Lunes 04/11/2019.

Mundo

Los Drones llevan su vuelo de los campos de batalla hasta las calles de las ciudades

  • Existe un peligro real de que estos ingenios sean usados para espiar a sus propios ciudadanos.
  • La ecuación se rompe cuando los Drones se emplean para combatir el crímen, o eliminar personas.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El primer X-47B, un drone de combate, en despegar desde un portaeronaves, el USS George H.W. Bush (Foto: US Navy/Getty)

Los Drones, silenciosos ingenios no tripulados que potencias militares como Estados Unidos, usan para captar información y realizar ataques selectivos, llegan al asfalto de las ciudades.

Hasta ahora nadie se podía sentir amenazado por la invisible presencia de estos ingenios, capaces de grabar imágenes con resolución de metros, mientras pasan ocultos por encima de las nubes. Pero la situación está cambiando.

En Estados Unidos, que lo lleva usando como su última arma contra el terrorismo, en Pakistán y Yemen, también se ha comenzado a usar para vigilar las fronteras, especialmente en el borde con México, y están incorporándolos, poco a poco, como una herramienta normal en la lucha contra el crimen. Ahora, llegan al mercado civil, con una exitosa entrada en sectores como la industria energética.

Claro que, éste último cometido ofrece serias dudas a los movimientos que velan por el respeto a los derechos de los ciudadanos en las democracias más asentadas. No hay que olvidar que los Drones suelen ir equipados, en la mayoría de sus configuraciones, con cámaras de alta potencia y sensores (de calor, infrarrojos, etc.) que les permiten operar y captar información de día y de noche, y en cualquier condición climatológica.

Además, el hecho de que el piloto de un Drone pueda estar manejándolo a miles de kilómetros de distancia, sumado a que la capacidad de permanecer en el aire se va incrementando con cada nuevo diseño, convierte estos ingenios en un peligro real para los defensores de los derechos civiles.

Un arma voladora de doble filo

La tentación de espiar a sus propios ciudadanos con los Drones volando libremente en las ciudades es demasiado real como para obviarla. A este reparo ético se añade la dificultad de controlar el tráfico aéreo con la proliferación de estos aviones sin piloto, operados por distintas fuerzas y cuerpos de seguridad.

En España, sin ir más lejos, los va a comenzar a usar la Guardia Civil para la vigilancia fronteriza y el control aduanero. Si este uso se extendiera al control de actos públicos, o eventos de distinto tipo sobre el territorio nacional, habría que analizar a fondo qué organismo y en manos de quién recaerá la responsabilidad de la información capaz de captar con estos ingenios.

Finalmente, los Drones pueden portar armamento sofisticado, como el que emplea Estados Unidos en sus 'ataques quirúrgicos' contra elementos terroristas en Pakistán, Afganistán y Yemen. Aunque a España no ha llegado aún ese factor añadido de debate, no conviene perderlo de vista, porque es el paso siguiente en el que piensan las autoridades cuando tienen a su alcance la posibilidad de controlar el crimen y la delincuencia de la engañosa tranquilidad de un sillón oficial.



Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31