| Tierra EFE Verde

La Información

Tierra

Los animales primitivos tenían una armadura de huesos para respirar mejor

  • Las criaturas primitivas, que no tenían los pulmones tan desarrollados, poseían una capa de huesos que protegían su sangre.
  • El estudio ha sido llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Una tortuga

Muchas de las criaturas primitivas de cuatro patas tenían una 'armadura' de huesos que protegían sus vasos sanguíneos y sus nervios, y les mantenían calientes e hidratados. Ahora, un equipo de paleontólogos de la Universidad de Cambridge ha aportado una nueva función a esta armadura: prevenir que la sangre de estos animales se vuelva ácida, tal y como publica Science, que recoge de un estudio publicado en Proceedungs of the Royal Society B.

Uno de nuestros mayores desafíos es deshacernos del dióxido de carbono. Para ello, lo único que tenemos que hacer es espirar, pero los primeros habitantes de la tierra, muchos de ellos anfibios semiacuáticos, tenían pulmones poco desarrollados. Y a diferencia de nosotros, sus costillas estaban fijas, con lo que la aspiración y la espiración es más complicada. El resultado es que el dióxido de carbono podría fácilmente acumulares en su sangre, provocando una mayor acidez, sobre todo después de perseguir a sus presas o escapar de sus depredadores.

Una 'armadura de hueso', o lo que los investigadores llaman hueso dérmico, podría haber solucionado el problema, algo similar al efecto de la concha de las tortugas. Cuando estos animales pasan mucho tiempo bajo el agua conteniendo la respiración, no consumen el oxígeno necesario para desplazar el dióxido de carbono que se acumula en su sangre. Para compensar, el hueso de su concha filtra iones de calcio y magnesio que se introducen en el torrente sanguíneo, reemplezando los iones de hidrógeno ácido que se han producido.

Así, el equipo de investigadores descubrió que, como regla general, las grandes criaturas que producían una gran cantidad de dióxido de carbono, tenían grandes cantidades de huesos dérmicos. Sin embargo, las criaturas pequeñas, que pueden eliminar rápidamente por su piel el dióxido, no presentan esas cantidades de huesos dérmicos.

Kit Buenos Días

Los animales primitivos tenían una armadura de huesos para respirar mejor Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
Los catalanes son menos independentistas
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España