Domingo 17/11/2019.

| Tribunales

Tribunales

Rato al fiscal: las tarjetas 'black' eran una retribución "perfectamente legal"

Rodrigo Rato se enfrenta a cuatro años y seis meses de prisión por gastar con su 'tarjeta black' 99.000 euros, un gasto que según ha declarado hoy ante el juez es en su opinión "perfectamente legal". El juicio se ha reanudado con el interrogatorio del fiscal, Alejandro Luzón, al exvicepresidente del Gobierno que ha aprovechado su declaración para atacar a Bankia, la entidad nacionalizada de la que un día fue presidente. 

"Bankia ha seguido deduciéndose los gastos de las tarjetas hasta el 25 de noviembre de 2015", ha asegurado Rato refiriéndose a un documento incluído en la causa del juicio y en el que se muestra cómo la entidad contabilizaba la cuenta de las 'black' como gastos deducibles. ¿Eso significa que los directivos de Bankia siguieron usando las tarjetas?", le ha preguntado el fiscal extrañado. "Yo no he dicho eso", ha matizado Rato, quien asegura que después de que Bankia denunciase que las tarjetas 'black' eran ilegales siguió deduciéndose los gastos realizados hasta 2012. 

"Lo que es ilegal no es deducible"

Por ello, Rato se ha referido a la falta de "buena fe" de Bankia, que, según él, pese a denunciar la ilegalidad de las tarjetas siguió aprovechando los beneficios fiscales que suponían. "Lo que es ilegal no es deducible", ha sentenciado Rato con firmeza ante el fiscal. Éste ha aprovechado para preguntarle si él se preocupaba de cómo tributaban las 'black' a lo que ha contestado que eran un complemento retributivo y que era perfectamente legal, que la cuenta fue objeto de múltiples inspecciones y que nunca se dijo nada ni por parte de la Agencia Tributaria ni del Banco de España. 

Además, se ha referido a la falta de recibos de Caja Madrid y Bankia que se refieran a los gastos realizados con su tarjeta, una de las principales líneas de su defensa que asegura que el Excel en el que aparecen los cargos no es una prueba válida. 

"Pensé y sigo pensando que era todo legal"

En su defensa, Rato ha alegado que las tarjetas opacas de Caja Madrid constituían "un incentivo perfectamente legal", equiparable a los que se veían en el resto del sector. Sin embargo, a preguntas del fiscal no ha querido mojarse. "Yo no puedo asegurarle si había este tipo de tarjetas en otras entidades, pero sí que eran algo común las retribuciones extra", ha aclarado. 

La línea de argumentos del expresidente del FMI es la que ha mantenido durante toda la investigación: que las tarjetas eran un complemento retributivo. 

Rato ha relatado cómo al día siguiente de acceder al cargo, el entonces director general Ildefonso Sánchez Barcoj le entregó una tarjeta para uso personal y con carácter remuneratorio, y otra para gastos de representación.

En aquel momento, asegura que entendió que se trataba de una forma de pago para los órganos de gobierno y para el comité de dirección; y es que según Rato las cajas que dieron lugar a Bankia eran muy pequeñas y casi todas tenían dietas por asistencia, pero Caja Madrid tenía unas condiciones distintas al tratarse de la cuarta entidad de España.

Dichas tarjetas, ha explicado, tenían un límite anual fijado antes de su llegada a Caja Madrid, limite que él nunca modificó y que no recuerda si gastó íntegramente. "No me parece ni bien ni mal el sistema", ha dicho. 

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30