Lunes 29/01/2018.

Tecno

La industria del cannabis se reinventa: nuevas formas de consumir marihuana

  • Mediante vaporizadores, pastillas, gotas de tintura absorbidas por la lengua... las nuevas tendencias

El 1 de enero de 2018 entró en vigor la ley que legalizaba el uso recreativo de la marihuana en el estado de California. Y con la legalización han llegado las nuevas formas de consumo del cannabis que ya no se reducen a liarse un porro, una práctica que está siendo sustituida por la inhalación mediante vaporizadores y cigarrillos electrónicos. No son las únicas: hay formas de comerla, beberla, chuparla en pastillas, mediante chicles, con gotas de tintura que son absorbidas por la lengua...

La regulación del cannabis en distintos estados americanos está reinventando la industria, que ha encontrado en la planta una nueva forma de negocio. Cada vez son más las empresas que desarrollan nuevos inventos gracias a la tecnología, ganando sumas de dinero multimillonarias. El uso medicinal del cannabis es legal en 29 estados, mientras que su uso recreativo lo es en ocho, además de Washington DC, pese a que la droga sigue siendo ilegal de acuerdo con la ley federal

Esta nueva legislación ha impulsado el crecimiento de la industria legal del cannabis, que ha superado todas las expectativas de quienes impulsaron los negocios. Y es que se calcula que los clientes del país se gastarán más de 10.000 millones de dólares en marihuana legal en 2018 y casi 23.000 millones para 2021, según la compañía cannábica de investigación e inversiones The Arcview Group.

"Sin duda es una oportunidad para el cannabis, hay miles de nuevas combinaciones posibles y un abanico de problemas que se pueden tratar con su consumo", reconoce Troy Dayton, director ejecutivo de ArcView. Dayton se refiere a los supuestos beneficios que tendría el cannabis para tratar problemas como la ansiedad, el insomnio o el dolor.

Según la nueva industria, el crecimiento se explica por estas nuevas formas de consumo, que están sustituyendo la tradicional de papel, tabaco y marihuana. El porro hecho a mano está en desuso y los nuevos métodos están libres de humo, lo que habría disparado su consumo. La industria pretende, además, acabar con el lastre de droga que promueve la holgazanería para transformarla en una planta que ofrece bienestar.

Eaze es un ejemplo de esta nueva industria. El 85% de las ventas de la compañía estaban representadas por la flor de la marihuana, el brote verde que se utiliza para fumarla con papel de liar. Sin embargo, ahora solo representan un tercio del negocio, como consecuencia directa de las nuevas tendencias californianas.

Para muestra un botón. Los cartuchos para vaporizar superaron en ventas las de la flor durante el 2017. Lo mismo pasó con los los cigarrillos electrónicos, que utilizan un aparato para calentar un aceite infundido con cannabis. El cannabis vaporizado, que no quema material orgánico, se considera más seguro que el fumado, tal como la nicotina vaporizada es considerada menos dañina que los cigarrillos. Estos cartuchos, además, pueden incluir sabores y mezclas de distintos compuestos de cannabis para producir efectos más fuertes o más sutiles.

Eaze, que ahora además de marihuana medicinal también vende recreativa, ha reconocido que gracias a los vaporizadores las ventas aumentaron un 300% el año pasado. Para finales de 2017, la empresa hacía más de 120.000 pedidos al mes. Y todo ello con multitudinarias campañas publicitarias donde presentan la planta como la mejor forma de acabar con patologías como la ansiedad o el insomnio. Según Jim Patterson, CEO de Eaze, la estrategia funciona y los pedidos se han triplicado durante el mes de enero.

Cowen, una compañía de servicios financieros que estudia los mercados del alcohol y el cannabis, considera que hay un cambio en la percepción social de la marihuana, que podría convertirse en una tendencia cultural a largo plazo. Esta percepción ha mejorado notablemente durante los últimos diez años, de forma que incluso representa una amenaza para la industria del alcohol, que se ve directamente perjudicada.

Según sondeos de la compañía, el número de personas de entre 18 y 25 años que dijeron consumir alcohol durante el año anterior disminuyó, mientras que en el caso de quienes consumieron cannabis aumentó. La percepción del riesgo ha cambiado en los jóvenes, que consideran que el alcohol es más perjudicial que el cannabis, cuando antes la percepción era la contraria.

No obstante, en Estados Unidos el cannabis está ganando aceptación en todos los grupos sociales, étnicos y de edad, incluso entre la generación baby boomer, aquella que nació después de la Segunda Guerra Mundial hasta 1964. Aun así, los jóvenes de entre 18 y 25 años están a la vanguardia.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Mayo 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31