Domingo 28/01/2018.

| Economikon

Economikon

La recuperación económica en España: más desigualdad y más precariedad

  • Según un informe de Oxfam Intermon, la precariedad y la desigualdad contínuan siendo cuestiones estructurales
  • España es el tercer país con más desigualdad de la UE, detrás de Rumanía y Bulgaria
  • La mejora en la productividad ha llevado a aumentar beneficios empresariales pero no salariales para los trabajadores

Se cumplen diez años desde el comienzo de la crisis económica. España crece y los datos macroeconómicos acompañan, algo que ha servido para que el Gobierno de Mariano Rajoy haga bandera de ello. Aun así, la economía día a día continúa reflejando el verdadero problema: los ricos son cada día más ricos y los pobres cada vez más pobres. Problemas como la desigualdad o la precariedad continúan sin solución.

La ONG Oxfam Intermon ha hecho público este lunes un informe titulado ‘¿Realidad o ficción? La recuperación económica en manos de una minoría’ en el que destaca cómo España continúa a la cola en materia de desigualdad y cómo la recuperación económica continúa sin llegar a la clase trabajadora y humilde del país, una situación donde la precariedad es habitual.

España es una de las economías de la Unión Europea que más ha crecido en los últimos años pero, según el informe presentado hoy por la ONG, somos el tercer país con más desigualdad de los veintiocho, solo mejorando a Rumanía y Bulgaria. Un dato que se refleja en los 10 millones de españoles que obtienen rentas por debajo del umbral de la pobreza, lo que representa un 22,3% de la población total, la tasa más alta desde 1995.

Esta pobreza hace la infancia se vea golpeada por la situación. Un 28,9% de los menores de 16 años se encuentran en situación de pobreza. Se trata de la cifra más alta de los últimos 10 años, exceptuando 2014 que alcanzó el 30%. Continua habiendo 600.000 hogares que no tienen ningún tipo de ingreso, unos 215 mil más que antes de la crisis. En conclusión: el 27,9% de la población se sitúa en riesgo de pobreza o exclusión social, cuatro puntos por encima de la tasa de 2008, según el indicador de la UE.


Trabajadores “pobres”

La crisis trajo consigo una congelación de los salarios (en el mejor de los casos). A pesar de la recuperación, el coste laboral de cada trabajador para la empresa continúe congelado, lo que ha hecho que las empresas continúen aumentando sus beneficios y obteniendo ganancias.

Oxfam hace hincapié en la productividad que el trabajador ofrece la empresa. Según el informe de la ONG, desde el año 2012 se evidencia la ruptura de la relación entre la productividad por hora trabajada y el salario por hora trabajada. Mientras que desde el primer trimestre de 2012 la productividad por hora trabajada ha crecido un 6%, el coste salarial por hora trabajada se ha mantenido prácticamente estancado, con un crecimiento del 0,6%.

Es decir, desde el primer trimestre de 2012, la productividad por hora trabajada ha crecido diez veces más que el salario promedio por hora trabajada. Beneficios que han ido a parar a las empresas pero no se han visto reflejado en el sueldo de final de mes para los trabajadores. En total, las ganancias de las empresas crecieron en 2016 un 200,7% manteniendo una tendencia alcista desde el 2013, mientras que el coste laboral por trabajador está estancado desde 2012.

Con esta información, la ONG da más detalles al respecto. Según los datos, se puede concluir que casi el 14% de la población ocupada en España son personas que, a pesar de tener un empleo, no logran salir de la pobreza. Un dato que golpea con más fuerza a las mujeres. Del total de esa cifra, el 58% de son mujeres.


Salarios también desiguales

"Los situados en la parte más alta de la distribución salarial han visto cómo sus remuneraciones aumentaban" afirma Oxfam Intermon. Según las conclusiones de este estudio, los trabajadores que más ingresaban en los momentos previos a la crisis "no han percibido" la crisis económica, mientras que los trabajadores menos remunerados sí, lo que les "ha alejado" del resto.

Además, con las cifras actuales, una persona que gana el salario mínimo necesita 71 años para ganar el salario anual de quienes se encuentran en el tramo más alto. En 2014 un trabajador medio de una empresa del Ibex tenía que trabajar 84 años para igualar el salario anual del primer ejecutivo de la compañía, en 2016 esta cifra se elevó hasta los 112 años.


Las mujeres, las más afectadas

Una vez más, en las situaciones de vulnerabilidad las mujeres vuelven a ser las más afectadas. En conjunto, todas las variables muestran como son el colectivo que la crisis más golpeo y que la recuperación más está olvidando. Los jóvenes y las mujeres son el rostro de la precariedad laboral y los bajos salarios, según la ONG.

El 58% de las personas en situación de vulnerabilidad laboral son mujeres pero se explica por diversos factores: la fuerte brecha salarial, aglutinan la mayor parte de los contratos temporales y la mayor parte de los empleos con menos valor añadido. Lo que obliga a trener salarios más bajos. sobre el mismo trabajo, Oxfam conlcuye que las mujeres ganan de media un 20% menos que los hombres, cuando desempeñan el mismo trabajo. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30