Jueves 29/06/2017.

| Inmigración

Inmigración

Un fallo en el Congreso pone sobre la mesa el drama de las porteadoras en la frontera sur

La Comisión de Interior del Congreso de los Diputados instó ayer al Gobierno a que inicie un diálogo con Marruecos para regular, entre los dos países, la situación de las mujeres porteadoras en los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla. Gracias a un fallo en el sistema de votación, la iniciativa de Unidos Podemos saldrá adelante. A través de una Proposición No de Ley la formación política reclama poner sobre el debate público qué ocurre con la vida de las mujeres que transportan fardos en la frontera sur española.

La formación morada presentó seis reclamaciones que creía imprescindibles debatir, pero tan solo este punto, el de la negociación con Marruecos, fue el que se aprobó. Podemos además exigía que se aumentaran las medidas de seguridad en la frontera, la presencia de personal sanitario en los pasos o la elaboración de un plan de actuaciones por parte de la Inspección de Trabajo para gestionar las condiciones laborales de estas mujeres.

Para la diputada de Podemos,  Ione Belarra, que defendió la PNL en la Comisión de Interior, es imprescindible que haya más personal médico en la zona ya que "en una situación en la que cada día hay un riesgo alto de avalanchas o aplastamientos con riesgo de muerte un equipo debe estar permanentemente en el lugar". Además, añade que "hay que aumentar el personal" y deben ser especialistas en "derechos humanos y salud laboral".

"Esta petición es un cuestionamiento más que hacemos a las relaciones entre España y Marruecos" dice Belarra. "La legislación marroquí impide que las mujeres lleven un carro, por eso se cargan esos pesos a la espalda" explica la diputada de la formación morada. "El gobierno tiene muchos mecanismos para evitar esto, pero todo lo que tiene que ver con Ceuta y Melilla es espinoso para el PP. Para ellos las relaciones con el país son muy buenas y hay demasiados intereses en juego" sentencia. 

“Sabemos que es una PNL pero agradecemos que por lo menos se haya puesto en el debate público” explica Elena Rosado a teinteresa.es. La portavoz de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) insiste en que ellas ya presentaron un decálogo para que se realizase una gestión de la frontera “respetuosa con los derechos humanos”. “Proponemos que no se puedan pasar fardos de esas dimensiones, a veces son el triple de su peso. Además, hay que añadir que la presión policial que viven aumenta cada día y es fundamental que no se oculte” añade.

“Es una estructura completamente organizada. No se detiene porque no interesa. Para reuniones bilaterales por problemas de drogas o terrorismo siempre hay tiempo, pero para hablar de derechos de las mujeres, nunca” añade Rosado. Según un estudio de la Universidad de Granada, este negocio mueve más de 400 millones de euros al año y representa el 21% de la ciudad autónoma.

 

“Son el eslabón más débil de la cadena del porteo”

APDHA puso el debate público el año pasado la situación que se vive en la frontera sur. En el informe llamado ‘Respeto y dignidad para las mujeres marroquíes que portan mercancías en la frontera de Marruecos y Ceuta’ explican cómo proceden día a día estas mujeres.

“Son el eslabón más débil de la cadena del porteo” explica Rosado. La portavoz insiste en que “las mujeres no controlan las consignas o los fardos, son las que cargan, y es por pura supervivencia. Tienen hijos y habitualmente son las responsables de la unidad familiar” explica. “Es el único ingreso que tienen y no saben si ese día podrán cruzar y llevar dinero a su casa” sentencia Rosado.

La investigación detalla que el perfil de casi todas las mujeres es el mismo. Marroquíes, de entre 35 y 60 años, con bajo capital cultural y habitualmente solas. Son las encargadas de sacar adelante a su unidad familiar, ya sea porque su marido no está o porque él no puede trabajar.

“Entre 4.000 y 9.000 mujeres cruzan el Tarajal todos los días. Llegan al polígono y ahí les cargan los fardos a la espalda. Al volver al puesto fronterizo es donde tienen los problemas. Se producen avalanchas o tienen que esperar a que la policía marroquí les permita el paso” explica Rosado.

“Las mujeres están en la frontera a las siete de la mañana y tienen hasta la una de la tarde para pasar los fardos, que es a la hora que cierra la frontera. Si no pasan antes, en teoría no podrían quedarse a dormir en suelo ceutí, pero lo hacen y lo permiten. Duermen en el polígono, en cartones, son condiciones lamentables” añade la portavoz. Al pasar la frontera, las mujeres cobran en la parte marroquí de las empresas que esperan su producto, “el precio oscila entre los 10 y 50 euros por fardo, pero suele ser muy poco. Todo depende de lo que lleven dentro y el peso. Además, ellas, al cargar, no saben lo que es” dice Rosado.

La legislación permite esta práctica porque los trabajadores transfronterizos pueden cruzar a trabajar en España con un permiso que acredite que vivían en Tetuán. “Las mujeres son porteadoras, trabajadoras del hogar o trabajadoras sexuales. Los hombres suelen ser camareros o trabajadores de la construcción”. Con un pasaporte marroquí que acredites que vives en la zona norte se puede cruzar y con toda la mercancía que se lleve encima.

"Se tiene que aplicar la ley laboral española. Son trabajadoras que realizan un trabajo en nuestro territorio, a pesar de que el PP se escude en que son marroquíes" dice la diputada de Podemos, Ione Belarra. "La ley se debe acoplar a la práctica, no ellas a la ley" concluye. 


Avalanchas y denuncias en el Tarajal

Las avalanchas han dejado en lo que va de año dos muertes, ambas en menos de un mes. El pasado 24 de abril moría una mujer, en el lado marroquí, aplastada por una avalancha. Justo un mes antes, el 23 de marzo, una joven de 22 años fallecía por los mismos motivos.

En ambas ocasiones, otra decena de personas tuvieron que ser atendidas en el hospital. El incidente del mes de abril, cuatro mujeres y un hombre tuvieron que acudir al hospital para ser tratados por contusiones y heridas.

Desde que el paso del Tarajal II se abriera, la presión para poder utilizarlo ha aumentado de forma considerable con las quejas de las fuerzas de seguridad de la frontera que insisten en no tener herramientas para aplicar los controles que se exigen.

Además de las avalanchas, la presión policial que se eje4rece sobre las mujeres ha sido denunciada en numerosas ocasiones por numerosas asociaciones. La propia APDHA inició una campaña para denunciar las condiciones “completamente denigrantes” en las que trabajan estas mujeres. El informe hace referencia a una cita textual que escucharon los investigadores: "Las porteadoras son como ratas" y "que solo entienden el palo [refiriéndose a la porra]". 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31