Jueves 28/09/2017.

| España

España

REPORTAJE 'APPS' CONTRA LA DISLEXIA

- 'Dyswebxia' y 'Piruletras', desarrolladas por la española Luz Rello, ayudan ya a miles de disléxicos de todo el mundo . Winston Churchill, George Bernard Shaw y Albert Einstein la padecieron, pero ello no les impidió destacar sobre el resto. Nos referimos a la dislexia, un trastorno del aprendizaje que provoca dificultades para la lectura y la escritura, pero que puede combatirse con las herramientas adecuadas. Así opina la investigadora Luz Rello, premiada por la "MIT Technology Review" por desarrollar dos herramientas informáticas que ayudan ya a miles de disléxicos de todo el mundo.
La dislexia es un trastorno de base neurobiológica que ocasiona problemas para la lectura y la escritura a quienes la padecen. Interfiere en el rendimiento académico –provoca un retraso lector de, al menos, dos años– y puede desembocar en fracaso escolar si no se aborda con los recursos pedagógicos adecuados.
No existen datos epidemiológicos generales sobre su prevalencia, pero algunos expertos la sitúan entre el 5 y el 10 por ciento de la población, y otros elevan la cifra hasta el 17 por ciento. Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en torno al 10 por ciento de los niños españoles en edad escolar se enfrenta a dificultades lectoras; de ellos, el ocho por ciento presenta retraso lector, y entre el uno y el dos por ciento podría tener dislexia.
Y, aunque los disléxicos no tienen una dotación intelectual inferior a la del resto de la población, el retraso en el diagnóstico y la incomprensión con que se topan hacen que, en ocasiones, se les etiquete como vagos, irresponsables o poco inteligentes.
Luz Rello, investigadora postdoctoral en el grupo del Human-Computer Interaction Institute de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh (Estados Unidos), sabe bien de lo que hablamos, porque ella también la padece. “De pequeña suspendía Lengua por culpa de las faltas de ortografía y sigo necesitando que me revisen los textos que escribo, pero ello no ha impedido que me desarrolle profesionalmente”, cuenta Rello.
PREMIADA POR LA “MIT TECHNOLOGY REVIEW”
Rello se licenció en Lingüística en el año 2008, en la Universidad Complutense de Madrid. Posteriormente, cursó un máster sobre Procesamiento de Lenguaje Natural en la Universidad de Wolverhampton, en Inglaterra, y el pasado mes de junio se doctoró en Informática en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Según dijo a Servimedia, actualmente es investigadora postdoctoral en el grupo de Human-Computer Interaction Institute de la Universidad Carnegie Mellon. “Y, en breve, fundaré una organización que se llamará Change Dyslexia, que ofrecerá herramientas y apoyo a todo el mundo que quiera ayudar a combatir este trastorno”, añade.
Con solo 31 años, esta madrileña ha sido premiada por la revista "MIT Technology Review". Esta publicación, propiedad del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), situó a Rello en 2014 entre los diez jóvenes innovadores españoles que mejor se enfrentan “a los grandes problemas que afectan a la sociedad actual”.
LO MEJOR, PALO SECO Y SIN CURSIVA
La gran contribución de esta joven investigadora han sido las conclusiones de su tesis doctoral y el posterior desarrollo de dos herramientas informáticas, “DysWebxia” y “Piruletras”, que mejoran la lectura y la escritura, respectivamente, de las personas con dislexia. Rello descubrió que la velocidad de lectura de una persona con este trastorno varía según el tipo y el tamaño de letra del texto, y que unas fuentes tipográficas “son más legibles que otras”.
“Llevé a cabo 18 experimentos con 200 disléxicos y un grupo de control parejo para explorar qué parámetros, tanto formales como de contenido, podrían ayudarles a leer más rápido”, relata la investigadora. Para ello, utilizó “técnicas de seguimiento ocular”, lo que le permitió medir de una manera objetiva la velocidad de lectura de los participantes.
“Concluí que las fuentes sin cursiva y de palo seco –las que carecen de remates, como la Arial o la Helvética, por ejemplo– hacen que todos, tengamos o no dislexia, leamos significativamente más rápido ante una pantalla”, explica Luz. Lo mismo ocurre con el tamaño del texto: una fuente más grande (de unos 18 puntos) acelera la lectura en disléxicos y no disléxicos.
DE “DYSWEBXIA” A “PIRULETRAS”
Estos resultados animaron a la investigadora madrileña a desarrollar dos herramientas informáticas para ayudar a las personas con dislexia.
Una de ellas, "Piruletras", se basa en el análisis de los errores que escriben estos individuos. “Reclutamos a 48 niños disléxicos con edades comprendidas entre los nueve y los 11 años y vimos que, tras cuatro semanas jugando a 'Piruletras', su ortografía mejoraba significativamente”. Hasta el momento, 22.000 personas de todo el mundo se han descargado ya esta "App", disponible en castellano, inglés y alemán.
"DysWebxia", por su parte, les ayuda en la lectura, ya que presenta los textos en un formato más “fácil” y permite acceder a sinónimos más simples. Este modelo lo emplean ya las aplicaciones "iDEAL eBook Reader" (que adapta libros electrónicos y ha superado las 35.000 descargas) y "Text4all" (pensada para páginas web). Por el momento, "DysWebxia" ha sido traducida solamente al inglés.
Y, si "Piruletras" es compatible con iOS, el sistema operativo móvil de Apple, "DysWebxia" lo es con Android, el diseñado para Google. “Pero, en el futuro”, asegura Rello, “ambas podrán utilizarse en más plataformas”.
¿SE PUEDE SUPERAR LA DISLEXIA?
Llegados a este punto, preguntamos a Rello si las dificultades a las que se enfrentan las personas con dislexia desaparecerían si todas las webs y aplicaciones móviles fueran “accesibles” para ellos. Su respuesta, lamentablemente, es negativa: “Ayudaría significativamente, pero durante los primeros años se requiere de la ayuda de un logopeda para aprender a leer y a escribir de una forma mucho más pautada”.
Y, cuando aparecen los síntomas y se confirma el diagnóstico, ¿hay marcha atrás? ¿Se puede superar la dislexia? Ante estas cuestiones, la joven madrileña es menos tajante: “Depende de cómo definas ‘superar’. Si lo que planteas es un cambio en el cerebro (puesto que la dislexia tiene un origen neurológico), eso aún no se ha demostrado. Ahora bien, si te refieres a encontrar una solución, sí, la tiene; solo hay que mirar alrededor y ver la cantidad de disléxicos que han triunfado”. George Bernard Shaw, Hans Christian Andersen, Gustave Flaubert, Pablo Picasso, Vincent Van Gogh, Winston Churchill, Albert Einstein, Tom Cruise y Bill Gates son solo algunos ejemplos.
“El problema”, según Rello, “está en todos los disléxicos que no han podido llegar lejos porque no han recibido la ayuda necesaria o no se les ha detectado el trastorno. Por eso, nuestro trabajo se centra en ese gran grupo”.
Pero los esfuerzos de Luz van más allá de la dislexia. Lo cuenta ella misma: “En la actualidad, me dedico a las dificultades de lectoescritura, en general, y en su detección en todas las edades. Y no descarto en absoluto investigar en el futuro sobre otras dificultades o discapacidades”.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31