Viernes 24/11/2017.

| España

España

El independentismo fracasa en su estrategia de internacionalizar el procés

  • Las entidades independentistas preparan una manifestación el 7D para interpelar a la UE en el conflicto soberanista

Las entidades independentistas ya ultiman los preparativos para una gran manifestación el 7 de diciembre en Bruselas para pedir a las instituciones europeas que se involucren en el conflicto desatado entre el ex Govern de la Generalitat y el Gobierno español, llevando la internacionalización del procés un paso más allá.

La manifestación, que ha sido convocada por las organizaciones de la ANC y Òmnium Cultural, espera llenar la capital europea con lemas como "Europe wake up! Help Catalonia" (¡Despierta, Europa! Ayuda a Catalunya). Los líderes de ambas entidades, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, están en prisión desde el 18 de octubre, acusados de un delito de sedición. Por ello, Agustí Alcoberro y Marcel Mauri son los líderes encargados de preparar los detalles logísticos de la movilización.

El objetivo sigue siendo el mismo: conseguir la libertad de los presos (a quienes llaman presos políticos), recuperar las instituciones catalanas y construir la República Catalana.

Llegados a este punto, cabe hacerse algunas preguntas sobre lo referente a la internacionalización del procés. ¿Cuál ha sido la estrategia? ¿Cuál es la posición de la comunidad internacional? ¿Está funcionando? El movimiento para internacionalizar la marca Cataluña y actuar como un actor europeo es muy anterior a octubre, pero centraremos la estrategia seguida desde la celebración del referéndum fallido.

Interperlar a la Unión Europea

Desde el 1-O, la estrategia se ha centrado en encontrar mediadores internacionales entre Cataluña y España. Pese a que Carles Puigdemont reconoció entonces que la Unión Europea (UE) no podía ejercer ese papel, interpeló a las instituciones comunitarias para que "no miraran hacia otro lado". El expresident se preguntaba si "la UE no tiene nada que decir sobre lo ocurrido ayer", refiriéndose a las cargas policiales para desactivar el referéndum.

El 2 de octubre Cataluña copó las portadas de la prensa internacional. Las imágenes de ciudadanos catalanes heridos por intentar depositar sus votos en las urnas no tuvieron buena prensa en Europa y la imagen de España quedó dañada. Con ese contexto, el Govern pidió "mediación internacional" y calificó de "violación de los derechos humanos" la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. La estrategia había empezado.

Bruselas rechaza la mediación

Sin embargo, la Comisión Europea rechazó los llamamientos a mediar con Cataluña. El Ejecutivo comunitario mantuvo la misma postura que ha ido repitiendo durante los últimos meses. El portavoz de la Comisión Europea, Margaritas Schinas, explicó que la Comisión confiaba en el papel del presidente Mariano Rajoy para solucionar la situación catalana al tiempo que añadió que no se iba a aceptar una declaración unilateral de independencia (DUI). "El conflicto entre Cataluña y España es un asunto interno", afirmaba Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión, unos días después. Bruselas cerraba filas en torno al Ejecutivo de Rajoy.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, también ha dejado muy clara su posición. "Apelo a la responsabilidad de todos los actores afectados y me gustaría explicar que la Comisión no va a interferir. Recibimos peticiones para ejercer como mediadores, pero no vamos a hacerlo a menos que el Gobierno español lo pida porque eso podría provocar serias disrupciones en la UE".

La posición de Bruselas es la misma que la del Gobierno español: "Cataluña debe respetar el Estado de derecho y volver al orden constitucional". El Ejecutivo comunitario no es partidario de referéndums de autodeterminación porque detrás de Cataluña vendrían otras muchas regiones europeas pidiendo lo mismo, algo que va en la dirección contraria a las aspiraciones políticas de la UE. Bruselas quiere mayor integración y no más casos como el del Brexit. "Si Cataluña se independiza, otros harían lo mismo. Y no quiero una UE de 98 Estados", sentenció Juncker.

DUI sin reconocimiento internacional

Tras la DUI en el Parlament, cuyo procedimiento fue más simbólico que jurídico, ningún país miembro de la UE reconoció su validez. Bruselas, tampoco. La Generalitat de Cataluña se ha gastado muchísimo dinero en los dos últimos años con el objetivo de internacionalizar el procés, algunas fuentes apuntan a 69 millones de euros. La (no) proclamación de la República Catalana y la marcha de Puigdemont y algunos de sus consellers a Bruselas tampoco ha sido tomada demasiado en serio, pese a que se siguen considerando el "Gobierno legítimo", declaraciones que se contradicen con la aceptación del 155 y la convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre en Cataluña.

Guillem Martínez, periodista y escritor catalán (autor de "La gran ilusión. Mito y realidad del proceso indepe"), resume en un análisis en la revista CTXT la posición de la prensa internacional, crítica tanto con Puigdemont como con Rajoy.

Por ejemplo, The Times critica a Puigdemont por sus procedimientos poco democráticos, al tiempo que pide a los independentistas que busquen un acuerdo que no sea la independencia; a Rajoy por su conducta represiva y poco dialogante, a la vez que definen el encarcelamiento de los políticos procesistas como "excesivo" y "desproporcionado".

Según el propio Guillem, toda la estrategia independentista busca estirar el procés infinitamente. "Es una maquinaria de propaganda electoral para consumo interno", explica. Si bien la estrategia a nivel internacional no ha funcionado, hay que esperar a las elecciones del 21D para saber si dará o no rédito a nivel interno. De momento, las posiciones políticas más polarizadas son las beneficiadas del conflicto.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31