Sábado 10/12/2016.

| Tribunales

Tribunales

La Guardia Civil descarta que el hotel Son Moll de Mallorca se derrumbara por un embalsamiento de agua en la cubierta

Tres agentes de la Benemérita constatan que no había humedades en el edificio y que los cuerpos de las cuatro víctimas no estaban mojados
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

La Guardia Civil descarta que el hotel Son Moll de Mallorca se derrumbara por un embalsamiento de agua en la cubierta La Guardia Civil descarta que el hotel Son Moll de Mallorca se derrumbara por un embalsamiento de agua en la cubierta

El agente de la Guardia Civil que se encargó de la instrucción de las diligencias que se incoaron tras el derrumbe parcial del hotel Son Moll, de Cala Ratjada, que costó la vida de cuatro operarios, ha descartado durante su declaración ante el juez que la causa del desplome fuera un embalsamiento de agua en la cubierta, teniendo en cuenta que había sumideros y salidas suficientes para que no se acumulara el agua caída el día del accidente y las jornadas precedentes por las fuertes lluvias.

Durante su declaración en calidad de testigo durante el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Palma, en contra de siete personas acusadas del derrumbe producido en diciembre de 2008, el citado agente ha indicado que tras el accidente, tanto el arquitecto superior, como el técnico y el jefe de obra, Juan Bonet, le comunicaron que la causa más probable de la demolición era el embalsamiento de agua, debido a las intensas lluvias, lo que habría provocado el colapso del edificio por el peso acumulado.

Sin embargo, ha señalado que al día siguiente del derrumbe, subió a la cubierta, donde pudo comprobar que era "imposible" que se hubiera acumulado agua en la cubierta, dado que había una pared que daba a un lateral del edificio, donde había agujeros de 49 centímetros de ancho por 12 de alto, de forma que "había salidas para el agua".

Además, ha añadido que tampoco había humedades en las paredes, al tiempo que ha revelado que los cuerpos de los cuatro operarios fallecidos estaban mojados por la lluvia, pero "no empapados".

"DEFICIENCIA EN LA ESTABILIDAD DEL EDIFICIO"

Por otro lado, el citado agente de la Benemérita ha desvelado que durante la conversación que mantuvo con el jefe de Bomberos durante el derrumbe, Santiago Rovira, éste consideró que había una "insuficiencia de apuntalamientos" en el edificio y, por tanto, estimó que había una "deficiencia en su estabilidad".

Así, ha indicado que cuando él llegó al lugar de los hechos, los bomberos ya habían apuntalado parte del hotel para que las labores de desescombro se pudieran llevar a cabo con seguridad. "No se puede determinar por qué se derrumbó, pero el embalsamiento de agua en la cubierta no parece que sea la causa principal", ha insistido.

Por otra parte, ha destacado que el jefe de Obra, Juan Bonet, y toda la dirección facultativa colaboraron "en todo momento con el personal de Inspección de Trabajo y con la Guardia Civil aportando toda la información que se les pidió y sin querer ocultar nada".

En similares términos se ha expresado un agente del grupo de Policía Judicial de la Guardia Civil encargado de fotografiar el lugar tras el derrumbe del hotel Son Moll, quien ha manifestado que "no había una cantidad de agua importante, de manera que las ropas de los fallecidos no estaban mojadas, ni tampoco los escombros".

Además, ha agregado que "en absoluto había ninguna marca de que hubiera habido agua embalsada durante mucho tiempo", por lo que ha descartado que se produjera un 'efecto bañera' que produjera un colapso de los forjados provocando el derrumbe del hotel, teniendo en cuenta que "había un sumidero abierto y suficientes salidas para no acumularse el agua".

"NO HABÍA SEÑALES DE AGUA ACUMULADA"

Otro de los guardias civiles que participó en la inspección ocular del lugar del siniestro y en la realización del informe fotográfico ha reiterado que los agentes "no vieron ninguna mancha, ni había señales de haber habido acumulada agua".

En este sentido, ha considerado que el agua caída en los últimos días "podría haber salido por las aperturas laterales", al tiempo que ha ratificado que los cuerpos de las cuatro víctimas no estaban mojados, ni había agua en los escombros, por lo que, a su juicio, "no parece probable" que el derrumbe se debiera al peso acumulado por agua embalsada.

El juicio comenzó este lunes, cuando cinco de los siete acusados por el derrumbe parcial del hotel Son Moll admitieron los hechos que se les imputan, si bien no compartieron su calificación jurídica, ni las penas que piden por ellos el Ministerio Fiscal y la acusación particular, que suman 22 años y medio entre todos.

Concretamente, les imputan cuatro presuntos delitos de homicidio imprudente, cuatro de lesiones imprudentes y uno contra la seguridad de los trabajadores, lo que se traduce en una petición de cuatro años de prisión para cada uno de ellos.

Así, durante la primera sesión del juicio por los hechos que tuvieron lugar en diciembre de 2008, reconocieron ser autores de los hechos imputados el arquitecto que proyectó la reforma, Arturo Vila; el director de ejecución, José Luis Pujol; los administradores de las constructoras Consestelrich y Rafael Truco, Bartolomé Estelrich y Rafael Sancho Febrer, y el jefe de obra, Juan Bonet.

Por el contrario, la administradora del hotel siniestrado, Rosalía Vidal, y el arquitecto estructurista Bernat Pere Nadal negaron cualquier responsabilidad con el derrumbe de esta infraestructura, que causó cuatro fallecidos y cuatro heridos de consideración.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31