Miércoles 07/06/2017.

| España

El truco de las dos preguntas de Mas

España

¿Estado independiente? Y si no ¿Confederal, federal? ¿Qué quieren Mas y Junqueras?

  • Lo que Mas intenta con su primera pregunta es cambiar de facto la relación entre España y Catalunya, al hablar de Estado implícitamente ya se refiere a de igual a igual.
  • De no salir la opción de la independencia, el Estado Confederal y el Federal son las opciones, con más participación en el proceso de elaboración de leyes, cambio del Senado y representación en el exterior para defender sus problemas, serían las opciones.
  • Los expertos consideran que es ilegal que Catalunya haga una consulta, pero no que no haya herramientas si Rajoy lo decidiera así, para que lo pudieran hacer dentro de la ley, y visto el resultado, establecer un diálogo.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Que la pregunta de Mas tiene truco está claro. "¿Quiere que Catalunya sea un Estado?" Alfonso González Bondía, profesor Titular de Derecho Internacional Público de la Universidad Rovira i Virgilli, analiza esta pregunta para teinteresa. 

¿Qué significaría ese Estado del que habla Mas sin especificar cómo sería?

"A bote pronto y a la espera de lo que el propio Mas explique, lo que parece que intenta esa pregunta poco específica es ya, directamente, hacer una reformulación de las relaciones entre Catalunya y España. Es decir Mas consigue con esa pregunta establecer ya una relación de igual a igual, de Estado a Estado", señala González Bondía.

Con respecto al significado de la pregunta planteada por Artur Mas, "¿Quiere que Catalunya sea un Estado?", Ramón Peralta, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Complutense de Madrid, entiende que el Estado por el que pregunta Mas tiene que ver con "una concreción federal del país". Es decir, estaríamos hablando de que España se convertiría en un "estado federal como EEUU o Alemania, compuesto por estados federados".

Juan Luis Pérez, catedrático de derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona, cree que con respecto a la primera pregunta estamos ante una pregunta acertada, aunque sea cual sea el resultado, habrá que negociar con el Gobierno Central. "Me parece que es muy acertada e inclusiva al máximo, porque ayuda a conocer los distintos puntos de vista que puede haber al respecto en la sociedad catalana.

"Si la gente vota mayoritariamente a favor de la primera opción, es decir, si desea que Cataluña sea un estado, debe hacerse una reforma constitucional. No creo que se produzca una declaración unilateral de independencia, porque sería muy radical y nadie sabe cómo puede acabar algo así. Además, ¿qué hacemos los catalanes una vez declarada la independencia? Además de ser independientes hay que vivir", explica Pérez.

La consecuencia inmediata del referéndum no es la independencia, sino una nueva negociación con el estado central para articular de la mejor forma posible las relaciones entre Cataluña y España, una vez conocida cuál es la voluntad expresa de los catalanes, según los expertos.

Xavier Arbos, catedrático de derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona, señala respecto a la pregunta que "no es nada clara. Pregunta si queremos ser un estado, pero no aclara qué tipo de estado. Yo me dedico profesionalmente a analizar estas cuestiones y, sinceramente, no tengo claro a qué se refiere. Cuando uno habla de estado, de forma instintiva se nos viene a la cabeza un ente político soberano e independiente. Si no es así, ¿de qué estamos hablando? ¿De una federación? Entonces habrá que ponerse de acuerdo. ¿De una confederación? En este caso, deberíamos ser primero independientes, porque las confederaciones surgen de la unión de estados previamente independientes entre sí". Y continúa, "me parece que sería más razonable empezar por la segunda pregunta: ¿quiere ser independente o no?".

Arbos afirma que no está de acuerdo con el actual “statu quo” de Cataluña, pero tampoco quiere la indendencia." Creo que la pregunta, tal y como está planteada, deja insatisfechos a mucha gente que piensa como yo".

Y si no es independiente ¿qué tipo de Estado sería?

Ahora bien, Mas y Junqueras han pactado una segunda pregunta. ¿Quiere un Estado independiente? Y ahí empiezan algunos de los problemas. Si la respuesta es sí, Mas y Junqueras ganan su simbólica consulta. Si no es así y la mayoría de catalanes apuesta por un Estado pero no por un Estado independiente, ¿qué tipo de Estado pretenderían implantar? Aquí, es donde Alfonso González señala dos opciones fundamentales: El Estado Federal y el Estado Confederal son las dos alternativas más viables.

Vayamos por grados. De estas dos opciones, la más idónea para Mas y Junqueras, la que más llenaría sus deseos independentistas sería un Estado Confederal. En este caso, señala González, el Estado central sería más débil que el poder que tienen los estados conferedales. El Estado central tendría una serie de poderes, por la cesión de los Estados confederados de su soberanía en tres ámbitos fundamentales: moneda común, ejército común y política exterior. Está claro que ERC apuesta por un Estado Independiente, pero en el caso de que no saliera la mejor opción sería esta. ¿Existen estos estados Confederales como tal en Europa? De una forma clara, no. Lo quisieron los sureños en La Guerra de Secesión y se intentó tras la caída de la URSS. No funcionó. La heterogeneidad era demasiada y el poder de Rusia, pese a todo, excesivo.

La segunda opción sería el Estado Federal: el ejemplo es Alemania

Hay un error común a la hora de hablar de Estado Federal y compararlo con el Estado de las Autonomías. Siempre se pone como ejemplo Alemania y se dice que las CCAA tienen más autonomía que los lander. No es así, pueden tener más competencias que se quedan en poca cosa porque su capacidad para tomar decisiones políticas es casi nula. Alfonso González Bondía, señala que "en estos momentos nuestro sistema autonómico es de perfil bajo aunque no lo parezca. Se tienen competencias, pero la configuración del Senado no tiene nada que ver con la alemana. En Alemania se basa exclusivamente en la representación territorial, mientras que en España su disposición depende de otros factores, y tampoco tiene nada que ver en la toma de decisiones. Por ejemplo, en España, el Senado no tiene capacidad para bloquear las decisiones, su peso político es nulo. Hay otro elemento importante. En Alemania, por ejemplo, son los lander los que defienden sus intereses en la UE, no el ministro del ramo y además participan en las leyes que lleva a cabo del Gobierno central, señala el experto, no son meros observadores. Aquí no ocurre lo mismo. Es decir la relación en la toma de decisiones entre el Gobierno central y los lander no tiene nada que ver con España. Aquí tienen más competencias pero no capacidad política, que es mucho más limitada.

En cambio tenemos también la opción de Francia: el Estado centralizado, o también el del Reino Unido, que ha sido capaz de dar un tratamiento diferente a dos regiones (aunque no tengan la misma capacidad de las CCAA).

¿Prohibe la Constitución una consulta? Sí, pero no si el Gobierno cediera sus competencia, se votara y se actuara después con diálogo

Los expertos no se ponen de acuerdo en si el escollo es más político que legal, aunque cree que hay herramientas para acabar con este callejón sin salida."El Estado tiene la facultad de ceder la competencia de hacer un referédum. Una vez hecho, se vería el resultado que no significará un cambio de estatus en ese mismo momento. Sería el momento de cambiar la Constitución y de hacer votar a toda España, o ver cómo conducir esa votación. No se quiere hacer, pero no sería imposible", señala Alfonso González Bondí, que señala que en ningún proceso de independencia han votado todos los miembros del país en el proceso inicial. A partir del resultado del voto se ha negociado y se ha llegado a un acuerdo que puede ser un votación nacional en base a unos criterios. 

Ramón Peralta, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Complutense de Madrid, señala que la segunda pregunta, la de la independencia,"propone la separación de Cataluña con respecto a España", algo "improcedente e irresponsable porque es incompatible con el ordenamiento jurídico, tanto por el modo de hacer la pregunta como por lo que se pregunta". "Lo que se plantea es que una comunidad autónoma pueda preguntar a los ciudadanos por la separación del conjunto", explica el experto el constitucionalista. "Una parte no puede decidir por el todo. Es un planteamiento ilegal", concluye.

"Si esto se celebra, que lo dudo mucho, y se dice que no, se da por supuesto que la segunda pregunta es negativa", afirma Peralta, lo cual explica por qué Artur Mas no ha pensado en una subpregunta si la primera cuestión es rechazada, señala el experto.

De distinta opinión es Juan Luis Pérez, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB. "La Constitución no impide realizar esta consulta. Es más, podría decirse lo contrario: Rajoy tiene el deber constitucional de encauzar jurídicamente las demandas de la sociedad. La pregunta no obliga a nada; simplemente sirve para conocer la opinión de la sociedad en un momento concreto. Es un ejercicio de libertad de expresión amparado por la misma Constitución. La consulta debería ser abordada con más tranquilidad. No pasa nada por preguntar. No tiene sentido tanto nerviosismo, sobre todo el los políticos de Madrid. Si no nos ponemos de acuerdo, esto será un desastre. Rajoy no puede condenar a los catalanes a la inconstitucionalidad. Hay que articular jurídicamente las demandas de la sociedad, porque actualmente existen mecanismos para ello", conluye Pérez.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Octubre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31