Jueves 11/01/2018.

| España

España

¿Qué está pasando en Podemos? Garzón acusa su desgaste

Se cumplen 11 meses desde la celebración de Vistalegre II, el segundo Congreso Nacional de Podemos que supuso su construcción firme como partido político, además de la caída de Íñigo Errejón como figura transversal y de oposición frente a Iglesias. De aquel fin de semana salió una idea de partido más firme, de izquierdas, que reconfiguró su jerarquía y, también muy importante, apostó por el sistema de coaliciones con Izquierda Unida y otras fuerzas de ideología similar.

En aquel entonces se habían celebrado dos elecciones generales y los partidos estaban en plena recomposición, tiempo en el que Alberto Garzón, ya elegido Coordinador General en Izquierda Unida, fue señalado por un sector crítico que engordaba, le acusaban de que IU podría caer en la irrelevancia, y que la unión de candidaturas no obtuvo resultados electorales, porque aunque mantuvieron los mismos escaños (69+2) perdiendo 1 millón de votos. Ahora ha sido el propio Garzón quien ha hablado de "cierto desgaste" en Podemos y pide revisar su confluencia para que IU pueda ganar peso.

El año de Podemos y Unid@s Podemos

La coalición acumula serios y muy importantes fracasos en muy poco tiempo, y la cara de todos ellos ha sido Iglesias, empezando por las dos mociones de censura fracasadas (la de Rajoy y la de Cifuentes en la Asamblea de Madrid). A estos fracasos parlamentarios hay que añadirle el intento de acercamiento a 'Pedro Sánchez 2.0' de manera tormentosa, tanto que el PSOE descarta a la formación morada como "socios predilectos". En los últimos cuatro meses del año el 'desgaste' ha llegado desde la concepción territorial de España, con la caída en la irrelevancia durante la crisis catalana tras la defensa de una posición muy distinta a la batalla polarizada que se estaba librando. En Podemos acusan su fracaso a factores externos, como las "mentiras" lanzadas desde el resto de candidaturas y la posición de algunos medios de comunicación importantes que han hecho, según Podemos, campaña contra ellos.

La formación de Iglesias está pasando por una situación difícil que reconocen incluso dentro de sus filas, y el roce entre las diferentes corrientes se hace notar incluso cuando se celebran los procedimientos internos, donde las rencillas en los círculos entre 'pablistas', anticapitalistas, 'errejonistas' y otras corrientes minoritarias son constantes, e incluso puede que vayan en aumento. El estado de la formación se nota hasta a la hora de comunicar: los periodistas, por ejemplo, acostumbrados a ver a los líderes políticos cada pocos días, hoy preguntábamos en el seno de su partido por la situación de Pablo Iglesias, a lo que respondían que está abordando unos asuntos "muy importantes pero poco visibles".

Las municipales, prueba de fuego para el futuro del partido

Situación difícil la de Podemos que tendrá que lidiar y cohesionar próximamente para empezar a preparar las elecciones municipales y regionales en las que aspira, al menos, a defender las alcaldías de las grandes ciudades gobernadas por candidaturas populares en las que participan, priorizando Madrid y Barcelona. Para mantener estos gobiernos, Iglesias cuenta con el apoyo de Alberto Garzón, al que le urge ya a negociar las candidaturas conjuntas. Para garantizar la cohesión, la formación morada deberá lanzar un discurso conciliador, con una posición clara de defensa del Estado en su conjunto, respetando la plurinacionalidad pero sin hacer alardes de la autodeterminación, además de buscar puntos en común en los programas con todas las corrientes internas, además de con IU, EQUO, etc.

Si Podemos perdiera Madrid y Barcelona en 2019 dada su tendencia actual de pérdida de apoyos según las encuestas, podrían quedar 'heridos' de muerte, ya que su gran relevancia permanece en ciudades y en Comunidades Autónomas donde mantiene pactos con el PSOE, pero que también variarán y mucho sus resultados.

El ayuntamiento de Madrid será el más cotizado

En las municipales fácil no se lo van a poner, al menos en Madrid: el Partido Popular elegirá ya este año 2018 a su candidato, priorizando un nombre de mucho peso en el partido y muy reconocido. Nombres como el del ahora Ministro de Educación y Portavoz Íñigo Méndez de Vigo o el vicesecretario de comunicación del partido Pablo Casado. Mientras, en Ciudadanos parece que Begoña Villacís podría repetir como candidata naranja a la alcaldía, mientras que en el PSOE aun se desconoce quién podría liderar esta candidatura, clave también para el resurgimiento del socialismo en una de las ciudades donde más castigados fueron en los pasados comicios de 2015.

Podemos quiere contar con su máxima estandarte en la capital: Manuela Carmena, que aunque su línea siempre ha sido la de distanciarse de la formación morada, la ejecutiva de Iglesias no cree que tenga sustituto. Si Carmena elige finalmente no presentarse, los sustitutos podrían llegar de su mismo ayuntamiento, alguien como Rita Maestre, más cercana a los postulados de 'errejonistas', o incluso el propio Íñigo Errejón. Tampoco se descarta que el recien elegido Secretario General de Podemos Madrid, Julio Rodríguez (más próximo a Iglesias), pueda presentarse como gran y veterana figura de Estado. Desde la ejecutiva nacional se priorizaría un nombre con largo recorrido en política, pero en el caso de que se quiera apostar por rostros más jóvenes, a Maestre se le suman otros dos nombres: Ramón Espinar, cercano a Iglesias,senador, diputado en la Asamblea de Madrid y Secretario General de Podemos en la Comunidad de Madrid; o Isa Serra, rostro conocido en Madrid, de la corriente de Anticapitalistas y que rivalizó contra Julio Rodríguez por el liderazgo del partido a nivel municipal en Madrid, consiguiento un número de apoyos importantes.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31