Sábado 03/12/2016.

| Sociedad

Sociedad

Tamara Magallares: "Ahora vivo mucho mejor que antes de tener cáncer"


tamara magallares

Tamara se notó un bulto en el pecho un día antes de cumplir los 30. Gracias a su hermana, que es médico, al día siguiente ya sabía que la lucha no hacía más que empezar. “Nunca me había explorado el pecho. El día antes de mi cumple noté que tenía un bulto en la mama derecha y que me dolía un poco. Realmente, pensé que era algo normal. Se lo consulté a mi hermana Lorena, notó también el bulto y apretándome un poco salió sangre por el pezón. Acudí al Hospital La paz, me hicieron una mamografía y así descubrí que tenía cáncer de mama”.

Esta joven de grandes ojos verdes ha hecho algo más que ganarle la batalla al cáncer. Tamara se ha dado cuenta de que es una mujer fuerte, que la vida está para exprimirla como un limón a un margarita. Sus pestañas han vuelto para presumir de dueña; su pecho para recordar lo que ha pasado. Después de año y medio, está sana y ha montado su propia empresa de joyas, ssucre, un guiño a las mujeres luchadoras como ella, de la que se siente muy orgullosa.

Su hermana la tranquilizó. Su familia, pareja y amigos estaban con ella. Todo iba a salir bien.

Al poco de enterarse, todos directos al Ramón y Cajal. Más que una familia, son una piña. Tamara estuvo ingresada una semana aproximadamente. “Me sentía como un bicho raro, como que me faltaba algo, que no sabía lo que estaba pasando, no era consciente”.

Del miedo se habla porque existe, porque cuando descuelgas el teléfono y la otra voz te dice que tienes cáncer no sabes qué va a pasar. “Sentí mucho miedo. Sobre todo al principio, porque aunque sabía lo que era y lo que conlleva, desconocía el proceso, cómo me podía afectar. Yo solo me veía calva y pensaba que me iba a paralizar la vida y que no iba a ser la de antes”. El miedo se convirtió en rabia y Tamara se preguntaba por qué le tenía que estar pasando algo así.

¿Cómo recuerdas la etapa de la quimioterapia?

Como una pesadilla. Lo más duro que he vivido nunca. La hora y media que estás ahí tomando la quimio sientes que te están envenenando, sientes mucho frío. No tuve muchos efectos secundarios, estaba como ida. La verdad es que mi familia me cuidó mucho y me lo hacía muy llevadero.

¿Cómo te afectaron los cambios físicos?

Lo que peor he llevado han sido los cambios físicos. El tiempo que pasó desde que me amputaran la mama hasta que me han reconstruido el pecho fue duro. Sabía que era un periodo corto pero que cuesta asumir. La caída del pelo, de las pestañas, de las cejas, porque te quitan parte de ti. Crees que la gente se va a dar cuenta de que llevas peluca. Aunque te acostumbras, porque es un periodo de tu vida.

¿Qué es lo que más te ha ayudado a salir adelante?

Tener la cabeza llena de otras cosas que nada tenían que ver con el cáncer. Llené mi cabeza con lo que quería hacer cuando estuviera bien. Me ayudó la fuerza interior. Me hizo estar bien pensar en las ganas que tenía de vivir.

¿Qué le dirías a una mujer a la que acaban de diagnosticar cáncer de mama?

Lo primero que le diría es que no se asuste, que el cáncer tiene cura. Es un proceso duro que tiene que pasar, pero se supera. Que se rodee de la gente que le haga sentir bien. Que saque el lado positivo de todo esto y lo mejor de ella, porque cuando termine el proceso va a ser una súper mujer.

“Estar con los míos, que siempre estaban pendientes de mí. Coser como una loca. No parar de hacerme vestidos. Estar con mi sobrino, Tomi, que ahora cumple dos añitos, lo mejor que he vivido. Una familia genial, nos queremos mucho. Les quiero mucho.  Y sí, vivo mucho mejor ahora que antes de tener cáncer”.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31