Lunes 13/11/2017.

| España

España

Tres consecuencias negativas que genera el proceso soberanista en la economía española

  • La inestabilidad política desencadenada tras la celebración del referéndum unilateral del 1-O afectará a la economía española
  • Empresas que cambian su sede social y caída del PIB y de empleo, algunas consecuencias

La tensión política y social que vive Catalunya desde que se aceleraron los acontecimientos a partir del 1 de octubre con la celebración del referéndum unilateral tumbado por el Tribunal Constitucional (TC) está teniendo consecuencias negativas tanto en la economía española como en la catalana.

Las consecuencias se visibilizan, principalmente, en tres frentes: las grandes compañías que han cambiado su sede social (2388 hasta el pasado viernes); un frenazo económico que podría equivaler a una pérdida de riqueza de 14.000 millones de euros (si se cumpliera el peor de los escenarios) unido a una caída en la creación de empleo y un coste económico de casi 12.500 millones para la banca.

Fuga de grandes empresas

La primera reacción de las compañías catalanas que cotizan en el Ibex a la inestabilidad política surgida tras el 1 de octubre fue el traslado de su domicilio o sede social. Entre ellas, Banco Sabadell, CaixaBank, Gas Natural, Abertis, Cellnex y Colonial. Solo permanece en la región Grifols.

La mayor parte de ellas se defiende con el argumento de que es un movimiento estratégico que tiene como objetivo proteger los intereses de sus accionistas, clientes y empleados.

Caída de PIB y empleo

La segunda consecuencia tiene un impacto directo sobre el Producto Interior Bruto (PIB) y la creación de empleo. Según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), un organismo de control fiscal independiente del Gobierno, la economía española crecerá menos como consecuencia de la crisis catalana. Estas previsiones indican que el PIB se verá reducido en un periodo en el que buena parte de la sociedad española todavía no siente en su bolsillo la recuperación económica.

Según la Autoridad Fiscal, el freno será de cuatro décimas a 1,2 puntos en el mejor y peor de los casos, respectivamente. La caída final, que dependerá del tiempo en que se prolongue la inestabilidad política iniciada en octubre, evidencia que la economía crecerá un 2,3% como máximo, cuando las estimaciones de la AIReF para 2018 eran de un crecimiento del 2,7%. En el peor de los escenarios el PIB crecería un 1,5%, lo que supondría una pérdida de 14.000 millones.

Más allá de cifras macroeconómicas, el escenario catalán podría afectar a los ciudadanos en cuestiones directas como el empleo. En los últimos años, la creación de puestos de trabajo ha ido aparejada al nivel de crecimiento. Si éste se sitúa en torno al 3% el país genera cerca de medio millón de trabajos aproximadamente, por lo que si se cumplen las peores previsiones y España crece a un 1,5%, apenas crearía 250.000 empleos.

Los bancos pierden valor bursátil

La factura para los bancos no es menor. Los seis grandes bancos españoles (Banco Santander, Sabadell, CaixaBank, BBVA, Bankinter y Bankia) han visto cómo el valor de sus acciones se ha reducido durante el último mes y medio.

Mientras que el pasado 29 de septiembre, antes del referéndum unilateral del 1-O, el valor bursátil de las seis entidades sumaba 199.386 millones de euros, estos números se han reducido a 186.894 en total, a pesar de que las entidades bancarias han presentado resultados trimestrales positivos.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30