Lunes 05/11/2018.

| Sucesos

Desapareció en enero de 2004

Sucesos

Ana María Martos pudo ser asesinada al querer recuperar un donativo a una secta

  • Los investigadores sospechan que una mujer, relacionada con el detenido, sería la clave.
  • Su madre, Conchi Nieto, ya denunció en su día que alguién se había quedado la casa de su hija.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Ana María Martos Nieto en una foto familiar

Ana María Martos Nieto sólo tenía 32 años cuando desapareció el 18 de enero de 2004, en Sant Feliú de Llobregat (Barcelona), una localidad que entonces contaba con unos 40.000 vecinos.

Tras el hallazgo de sus restos en un bidón enterrado bajo toneladas de tierra, en Lloret del Mar, sólo queda lamentar su pérdida, y todo el tiempo que sus padres y familiares han estado sufriendo por no saber si había desaparecido de forma voluntaria o forzosa.

En el dispositivo de búsqueda de sus restos, que resultó exitoso, el juzgado número 3 de Blanes ordenó la detención de José María Tarragüell, que vive en una casa de su propiedad situada enfrente del terreno donde se había enterrado el cadáver.

Según informa el Punt Avui, aunque Tarragüell está detenido no se le culpa de la autoría directa del crimen, ya que los investigadores creen que la culpable directa del asesinato -probablemente por apuñalamiento- es una mujer con la que Tarragüell tenía una relación, y que sería líder de una secta en cuyas redes se habría visto envuelta la víctima, que les llegó a hacer una donación. 

Ana, una mujer morena, con unos bonitos ojos oscuros y una melena morena ondulada, pudo haber sido asesinada cuando quiso reclamar el donativo que había hecho a la secta, al sentirse estafada. 

Ahora sólo queda confirmar de manera definitiva la identidad de los restos hallados, buscar pistas en algunos elementos conservados gracias al hormigón, como la ropa, y dar con los culpables de tan execrable crimen.

En medio de una depresión

Según ha contado siempre su madre, Ana María desapareció justo cuando atravesaba una depresión después de su separación matrimonial. La joven le había dicho a su madre, Conchi Nieto Gálvez, que necesitaba desconectar un tiempo y que ya la llamaría.

Pero Ana tenía la costumbre de ir a comer de vez en cuando en casa de la madre, y a partir de ese momento no se presentó más a esa cita periódica. Cuando hubo pasado un mes, la mujer denunció la desaparición.

En un primer momento la Policía no se preocupó en exceso por lo que contaba la madre de Ana María, ya que le había dicho que quería descansar un poco, y era una persona adulta. Pero más adelante, Conchi Nieto señaló a los investigadores que su hija tomaba medicación, y ese fue un factor fundamental para acelerar las pesquisas. Resulto inútil durante nueve años.

Su madre relató que había pasado a menudo por delante de la casa de su hija y que siempre estaba cerrada. Pero un día fue testigo de que estaban haciendo obras, preguntó y le comentaron que su hija ya no vivía allí. Además no le quisieron abrir la puerta. 

A Conchi aquello le extrañó mucho: ¿quién había comprado la vivienda de su hija? ¿Donde se había ido a vivir a su hija? ¿Dónde estaban sus cosas y como había hecho la mudanza? Los investigadores confían en poder dar respuesta a estas preguntas de una vez por todas.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Septiembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30