Martes 06/06/2017.

Según la Asociación Española de Pediatría

Salud

El 15% de los niños mayores de 5 años moja la cama por las noches

  • Si uno de los padres ha sufrido este trastorno, el riesgo en sus hijos aumenta entre un 30% y un 40%.
  • Las probabilidades de tener este trastorno son mayores en gemelos homocigóticos cuando uno de ellos lo presenta.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El 10% de los niños ronca por la noche y hasta el 15% de los mayores de 5 años padece enuresis nocturna

El 10% de los niños ronca por la noche y hasta el 15% de los mayores de 5 años padece enuresis nocturna, es decir, mojan la cama por la noche, según han avisado diversos expertos con motivo de la celebración del Congreso Extraordinario de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

En concreto, se dice que un niño es roncador cuando lo hace más de la mitad de los días sin que esté resfriado, siendo entre el año y los 4 años la etapa en la que los ronquidos son mayores. En este sentido, el doctor del Centro de Salud de Montequinto de Sevilla, Ignacio Cruz, ha recomendado a los padres vigilar los ronquidos porque pueden venir acompañados de apneas.

De hecho, prosigue, el aumento de la obesidad infantil ha traído consigo un incremento en el número de niños con apnea, lo que les provoca cansancio y bajo rendimiento escolar. Asimismo, el experto ha advertido de que también pueden tener consecuencias cardiovasculares debido a que durante el sueño se puede producir un aumento de la presión arterial como consecuencia de la "lucha" que tienen cada noche estos pacientes para respirar.

Ante esto, Cruz ha informado de que el tratamiento del síndrome de apnea obstructiva del sueño infantil es quirúrgico y consiste en quitar las vegetaciones y las amígdalas que obstruyen la vía respiratoria. No obstante, en algunos casos, como en los niños obesos, se suele investigar en otros tratamientos aunque, tal y como ha reconocido el experto, su efectividad no está aún "bien definida".

"Los pediatras debemos preguntar por el sueño, porque ocupa muchas horas de vida de un niño y no dormir bien tiene muchas consecuencias en la salud de un niño. Muchas veces lo que pasa durante el día es reflejo de lo que ha ocurrido por la noche. Además, cada año disminuye en unos minutos el tiempo que los niños duermen, sobre todo a partir de los 10 y 12 años", ha apostillado.

Enuresis, un trastorno hereditario

Por otra parte, el doctor del Hospital Clínic de Barcelona, Xavi Pastor, ha informado de que cuando uno de los progenitores ha tenido un antecedente de enuresis nocturna, el riesgo en sus hijos aumenta entre un 30 por ciento y un 40 por ciento; una cifra que llega hasta el 80 por ciento cuando son los dos padres quienes lo han padecido. Además, las probabilidades de tener este trastorno son mayores en gemelos homocigóticos cuando uno de ellos lo presenta.

"Es un trastorno en el desarrollo madurativo del niños. Aunque es una enfermedad que muchas veces se lleva en secreto, un pediatra que atiende a 1.000 niños tiene a unos 50 en esa situación. Por ello, es responsabilidad de los pediatras ayudar a que el problema aflore, que no quede escondido, porque con la motivación y el tratamiento adecuado, lo normal es que un niño, cuyo pediatra efectúa el diagnóstico a partir de los 5 años, cumpla los 6 años con el problema resuelto en la mayoría de los casos", ha recalcado.

En este sentido, el especialista ha explicado que los estudios existentes, basados en evidencias científicas, indican que unas normas básicas, junto a la medicación, es la combinación "más efectiva" para lograr el éxito y mejorar la calidad de vida de los niños, su propia autoestima y sus relaciones con los demás.

Ahora bien, para trabajar la motivación es necesario que se trate este problema con "normalidad" y sin "culpabilizar" al niño ni a la familia, y, según ha asegurado el experto, corresponsabilizar al menor de su higiene y de la adquisición de este hábito.

Para ello, el experto ha abogado por usar un registro de las noches secas y las noches húmedas, así como seguir unas normas higiénicas antes de irse a dormir como, por ejemplo, no tomar muchos líquidos a partir de una cierta hora.

Igualmente, ha aconsejado que el menor participe en el cambio de ropa cuando se produzca el escape, pero "nunca" haciéndolo como si fuera un castigo. "Una opción pueden ser las alarmas sonoras a los escapes de orina, que entrenan al niño a despertarse. Otra, es la administración de desmopresina para disminuir el volumen de orina nocturno. Ahora bien, la relación existente con los trastornos menores del sueño alcanzan el 20 por ciento de los casos", ha zanjado.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Junio 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30