico localizaba estos misiles en distintos atentados contra objetivos occidentales. Según este autor, entre 1985 y 1989, la Agencia puso en manos de Bin Laden 2.500 millones de euros para financiar a la resistencia afgana, aunque nadie ha confirmado una relación directa con el Irangate o las Contras nicaragüenses.

Quién sí se vio inmerso en el escándalo del Irangate fue el hermano mayor de Osama, Salem Bin Laden, que había mantenido cierto contacto con el principal acusado de la trama, el coronel Oliver North. Salem introdujo a North en el círculo del empresario iraní residente en Chipre, Cyrus Hashemi, y cuatro años después del escándalo moriría en extrañas circunstancias en un accidente de avioneta, una suerte que corrieron otros muchos colaboradores de North involucrados en la trama.  

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Julio 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31