Jueves 31/08/2017.

Tecno

Los marcapasos, posibles objetivos de los ciberataques

Ya en 2008 un equipo de investigadores del Centro Arquímedes para la Seguridad de Dispositivos Médicos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) confirmó que los marcapasos pueden ‘hackearse’, poniendo en riesgo la vida del paciente. Y esta vulnerabilidad se extiende también a otros dispositivos, como las bombas de insulina o incluso desfibriladores.

De hecho, según un reciente informe publicado por la compañía de seguridad WhiteScope, se han encontrado más de 8.000 posibles brechas de seguridad en el código de los dispositivos cardíacos más comunes, lo que resulta especialmente preocupante tras el ataque mundial del virus WannaCry, que afectó a decenas de hospitales.

Además, cada vez es más popular implantar dispositivos inalámbricos, lo que supone un mayor riesgo ante el posible ataque de los hackers, pues las conexiones inalámbricas favorecen los asaltos malintencionados. Sin embargo, sólo un 17% de los fabricantes toman medidas de seguridad suficientes para protegerse de ciberataques.

En este sentido, los investigadores de WhiteScope advierten sobre la necesidad de asegurar los datos médicos que transmiten este tipo de dispositivos establecimiento contraseñas de acceso y el cifrado de las bases de datos, pues hasta el momento cuando los marcapasos se conectan con dispositivos de monitorización no es necesario introducir contraseña alguna.


Los marcapasos estadounidenses desprotegidos ante los ciberataque

Más de 465.000 pacientes estadounidenses tendrán que actualizar sus marcapasos debido a un error crítico que podría repercutir gravemente en su salud. Al parecer, varios de estos dispositivos, fabricados por Abbott Laboratories, presentan un fallo del 'firmware' que deja al marcapasos vulnerable ante a posibles 'hackeos'.

La propia empresa sanitaria ha advertido del error en un comunicado abierto a los médicos. "En caso de ataque, un individuo no autorizado podría obtener acceso y emitir órdenes al implante a través de la transmisión de radiofrecuencia", ha destacado el mensaje de la compañía.

Abbott Laboratories ha recomendado a los pacientes que acudan a su clínica habitual para que los médicos pongan el marcapasos en modo copia de seguridad y arreglen la brecha del 'firmware', un proceso que duraría unos tres minutos. La actualización incluye una nueva versión de 'software' interno con cifrado de datos y nuevos parches de seguridad para evitar una intromisión ajena.

En este sentido, la compañía ha advertido que hay pequeñas probabilidades de que la actualización del 'firmware' vaya mal. Entre estos riesgos se encuentran la recarga de la versión defectuosa (un 0,161% de probabilidades), pérdida de los ajustes del marcapasos (0,023%) o pérdida completa de la funcionalidad (0,003%). Para evitarlo, Abbott recomienda realizar la actualización "en una clínica donde el marcapasos temporal y el cambio de generador estén fácilmente disponibles".


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30