Domingo 17/12/2017.

| España

España

20 años del asesinato machista de Ana Orantes: lo que hemos avanzado y lo que no

  • Se cumplen dos décadas desde que fue asesinada tras haber denunciado 40 años de malos tratos
  • Su marido la mató prendiéndole fuego 10 días después de salir en televisión
  • El Pacto de Estado contra la Violencia de Género, insuficiente
  • La mentira de las denuncias falsas, un mito sin argumentos

Decenas de mujeres son asesinadas al año en España -no “mueren a manos de”, las matan-. Dato que se recoge repetidamente desde que se tuvo la idea de empezar a contabilizarlos, pero hasta 1997 ningún Presidente del Gobierno compareció para dar cuenta de “la lacra” que es, ni tampoco se hablaba en los juzgados de violencia machista, sino de “crímenes pasionales”. Ana Orantes cambió, aunque no demasiado, la forma de verlo.

Ana Orantes era una mujer granadina de 60 años, madre de 8 hijos, cuando acudió a la televisión un 7 de diciembre para denunciar su condena: su marido, José Parejo, llevaba 40 años sometiéndola a maltratos sistemáticos: denigrándola, golpeándola,… también delante de sus hijos. El testimonio de Ana en Canal Sur fue rompedor, algo inédito y que sin duda llamó la atención de los andaluces; pero el resto de españoles 'abrimos' los ojos cuando, días después, Ana fue asesinada.

José le dio una violenta paliza en casa, la arrastró de los pelos hasta el patio y le prendió fuego cuando aún estaba inconsciente. Hoy hace 20 años de aquel asesinato: Ana fue asesinada solo por ser mujer: no fue un ajuste de cuentas, no fue un robo con asesinato, ni había intereses profesionales o vitales. José la asesinó porque “era suya” y él podía decidir cuándo acabar con su vida.


40 años de malos tratos, varias denuncias judiciales y policiales, una entrevista en un programa de máxima audiencia en televisión y el intento de suicidio de uno de los hijos no fue suficiente para que Ana encontrase ayuda. Ese mismo niño del que hablamos también fue testigo del asesinato de su madre con solo 14 años. Hoy aun esta historia se repite al menos 50 veces al año en España según los datos oficiales.

Avances en materia de violencia machista

El ejecutivo de Aznar reaccionó rápido reconociendo en el código penal la violencia no física y las órdenes de alejamiento. Zapatero, años después, introdujo la Ley Integral contra la Violencia de Género; y en el año 2007, 10 años después, se estrenó el número de teléfono 016, dedicado íntegramente a denuncias por violencia machista y que no deja rastro en la factura -desde sus inicios y hasta este verano ha recibido en total 950.000 llamadas-.

En cuanto se aprueben los Presupuestos Generales de 2018 también se pondrá en marcha el Pacto de Estado contra la Violencia de Género dotado con 1.000 millones de euros al año hasta 2023, y que reconocerá por primera vez como víctimas de violencia machista a las madres de hijos asesinados por sus parejas o exparejas.

¿Es suficiente?

Es cierto que se ensalza el asesinato de Ana Orantes como el punto de inflexión e inicio de la 'lucha' contra la violencia machista, pero quizá no fue para tanto. Hasta hace no mucho ni siquiera se aceptaba hablar de machismo o de sociedad patriarcal en los medios de comunicación. Hoy sigue habiendo quien habla de las “denuncias falsas” por violencia machista que además ya se ha demostrado una y otra vez que son algo residual (alrededor del 0,01%).

Hoy la sociedad sigue sin comprender los procesos psicológicos de la víctima, y se da por hecho que si esta retira una denuncia contra su agresor es porque ella mentía en todo momento, siendo que quizá esa violencia y sometimiento que padece le ha hecho tomar esa decisión. Cada año hay un número significante de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas a las que denunciaron, y que después retiraron la denuncia contra ellos.

20 años después del asesinato de Ana Orantes se sigue legislando para proteger a la víctima pero no se endurecen las penas para los agresores. Aun se reconoce como víctimas de violencia machista únicamente a las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, pero no por extraños ni tampoco a las mujeres que sufren violaciones callejeras. Se ha alcanzado un Pacto de Estado por el que aún siguen felicitándose los políticos, pero que contiene unos avances insuficientes para los años en que vivimos, y por ello ahora un parlamento regional va a dejarlo en ridículo. En Castilla-La Mancha se trabaja hoy con un Proyecto de Ley contra la Violencia Machista que busca reconocer a los hijos cuyas madres hayan sido asesinadas por su pareja o expareja también como víctimas de violencia machista.

El Pacto de Estado contra la Violencia de Género podría quedar también en ridículo por la sentencia del magistrado del juicio de La Manada de San Fermines, que se prevé muy duro y que sentará cátedra sobre cómo juzgar las violaciones, sin cuestionar a la víctima y tan solo centrándose en los hechos.

20 años después aun quedan preguntas que no se contestan: ¿cuándo se va a reconocer desde una Institución del Estado que la sociedad es patriarcal y que existen unos factores y procesos a través de los cuales se denosta, hipersexualiza, acosa o increpa a las mujeres por el simple hecho de su condición de género? Dos atentados terroristas en 13 años nos han hecho pensar que “hay una amenaza yihadista” pero aún muchos siguen diciendo que “la violencia no tiene género” cuando se habla de violencia machista.

Lo triste de todo esto es que mis preguntas y consignas son básicas, el feminismo académico ya las superó hace tiempo. Pero lo más triste es que estas líneas las ha escrito un hombre.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31