Domingo 04/12/2016.

| Sanidad

Sanidad

Una mayor producción de estrógenos en la mama puede conferir un mayor riesgo de cáncer de lo que se pensaba

Investigadores de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) han descubierto, en ratones, que un nivel alto de aromatasa en el tejido mamario es más peligroso que el exceso de producción de los receptores de estrógeno. Este hallazgo, publicado en el ejemplar más reciente de 'Cancer Research', puede afectar a las estrategias de prevención del cáncer de mama.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Este estudio podría explicar por qué algunas mujeres que producen de manera natural un exceso de aromatasa en los senos tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Los resultados de la presente investigación, llevada a cabo con animales, sugieren que este exceso de aromatasa puede ser la razón, según los investigadores del Georgetown Lombardi Comprehensive Cancer Center -perteneciente a la Universidad de Georgetown.

En el estudio en ratones, la sobreproducción de aromatasa (que convierte la testosterona en estrógenos) en el tejido mamario posee más implicación en el desarrollo del cáncer de mama que el exceso de producción de los receptores de estrógeno, que utilizan las hormonas para activar las células mamarias. Además, los investigadores observaron que los ratones con exceso de aromatasa también poseían más receptores de estrógeno en las células del pecho.

Mientras que las actuales terapias contra el cáncer de mama tienen como objetivo ambos procesos - tanto la inhibición de la aromatasa como la inactivación de los receptores de estrógeno- los investigadores afirman que este estudio sugiere que los inhibidores de la aromatasa pueden llegar a ser una opción más potente a la hora de prevenir el cáncer en las mujeres postmenopáusicas. El tamoxifeno y otros fármacos, que bloquean los receptores de estrógeno, han sido utilizados para prevenir el cáncer de mama y evitar su recurrencia, mientras que los inhibidores de la aromatasa han sido utilizados hasta ahora solo como protector.

"Sabemos que el estrógeno es el combustible que la mayoría de los tumores de mama utilizan para su crecimiento, y este estudio muestra que la producción de más estrógeno en el pecho, justo al lado de las células que pueden utilizar esta hormona como combustible, parece ser un desencadenante clave del cáncer de mama temprano ", dice la investigadora principal del estudio, la doctora Priscilla Furth, profesora de oncología y medicina en Georgetown Lombardi.

El estudio también llegó a otra conclusión importante, afirma el doctor Edgar Díaz-Cruz, investigador en el laboratorio de Furth y coautor del estudio. "Nuestros resultados parecen ayudar a aclarar una antigua controversia acerca de si son los estrógenos sistémicos, o los estrógeno producidos en el seno, los que representan un mayor riesgo en el cáncer de mama", dice Díaz-Cruz, y añade que "con nuestros modelos de animales, hemos demostrado que la producción local de estrógenos en el tejido mamario es lo suficientemente potente para estimular el desarrollo del cáncer de mama, sin requerir de estrógeno ováricos o de estrógenos producidos a partir de tejido graso, como se había planteado en el pasado ".

El estudio se propuso alcanzar dos objetivos: por un lado, aclarar qué es más potente en el desarrollo del cáncer de mama, si la producción de estrógeno o la producción de receptores de estrógeno en la mama; y, por otro lado, ??encontrar más respuestas a la controversia aludida por Díaz-Cruz.

Para abordar estas cuestiones, los investigadores desarrollaron un primer modelo condicional en ratones sobre la producción de aromatasa en el tejido mamario. Para ello, insertaron un gen en los ratones que expresaba aromatasa humana en el tejido mamario de los animales, un gen que los investigadores podían activar o desactivar.

Los investigadores compararon este modelo con otro que habían desarrollado hace varios años, en que otro gen productor de los receptores de estrógeno también podía ser encendido y apagado. Mientras que el estudio demostró que ambos modelos influyeron en las primeras etapas de la formación de tumores, la sobre-expresión de la aromatasa influyó tanto en la formación como en el desarrollo total del cáncer.

Los investigadores también encontraron, para su sorpresa, que un exceso de aromatasa en los ratones también produce más receptores de estrógeno. "El aumento de la aromatasa produce más estrógeno y más receptores de esta hormona ", explica Díaz-Cruz, "esto representa, obviamente, un riesgo mayor para el desarrollo del cáncer de mama".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2016
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31