Martes 06/11/2018.

| España

España

La igualdad, asignatura pendiente de los gobiernos de Europa

  • La ausencia de mujeres en el Ejecutivo de Syriza reabre el debate sobre la igualdad regulada. 
  • La mayoría de Ejecutivos europeos la incumplen.  Las mujeres quedan relegadas a los ministerios más “blandos”.

El recién designado gobierno de Syriza ha tenido ya que enfrentar sus primeras críticas. La razón, que no haya colocado a ninguna mujer al frente de alguno de sus diez ministerios. El Ejecutivo heleno cuenta únicamente con seis viceministras y secretarias de Estado entre los 40 altos cargos que forman parte del Gabinete. Es decir, todas ellas, tienen a un jefe por encima.

Aunque el dato resulte ahora llamativo,  la escasa presencia femenina viene siendo característica habitual en el poder griego: En el nuevo Parlamento sólo habrá 68 diputadas, en un total de 300 escaños, una cifra muy similar a las anteriores legislaturas. La Cámara, eso sí, estará presidida por una mujer, Zoí Konstantopoulou, como presidenta del Parlamento.

La composición del gabinete ha generado una oleada de críticas en las redes sociales, e incluso en dirigentes políticos. En España, ni siquiera Pablo Iglesias, reconocido simpatizante de Tsipras, ha disimulado su disgusto. No me gusta, me gustaría que hubiera mujeres, en el grupo que compartimos con Syriza hay mayoría de eurodiputadas y nosotros en 'Podemos' defendemos la paridad", afirmaba el secretario general de Podemos. La misma opinión han compartido desde PP y PSOE.

"Debo decirles que en la formación de un nuevo Gobierno en Grecia ha habido algo que me ha llamado mucho la atención en negativo, y es precisamente la ausencia de mujeres en el Consejo de Ministros", se quejaba Pedro Sánchez.

“La paridad tiene que ser un principio político en el marco de la democracia europea y creo que en este momento, nombrar un gobierno en el que la cuota de representación masculina es del cien por cien es un despropósito”, opina Marisa Soleto, directora de Fundación Mujeres.

Los datos corroboran las críticas al nuevo gobierno griego. Según un análisis elaborado el año pasado por la asociación Politikon, los países escandinavos han liderado desde hace años la apuesta por la paridad en los Ejecutivos, de forma que Finlandia, Suecia o Noruega tienen gobiernos cien por cien paritarios. A este grupo se unieron, el año pasado, Francia y Suiza.

“La infra representación femenina en los ejecutivos se explica más por las instituciones políticas que definen el sistema, que por los aspectos socioculturales del país, relacionadas con la oferta de mujeres disponibles para ser nombradas en esos cargos”, explica Silvia Clavería, autora del trabajo, que enumera los principales factores que conducen a la desigualdad de género en el poder. En primer lugar, el “tipo de reclutamiento” que tiene cada país para seleccionar a sus ministros, y que permite distinguir a los “sistemas especialistas”, en los que prima más el conocimiento técnico que la trayectoria política, y los “sistemas generalistas”, que son aquellos en los que los responsables de cada cartera son seleccionados atendiendo a su trayectoria, y generalmente “dan el salto” desde el Parlamento.

“Se argumenta que el sistema especialista, que es más permeable a tener ministros de fuera de la política, beneficia más a la representación femenina que el sistema generalista. Dado que tanto los líderes parlamentarios o aquellos que tienen más experiencia política (las posiciones trampolín para optar a ministros) se encuentran ocupadas por hombres  es más fácil para las mujeres entrar por vías extra-políticas que políticas”, argumenta Clavería.  Otro factor sería la “ideología”, de forma que se aprecia que los partidos de izquierdas son más propensos a la presencia de mujeres, y las “cuotas de género adoptadas en los partidos”.

Los debates en torno a estas políticas vienen de lejos. En nuestro país, arreciaron sobre todo cuando en 2004, Zapatero designó el primer gobierno paritario-ocho mujeres y ocho hombres- y colocó como “segunda” a una mujer, María Teresa Fernández de la Vega.  La situación se repitió en 2008, con ocho ministros y nueve ministras, entre ellas, Carme Chacón al frente de Defensa, lo que provocó también numerosos comentarios.

La escasa presencia de mujeres en los órganos de poder siempre ha resultado llamativa. A mediados de la década de los 70, por ejemplo, la tasa media de escaños ocupados por mujeres en la UE no superaba el 9%. A finales de los 80, el porcentaje sólo había aumentado tres puntos.  El 3 de noviembre de 1992, la Declaración de Atenas, firmada en la primera Cumbre Europea “Mujeres en el Poder”, denunció el profundo déficit democrático e instó a la necesidad de lograr un reparto equilibrado de los poderes públicos y políticos entre hombres y mujeres. A día de hoy, en cambio, los países de la UE no han logrado ponerse de acuerdo para articular un reglamento de cuotas, de forma que es un asunto que se decide de forma interna.  Los países nórdicos lideran cualquier ranking.

Los argumentos a favor de la regulación pasan por el hecho sociológico de que no existe una tendencia a la igualdad. “Tenemos comprobado que de forma espontánea, esa igualdad no se produce”, argumenta Soleto, “la paridad casi nunca se ha conseguido si no ha sido regulándola”. En contra, en cambio, se sitúan aquellos que apuestan por la “meritocracia” y que consideran que la valoración de la capacitación profesional de la mujer queda relegada en aras de cubrirse un porcentaje.

En 2012, el Gobierno de Rajoy rompió la paridad entonces establecida, al designar únicamente a tres ministras, y una vicepresidenta, sobre un total de 13 carteras. La igualdad también estaba ausente en el resto de nombramientos, ya que sólo 3 de cada 10 altos cargos correspondían a una mujer.

Un reciente informe publicado por el Instituto Europeo de Igualdad de Género reveló la falta de representación femenina dentro de los parlamentos europeos: sólo un tercio de los puestos de toma de decisiones son ocupados actualmente por mujeres.

En España sólo hay un 14% de mujeres directivas

El debate sobre las cuotas no se limita a los cargos de representación política. También el ámbito empresarial ha sido objeto de análisis.  Según un informe de la OCDE, hay más mujeres con estudios superiores entre la población de jóvenes de 25 a 34 años de edad, pero hay más hombres que obtienen un trabajo con ese nivel de titulación. En concreto, sólo el 66% de las mujeres están empleadas en comparación con el 80% de los hombres.  El porcentaje se reduce aún más si se consideran los puestos de responsabilidad. Apenas un 12% de los puestos de responsabilidad en las grandes compañías está ocupado por una mujer.  En Suecia o Finlandia, en cambio, el 25% de los consejeros de administración son mujeres. En Portugal, menos del 5%.

La Comisión Europea no ha conseguido aún articular una propuesta común para imponer un porcentaje mínimo de representación de mujeres en los órganos de gobierno de frandes corporaciones.  Hace apenas unos meses, la directiva no logró salir adelante por la oposición del bloque, liderado por Alemania y Reino Unido, que hicieron caer la propuesta en saco roto sin necesidad de someterla siquiera a votación.

Los países europeos se encuentran fuertemente divididos ante un asunto que la UE viene planteando cada con insistencia desde hace años. Otros, como Croacia, Dinamarca,  Eslovaquia, Estonia, Hungría y Países Bajos opusieron también importantes reticencias a esta norma. Italia y Francia se mostraron a favor. España apoyaba también la directiva, aunque pedía una mayor flexibilidad a la hora de imponer sanciones por incumplimiento.

Aunque es cierto que ni Bruselas cumple con sus propias regañinas. Ningún banco central está gobernado por mujeres, y en los órganos de dirección financieros, la presencia femenina es apenas del 16 por ciento. Ello, a pesar de que han sido reiterados los informes salidos de la Unión sobre las bondades de la contratación de mujeres para altos puestos. Se estima que las compañías con mujeres en la comisión ejecutiva mejoran su rendimiento un 41 por ciento de media, y un 56 por ciento su resultado operativo, en relación a las formadas únicamente por hombres. Si la media de empleo de las mujeres en estos puestos fuese similar a la de los hombres, el PIB de la Unión aumentaría un 30 por ciento, ha dicho de forma tajante la Unión en varias ocasiones.

En España, la ley establece un objetivo de paridad para este año, pero es apenas una recomendación, sin sanciones. El Círculo de Empresarios ha sido uno de los organismos que también se han mostrado contrarios a que la incorporación de la mujer a los puestos directivos sea exigida.

A principios del pasado año, 31 empresas, 12 de ellas cotizantes del Ibex 35, firmaban un convenio con el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad para aumentar en los próximos cuatro años el número de mujeres en sus puestos directivos. Su objetivo es alcanzar una plantilla del 20 por ciento de mujeres en sus cargos de dirección, o aumentar el número de directivas en al menos cinco puntos porcentuales. El acuerdo tampoco incentivos ni sanciones, sino que se entiende como un instrumento de estímulo.

A nivel europeo, según un estudio de la Comisión, sólo un 17'6 por ciento de los puestos directivos estaban ocupados, el año pasado, por mujeres. Nuestro país se queda tres décimas por debajo y ocupa el puesto 16, de manera similar a otros países, como Francia o Italia, donde nueve de cada diez directivos son hombres.

Las mujeres en la política en Europa

ESPAÑA: El Gobierno de Mariano Rajoy está lejos de ser paritario: de doce ministros, sólo cuatro son mujeres: Ana Pastor, en Fomento; Fátima Báñez, en Trabajo e Isabel García Tejerina, en Agricultura, a las que se suma la vicepresidenta y ministra de Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría.

FRANCIA: En 2012, François Hollande configuró el primer gobierno paritario del país, con 17 hombres y 17 mujeres, en el que predominaban además numerosos políticos de nueva generación, sin experiencia en el poder.  La paridad en su gabinete había sido una de las promesas del candidato socialista a la Presidencia francesa, junto a la creación de un Ministerio de los Derechos de las Mujeres. Además, Hollande advirtió que “los partidos que no respeten la paridad en las elecciones legislativas perderían todas las subvenciones del Estado para su funcionamiento.

Sin embargo, las carteras clave siguieron en manos de hombres: como la influyente Economía y Finanzas, dirigida por Pierre Mascovici, que  había dirigido la campaña electoral del recién elegido presidente.  Michel Sapin, un viejo amigo de juventud de Hollande, fue aupado como responsable de gestionar el delicado Ministerio de Trabajo en un momento en el que la tasa de paro comenzaba a dispararse. Tras la última remodelación del Gabinete, en abril del año pasado, la paridad se mantuvo, pero de nuevo, los ministerios de mayor peso siguieron recayendo en hombres. A Segolène Royal se le asignó Energía, a Najat Vallaud-Belkacem, la cartera de Derecho de las Mujeres y deporte juvenil, Marisol Touraine se ocupa de Asuntos Sociales, Sylvia Pinel de Vivienda y Aurélie Filippetti, es la ministra de Cultura. Christiane Taubira se ocupa del ministerio de Justicia.

Los hombres detentan carteras como Finanzas (Michel Sapin),  Economía (Arnaud Montebourg), Trabajo (François Rebsamen), Interior (Bernard Cazeneuve), Defensa (Jean-Yves Le Drian) o Exteriores (Laurent Fabius).

ALEMANIA: La canciller Angela Merkel es una conocida opositora a la imposición de una política de cuotas en el Gobierno. De hecho, en su gabinete, integrado por 14 ministros, sólo hay 5 mujeres. Dos de ellas, eso sí, con gran poder en el Gobierno, como la ministra de Trabajo Andrea Nahles o la de Defensa, Ursula Von der Leyen. Las otras ministras ostentan las carteras de Familia, Medio Ambiente y Educación.

REINO UNIDO: El gabinete de David Cameron es uno de los más desiguales de la UE: de 24 carteras, sólo cinco las ostentan mujeres.

Son las ministras (o secretarias de Estado, como se denominan en el país) de Interior e Igualdad, Theresa May,  de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, Caroline Spelman, la Secretaria de Estado para Gales, Cheryl Gillan, la Secretaria de Estado para Irlanda del Norte, Theresa Villiers, la ministra de Estado, Baronesa Warsi. De nuevo, ministerios trascendentales como Trabajo, Negocios, Exteriores, Hacienda o Educación recaen en hombres.

La falta de equilibrio en el número no es la única polémica sobre el gobierno británico, y objetivo de la oposición laborista-no es raro que en el país se escuchen críticas porque el Ejecutivo de Cameron está formado por un grupo de pijos con poco interés por los problemas de la mujer. El año pasado, un sondeo elaborado por un laborista, Kevan Jones, demostró que los despachos de las políticas eran más pequeños que los de sus colegas varones, de media 21 metros cuadrados menos.

ITALIA: El primer ministro Matteo Renzi conformó, en febrero del año pasado, el primer gobierno paritario de la historia del país, con un total de 16 ministros, la mayoría procedentes del Partido Democrático.

Sin embargo, su “núcleo duro”, formado por cuatro subsecretarios son hombres, entre ellos Graziano Dellrio, subsecretario de la Presidencia del Gobierno italiano. La composición actual ha visto alterada esa paridad.  Federica Mogherini abandonó la cartera de Exteriores en octubre del año pasado para ocupar el cargo de alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y fue sustituida por un hombre, Paolo Gentiloni.  La ministra encargada de Asuntos regionales y autonómicos, Maria Carmela Lanzetta, presentó su dimisión hace dos días.

De esta forma, las mujeres que actualmente ocupan cargos ministeriales en el Gobierno de Renzi son Maria Elena Boschi, responsable de Reforma constitucional y Relaciones con el Parlamento, María Anna Madia, de Administraciones Públicas, Roberta Pinotti, de Defensa,  Desarrollo Económico, Federica Guidi, de Universidades de Investigación, Stefania Gianninni, y de Salud, Beatrice Lorenzin.  Departamentos como Interior, Justicia o Economía y Finanzas están dirigidos por hombres.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30