Martes 10/10/2017.

| Internet

Internet

Bulo tras bulo: el independentismo catalán gana la campaña en las redes sociales

  • El independentismo desarrolla simultáneamente dos campañas ideológicas: una en las calles y otra en Internet
  • Borrell, Iñaki Gabilondo, Inés Arrimadas o Sáenz de Santamaría han sido víctimas de los bulos en redes sociales
  • Estos días corren como la pólvora por WhatsApp, Twitter y Facebook, acompañados de una realidad distorsionada

El independentismo catalán desarrolla simultáneamente dos campañas ideológicas: una en las calles y otra en la Red. El pasado domingo la manifestación de Barcelona -a favor de la unidad de España- demostró que el poder de convocatoria lo tienen ambos bandos; sin embargo, los secesionistas sí que han logrado posicionar mejor su discurso en Internet. Las redes sociales han servido como vehículo para llegar a miles de usuarios en todo el mundo y el bulo ha sido su herramienta más efectiva.

Medios de comunicación y personajes públicos de todo el mundo han sido víctimas de estas farsas. Los bulos corren como la pólvora por WhatsApp, Twitter y Facebook, debido a que se elaboran cuidadosamente por sus autores con la intención de buscar el like fácil y que su relato vaya acompañado de la realidad distorsionada. Esta lacra existe desde los anales de Internet, pero ha tomado especial protagonismo con el aumento de la tensión en Cataluña.

Josep Borrell, Iñaki Gabilondo, Inés Arrimadas, Soraya Sáenz de Santamaría, Felipe VI… todo aquel que ha intentado desmontar la versión independentista no se ha librado del proceder de los trolls.

Uno de los más perseguidos en los últimos días es Josep Borrell, protagonista en la manifestación de Barcelona. El expresidente del Parlamento Europeo conmocionó con su arenga a los presentes en la Estació de França y su mensaje fue aceptado por todas las fuerzas políticas constitucionalistas. Durante todo el domingo, varias cuentas de Twitter se dedicaron a propagar que estaba imputado por falsear las cuentas de Abengoa. Pero la afirmación es falsa: el juzgado de instrucción número dos de la Audiencia Nacional exculpó del caso a Borrell como miembro del antiguo consejo de administración de la empresa.




Otro de los políticos perseguidos por las campañas de desprestigio ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. De ella se dice que es hija de José Antonio Sáenz de Santamaría, general asturiano de la Guardia Civil en tiempos de Franco y encargado de varios fusilamientos. Sin embargo, los padres de la vicepresidenta son Pedro Sáenz de Santamaría y Petra Antón, ambos naturales de Valladolid. La acusación de facha o franquista es una descalificación para los que no se muestran partidarios de una negociación entre el Gobierno y la Generalitat.




No todo han sido descontextualizaciones y mentiras. Las cuentas fake o falsas también han adquirido relevancia para atribuir mensajes interesados a determinadas celebridades. A Iñaki Gabilondo e Inés Arrimadas, por ejemplo, les han suplantado la identidad en las redes sociales. Al periodista le achacaban el tuit: “Lamento decir que las únicas manifestaciones de violencia verbal y física provienen de las facciones españolas”. Lo mismo le ha ocurrido a la líder de Ciudadanos (C’s) en Cataluña: “Por favor, pedimos asistir a la manifestación sin la bandera pre-constitucional. Delante de periodistas no las saquen. Gracias”. Ninguno de ellos lo había dicho.




Julian Assange también ha participado en la difusión de varios bulos en sintonía con la corriente independentista, aunque es posible que detrás haya algún interés. El hacktivista acusaba al jefe de zona de la Guardia Civil en Cataluña, Ángel Gonzalo, de ser el protagonista de una imagen en la que un oficial besa la bandera española al paso de la manifestación del pasado domingo en Barcelona. No obstante, la foto está tomada de la Prefectura de la Policía Nacional y su protagonista es un policía anónimo. No es la primera vez que Assange comparte este tipo de informaciones distorsionadas.




Pero si hay un elemento habitual en este tipo de campañas de desprestigio son las imágenes con personas portando banderas preconstitucionales. La simbología franquista es el argumento preferido del independentismo catalán para deslegitimar las manifestaciones a favor de la unidad de España. El pasado domingo volvieron a ser reutilizadas fotografías que aparecen cada vez que se celebra un evento de este tipo.

También los hay del otro lado

También existen bulos a ambos lados ideológicos. En la última semana ha aparecido un vídeo en el que se puede ver a Joan Laporta, expresidente del Barça, y a Carles Puigdemont cantando ‘Y viva España’ de Manolo Escobar. Sin embargo, el audio estaba trucado y lo que entonaban ambos símbolos del independentismo era ‘Let it Be’ de The Beatles.




La abuela que fue arrastrada por la Guardia Civil durante el 1-0 tampoco es la amiga de Arnaldo Otegi, como afirmaba algún diario de tirada nacional, sino que se llama Fina y vive en Sant Juliá de Ramis (Girona). 




Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30