Jueves 17/08/2017.

Tecno

Los superordenadores se lanzan a la conquista del espacio

Cuando se habla de misiones espaciales todo el mundo imagina astronaves, astronautas o incluso en robots auxiliares. Nadie piensa como primera opción en un superordenador y, si lo hace, cree que se trata de un utensilio de dimensiones exageradas. Pero la conquista del espacio pasa por el desarrollo de este tipo de dispositivos electrónicos: vitales para obtener los cálculos exactos del viaje y con un tamaño similar al de una caja de pizza.

En estos días hemos asistido -sin mucho ruido mediático- a un hecho histórico. El cohete Falcon 9 de Space X ha transportado a la Estación Espacial Internacional (ISS) al primer superordenador que trabajará en el espacio. La experiencia servirá de prueba para observar cómo funciona durante un año (el tiempo que se tardaría en llegar a Marte) en las duras condiciones de espacio exterior.

El protagonista se llama Spaceborne Computer y forma parte de un experimento entre la compañía tecnológica Hewlett Packard Enterprise (HPE) y la NASA. Ocupa una extensión parecida a la de dos cajas de pizza, tiene una potencia computacional de 1 Teraflop y está protegido por un sistema de refrigeración líquida y lleva instalado el sistema operativo Linux.

“Al enviar un superordenador al espacio, HPE está dando el primer paso para, en un futuro, enviar a la ISS otras nuevas tecnologías y sistemas informáticos avanzados, como Computación Impulsada por Memoria, una vez que aprendamos más acerca de cómo reacciona el ordenador en el espacio”, señaló la empresa en un comunicado emitido el día del lanzamiento.

¿Es tan importante?

La respuesta es sí. Comunicarse desde Marte a la Tierra llevaría unos 20 minutos y otros 20 para que las respuestas llegasen de nuevo a los astronautas. Un retraso de este tipo en un territorio tan crítico como es el ‘Planeta Rojo’ imposibilitaría la reacción de los exploradores que dependen del centro de control para recibir órdenes ante la frecuente aparición de peligros potenciales.

La mayoría de los cálculos necesarios para las misiones espaciales se llevan a cabo desde la Tierra. Solo se realizan en el espacio los destinados a explorar la Luna o la órbita terrestre baja (LEO). En ambas situaciones, los astronautas pueden estar en comunicación casi en tiempo real con la base; sin embargo, una vez se traspasan estas distancias se producen mayores latencias en la comunicación. Si el Spaceborne Computer funciona correctamente, no existirá esa dependencia a los cálculos e indicaciones de los científicos de la NASA.

El superordenador se quedará en la ISS durante un año con el fin de verificar si su hardware y software están preparados para aguantar las radiaciones, partículas y energía inestable que hay en el espacio.

De momento solo Elon Musk se ha interesado verdaderamente por viajar a Marte, ya que la NASA confirmó que por ahora no tiene fondos económicos suficientes para emprender nuevas aventuras. No obstante, el experimento servirá para ir desarrollando los elementos necesarios para llegar al ‘Planeta Rojo’.  


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30