Martes 29/08/2017.

Tecno

Los humanos que llegarán a los 150 años ya han nacido: qué problemas afrontarán

  • Nadie habla de las consecuencias sociales y económicas de prolongar la vida
  • En cinco años aparecerán las primeras 'tiendas de repuestos' para el ser humano
  • ¿Quién tendrá acceso a los tratamientos? ¿Será una selección según el nivel socioeconómico?

Controlar el envejecimiento es posible. Los expertos aseguran que las personas que llegarán a los 150 años ya han nacido, debido a los avances que se han producido en el campo de la prolongación de la vida. Sin embargo, poco se habla de las consecuencias sociales y económicas de tal logro, además de las condiciones mentales a las que se llegarían a esa edad.

La tecnología hace soñar al ser humano hasta límites insospechables. Los progresos en inteligencia artificial anuncian la inminente llegada de la IV Revolución Industrial o Industria 4.0 en la que las máquinas tendrán suficiente autonomía para trabajar por sí mismas. Pero no es la única era que se está fraguando: científicos y asociaciones trabajan en la ingeniería de tejidos orgánicos y el desarrollo de células madres con el objetivo de extender la vida de las personas. Y estos proyectos están comenzando a dar sus frutos.

Es el caso de la Mathuselah Fundation (Fundación Matusalen) que ofrece suculentas cantidades de dinero a los investigadores dedicados a la medicina regenerativa. “Para el año 2030, los 'niños' de 90 años estarán igual de sanos que los de 50 hoy en día”, manifiestan en su página web.

La institución sin ánimo de lucro, que lleva operando desde 2003 en Estados Unidos, ha dado a luz a Organovo, una empresa de impresión 3D capaz de construir -afirman- tejidos vivos con una precisión que el cuerpo los tolera como nativos. A finales de 2016, la compañía informó que tendrá listas las piezas implantables de hígado en un plazo máximo de cinco años. Se convertirá en una de las primeras 'tiendas de repuestos' para el ser humano.

El biofísico norteamericano Gregory Stock explica que esta evolución se está consiguiendo a través de los avances con las células madre o los recrecimientos de colágeno y no con órganos artificiales, como se pensaba hace décadas y que tienen una existencia limitada. Incluso a principios de 2017 se demostró que es posible corregir las mutaciones del genoma humano gracias a las células madre.

El envejecimiento -más que un destino insalvable- pasará a la categoría de enfermedad curable, pero, ¿qué consecuencias tendrá la prolongación de la esperanza de vida en la sociedad global?

¿Quién paga las pensiones?

Los más apocalípticos afirman que, aun instaurando restricciones de fertilidad estrictas o registrando una mortalidad masiva catastrófica, no se lograría un cambio lo suficientemente grande como para resolver los problemas de sostenibilidad global.

“La población mundial ha crecido tan rápidamente en el último siglo que, aproximadamente, el 14 por ciento de todos los seres humanos que han existido están vivos hoy en día, lo que supone una estadística preocupante”, reza un estudio elaborado por el Instituto de Medio Ambiente de Adelaida (Australia). Según el profesor Corey Bradshaw, uno de los firmantes del documento, las más de 7.500.000.000 personas que habitan el planeta no pueden ser alimentadas con la producción actual. A lo que habría que sumarle la reducción de las muertes -primero en los países occidentales- casi a la mitad.

No obstante, hay otras voces que se centran en complicaciones más tangibles como la salud mental o la sostenibilidad de los sistemas de pensiones. Dificultades que ya son una incógnita para los gobernantes y se multiplicarían con el aumento de siglo y medio en la vida de sus compatriotas.

José Carlos Antoranz, profesor e investigador de Física Médica en la UNED, expresaba en una entrevista de radio que el problema no es llegar a los 150 años, sino el estado de salud en el que se llega. “Desde los 67 vamos nuestras cualidades mentales van decreciendo y necesitamos que alguien nos cuide”, subrayaba.

En España fallecieron 12.775 personas a causa del alzheimer en 2016. Esta enfermedad neurodegenerativa deteriora gravemente la memoria inmediata y genera trastornos de conducta a medida que atrofia las diferentes zonas del cerebro. Todavía no se ha encontrado cura. Solo algún retroceso de la afección muy lejos de salir antes de 2023, fecha en la que se comenzarán a comercializar los órganos de Organovo.

La Fundación Matusalen también compara a “los niños de 90 años” con “los 50 de hoy en día”. Es decir, a unos años de la jubilación. De ser así, el sistema de pensiones debería cambiarse por completo en España. El actual método de subsidio a personas mayores de 65 años pasa por una crisis de identidad, debido a que la población activa cada vez es más longeva. Sin embargo, los médicos afirman que las cualidades mentales del ser humano disminuyen desde los 67. Más impuestos a los trabajadores o eliminar el derecho a la pensión serían dos de las posibles soluciones y no gustarían a los perjudicados.

¿Quién tendrá acceso a los tratamientos de longevidad? ¿Será una selección según el nivel económico? ¿Habrá distintos grupos sociales con distintas longevidades? Son tres preguntas que comenzarán a efectuarse en el momento que se produzca un cambio tan radical de la sociedad.  

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30