Jueves 04/07/2019.

| Tribunales

Tribunales

La Fiscalía no ve clave el plan de Trapero sobre Puigdemont porque se le va a juzgar por hechos anteriores

La acusación de rebelión, por la que se piden 11 años de cárcel para el mayor, se sustenta en la "inacción" de los Mossos el 20-S y el 1-O

La Fiscalía de la Audiencia Nacional no considera que el plan de los Mossos d'Esquadra para detener al expresidente catalán Carles Puigdemont y los exconsellers revelado por el mayor Josep Lluís Trapero la semana pasada afecte a la causa que se sigue contra éste en la Audiencia Nacional, ya que se le va a juzgar por hechos anteriores, de modo que el presunto delito ya se habría cometido.

Trapero está acusado de rebelión en la Audiencia Nacional y el Ministerio Público pide para él 11 años de cárcel por los hechos ocurridos el 20 de septiembre y el 1 de octubre de 2017. El plan del que habló el mayor en el juicio por el proceso independentista en el Tribunal Supremo se habría diseñado el 25 de octubre, de modo que no le eximiría de los cargos que pesan contra él, según fuentes jurídicas.

En un momento de su prolija y extensa comparecencia en el Supremo el pasado jueves, Trapero desveló, para sorpresa de todos los presentes en la sala, que desde "dos días antes" de la declaración unilateral de independencia (DUI), aprobada el 27 de octubre en el Parlament, los Mossos ya habían previsto un plan por si era necesario detener a todo el Govern.

También afirmó que tras "la declaración ésta" (la DUI), se puso en contacto con el entonces fiscal superior de Cataluña y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para transmitirles la disponibilidad de la policía autonómica para ponerse a sus órdenes.

LA PRIMERA VEZ QUE HABLA DE ESTE PLAN

Esta última idea ya había sido expuesta por la defensa del mayor de los Mossos en escritos dirigidos a la Audiencia Nacional, en el marco de la instrucción de la causa. Sin embargo, nunca había hablado, ni en sus declaraciones ante la juez Carmen Lamela ni en la documentación aportada, de que ya hubiese un plan policial para una supuesta detención de Puigdemont y sus consellers, tal y como han explicado las fuentes consultadas.

En cualquier caso, en la Fiscalía no creen que el presunto plan pueda influir en el juicio contra Trapero, ya que se le acusa, tal y como establece el Ministerio Público en su escrito, de la "inacción y dejación de funciones" en que habrían incurrido los Mossos durante la multitudinaria concentración ante la Consejería de Economía de la Generalitat durante un registro judicial el 20-S y la jornada del referéndum ilegal del 1-O.

No obstante, las citadas fuentes han destacado la importancia que de cara al juicio en la Audiencia Nacional --cuya fecha aún no ha sido fijada--, tendrá la sentencia que se dicte en el Supremo contra los líderes independentistas y cuánta credibilidad se otorgue al testimonio ofrecido por el mayor de los Mossos. Sin olvidar la contradicción en que podrían incurrir ambos procedimientos en sus respectivas sentencias al haber sido separados a finales de 2017 en dos tribunales, estrategia sobre la que la Fiscalía se había opuesto desde el principio.

Por otra parte, en su declaración en el alto tribunal, Trapero confirmó lo que ya habían indicado antes que él los comisarios autonómicos Manel Castellví y Emili Quevedo: que el 28 de septiembre, tres días antes del referéndum, advirtieron a Puigdemont, Oriol Junqueras y Joaquim Forn del riesgo de "desórdenes públicos" el 1-O y les pidieron que desconvocaran la votación, pero que hicieron caso omiso.

Según las fuentes jurídicas consultadas, este hecho sí había sido relatado por Trapero en sus declaraciones en la Audiencia Nacional, si bien no había empleado términos tan "contundentes". Durante la instrucción, Trapero estuvo investigado por dos delitos de sedición y uno de organización criminal; tras su procesamiento, la Fiscalía le acusó de rebelión.

TAMBIÉN VEN OTRAS CONTRADICCIONES

Además, las fuentes han subrayado lo que consideran ciertas contradicciones entre el testimonio del exjefe de los Mossos en el Supremo y las comunicaciones que intercambió con el fiscal superior de Cataluña: ante el tribunal que juzga el 'procés', se escudó en la falta de medios y personal para justificar por qué la policía autonómica no había hecho más el 1-O, si bien los días previos rechazó la coordinación con Policía Nacional y Guardia Civil alegando que disponía de efectivos suficientes.

Además de Trapero, están a la espera de juicio en la Audiencia Nacional los exjefes políticos de los Mossos Pere Soler y César Puig, quienes también están acusados de rebelión y se enfrentan a la misma petición de condena. Para la intendente Teresa Laplana se solicitan cuatro años de cárcel por un delito de sedición. El juicio se espera para después del verano.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Julio 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31