Jueves 23/11/2017.

| Tierra

Tierra

El interior del reactor de la central nuclear de José Cabrera (Guadalajara) comenzará a desmantelarse en un mes

El interior del reactor de la central nuclear de José Cabrera (más conocida como Zorita) en Guadalajara, comenzará a ser desmantelado en enero de 2012, según ha explicado el director del desmantelamiento de esta planta, Manuel Rodríguez Silva, que ha añadido que la planta atómica más antigua de España (1968) estará "completamente" desmantelada, y su terreno restituido, en 2016, después de un proceso que habrá durado seis años desde que ENRESA asumió la operación de la instalación.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Así, Rodríguez Silva ha señalado que las tareas de desmantelamiento radiológico de la central han empezado esta semana, con los primeros desmontajes de componentes radiológicos, una vez que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) autorizara el pasado 10 de noviembre los nuevos sistemas de ventilación de los edificios de contención y auxiliar.

"El objetivo es restituir la zona hasta volverla a como estaba antes de la instalación. Además, este va a ser el primer desmantelamiento completo de España", ha apuntado, al tiempo que ha añadido que en todo el mundo este proceso se ha realizado en 12 centrales nucleares. A este respecto, ha subrayado que España tiene "buenas condiciones de financiación (ad hoc) e infraestructuras para acometer desmantelamientos" así como experiencia tras el desmantelamiento parcial de la planta de Vandellós I (Tarragona), cuyo interior del reactor comenzará a ser desmantelado en 2025.

En el proceso de borrar el rastro de la planta atómica, se eliminará "todo" excepto la parte eléctrica, porque una vez acabado el proceso, la Empresa Nacional de Residuos S.A. (ENRESA) pedirá al CSN que le retire la licencia de operación para que la titularidad vuelva a su dueño, antiguamente Unión Fenosa, hoy Gas Natural, que "sigue siendo el dueño", por si en el emplazamiento considera la posibilidad de instalar una nueva planta de generación eléctrica.

Antes de llegar a ese momento, habrá que retirar un total de 104.000 toneladas, de las que 100.000 son materiales convencionales, que tras verificar que no tienen ningún ápice de contaminación radiológica, serán tratados como un residuo normal. Asimismo, de las 4.000 toneladas restantes, 4.000 son residuos radiactivos que acabarán en el almacén de residuos radiactivos de baja y media actividad de El Cabril (Córdoba), excepto 40 toneladas que se quedarán en el Almacén Temporal Individualizado (ATI) que se ha acotado en Zorita.

Además, ha explicado que estas 40 toneladas son materiales irradiados que tienen una actividad radiactiva más alta de los niveles estándar para ser trasladados a El Cabril y que se quedarán en el ATI junto a los 12 bidones que albergan las 175 toneladas de combustible gastado de los 38 años en que la planta produjo electricidad a partir de energía nuclear.

4.000 TONELADAS DE MATERIAL CONTAMINADO

Concretamente, el director de desmantelamiento ha indicado que de estas 4.000 toneladas de material radiológico, 400 proceden de la vasija, los internos de la vasija y el resto de los componentes de ésta que, precisamente, es la parte cuya desmantelamiento comenzará en un mes aproximadamente. Dentro de esto se encontrarían las 40 toneladas que se quedarán en el ATI.

Respecto a las cifras, ha manifestado que de las 104.000 toneladas, "solo 6.000" toneladas no son reutilizables, mientras que "todo lo demás" se recicla o reutiliza. El resto de residuos convencionales está compuesto por 94.826 toneladas, de las que 1.431. toneladas son residuos de baja actividad; 2.4070 toneladas, de baja y media actividad, 43 toneladas de baja actividad y las 175 restantes se corresponden con el combustible gastado.

Por otro lado, de las 104.000 toneladas, unas 85.000 son de hormigón, que pasará a ser triturado y a ser separado de los metales y, después a servir para rellenar los huecos de los cimientos de los edificios de la central nuclear, que finalmente será cubierto por tierra. En todo caso, cualquier residuo, convencional, potencialmente convencional o radiactivo, pasa "obligatoriamente" por los pórticos de salida, que verifican cualquier atisbo de contaminación, antes de emprender su camino hacia su punto de destino, bien El Cabril, o un centro de recuperación y/o reciclado, según el material del que se trate.

Con todo, el presupuesto total de todas las fases del desmantelamiento de la planta atómica es de unos 135 millones de euros, a lo que habría que sumar los 35 millones de euros de coste de construcción del ATI y los contenedores para albergar los residuos de alta actividad y combustible gastado -que pueden pesar unas 110 toneladas--. Por tanto, el coste total se acercará a unos 200 millones de euros.

Por último, en lo que se refiere al empleo que generan todas las fases del proceso, ha dicho que el desmantelamiento emplea a un total de 296 personas, de las que el 59 por ciento proceden de la provincia de Guadalajara, y de los que 40 son empleados de ENRESA y 40 de Gas Natural, sobre todo, antiguos operadores de la planta. Igualmente, en la actualidad, un total de 44 empresas externas trabajan en el proceso y 13 son contratistas de ejecución.

De todos ellos, aproximadamente el 40 por ciento de los trabajadores se dedica a vigilar y supervisar la seguridad de todas las actividades y de los trabajadores que, los "mayores riesgos" que afrontan son los convencionales en un proceso industrial (como caídas, cortes, esguinces, etcétera), porque, ha apostillado que "lo más importante" es hacer el proceso con "las mejores" garantías de seguridad para el personal y para el medio ambiente.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30