Lunes 27/07/2020.

Mundo

La crisis en lago Chad no se resolverá nunca solo con ayuda humanitaria, defiende Plan International

La ONG denuncia que se trata de una crisis que afecta sobre todo a las adolescentes y pide respuestas adecuadas a sus necesidades

La crisis que atraviesa la región del lago Chad, donde 10,7 millones de personas necesitan asistencia, no se resolverá solo con ayuda humanitaria ni tampoco por la vía militar sino que tanto los países afectados como la comunidad internacional deben apostar por el desarrollo de esta zona del planeta, una de las más marginadas y donde la desigualdad entre hombres y mujeres sigue estando muy presente.

"No se trata de una crisis humanitaria ni tampoco de una hambruna que se pueda resolver repartiendo alimentos y ayuda nutricional", defiende el coordinador de programas de Plan International para la región del lago Chad, Fabian Böckler, en una entrevista con Europa Press.

Tampoco la vía militar es la solución, ya que la insurgencia del grupo islamista Boko Haram "solo es la consecuencia" de una situación de marginación y falta de oportunidades en la zona bañada por el lago Chad que abarca Nigeria, Níger, Chad y Camerún, aunque la inseguridad ha tenido un fuerte impacto en la destrucción de los medios de vida de la población, eminentemente agrícola y que ha perdido en los últimos años sus cosechas.

NO SIRVE UNA SOLUCIÓN MILITAR

"Se necesita voluntad política y no una solución militar ya que en estos casi diez años ha quedado demostrado que la opción militar no ha funcionado", recalca Böckler, que defiende la necesidad de apostar también por el desarrollo de la región "buscando soluciones sostenibles" que permitan ir a la raíz del problema.

"La juventud es una de las llaves para la solución de esta crisis", sostiene el responsable de Plan, que reclama la participación de los jóvenes en los procesos de decisión y que se les den perspectivas de futuro. Actualmente, los jóvenes no encuentran trabajo así que a falta de empleos legales "buscan ganar dinero a través de la delincuencia y la radicalización", uniéndose a los grupos islamistas, lamenta.

Las causas de esta situación son múltiples, insiste, empezando por el impacto del cambio climático en la zona --que se encuentra dentro del Sahel, una de las zonas más áridas del planeta--, la falta de empleo y perspectivas para los jóvenes en una población que crece a un ritmo muy rápido --Nigeria duplicará su población de aquí a 2050-- o la desigualdad imperante entre hombres y mujeres.

Pero para ello es importante que tanto los gobiernos de los países afectados, en particular Nigeria --país donde comenzó la insurgencia de Boko Haram y rico por sus recursos petroleros--, prioricen resolver esta situación, habida cuenta de que tanto en este país como en Camerún, por ejemplo, se están solapando otras crisis que podrían desviar la atención.

Para el responsable de Plan International si hay algo que define la crisis del lago Chad es que es una crisis de educación, en la que los centros educativos, en especial los destinados a niñas y adolescentes, se han convertido en objetivos.

LAS ADOLESCENTES, LAS MÁS AFECTADAS

"Las niñas, pero sobre todo las adolescentes, están en el centro de esta crisis", subraya Böckler, recordando que Boko Haram incluso "ha usado a adolescentes como arma" al obligarlas a cometer atentados suicidas. "No se me ocurre nada más perverso", denuncia.

Ante esta situación, en la que las adolescentes no pueden ir a la escuela porque estas se han convertido en objetivo y sus padres temen por sus vidas o pueden ser secuestradas por los milicianos y convertidas en esclavas sexuales o incluso en kamizakes contra su voluntad, Plan Internacional ha optado por ponerlas en el centro de sus actividades en Nigeria, Níger y Camerún, donde está trabajando.

Como demostró su reciente estudio 'Adolescentes en emergencias: Voces del lago Chad', las chicas de entre 10 y 19 años tienen "necesidades especiales" pero hasta ahora no se les estaba prestando la atención que merecen, explica el responsable de la ONG, subrayando que en la respuesta ante la crisis solo existía un enfoque en cuanto a niñas o mujeres.

Sin embargo, la adolescencia es una "fase muy importante" de cara a la etapa adulta y las chicas con las que habló Plan International en la zona del lago Chad dejaron muy claro que no solo se exponen a peligros específicos, como la violencia doméstica o los abusos sexuales, además de los propios actos de los milicianos, sino que para sobrevivir y ayudar a sus familias algunas recurren a sexo de supervivencia y otras son víctimas de matrimonio infantil.

Las adolescentes "quieren participar en las decisiones que afectan a sus vidas y apoyar a sus familias y comunidades ayudando a sacarlas adelante", destaca Böckler, que recalca que desde la ONG las ven "como aliadas" en su trabajo.

INTERVENCIONES ESPECÍFICAS

Para ayudarlas, Plan International realiza "intervenciones específicas" que varían en función de las comunidades y en las que son las propias adolescentes las que deciden cuáles son las necesidades más urgentes que quieren acometer como la educación, la protección, incluido lo relativo a sus derechos sexuales y reproductivos, o su empoderamiento económico.

Para que esto funcione, resalta el coordinador de Plan International, "es muy importante que contemos con el apoyo tanto de las familias como de las comunidades ya que de lo contrario podrían generarse tensiones". La ONG ha lanzado una estrategia a cinco años cuyo "objetivo final --resume-- es garantizar los derechos de las niñas y la igualdad de género".

Según explica, ya están surgiendo algunas tensiones entre desplazados y refugiados y las comunidades de acogida, puesto que estas ya eran muy pobres antes de esta emergencia y no hay recursos suficientes, lo que provoca "conflictos dentro de las comunidades".

Otro factor añadido de desestabilidad es el hecho de que se esté tratando de promover el retorno de desplazados y refugiados a sus lugares de origen. "Existe el interés público en decir que la crisis está resuelta", denuncia Böckler, que incide en que la gente no puede regresar porque "no hay nada", en sus aldeas no hay las infraestructuras básicas como para poder vivir.

"Si esto no está garantizado no deberían volver a sus casas ya que si lo hacen seguirán necesitando asistencia humanitaria además de que podrían surgir tensiones adicionales" dado que en muchos casos sus casas están ocupadas por otros desplazados o los campos de los que vivían están siendo cultivados por otros, resalta.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Agosto 2020
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31