Jueves 21/09/2017.

Salud

¿Qué dice el color de la caca sobre el estado del bebé?

  • Los tonos de marrones, verdes, amarillos y naranjas, no son en sí mismos motivos de preocupación, y se corresponden a cacas normales

Las deposiciones de los niños suelen ser una consulta muy frecuente en pediatría que genera mucha alarma entre los padres. El color de las cacas, como su frecuencia o la presencia de estreñimiento motivan reiteradas dudas en las consultas y en los servicios de urgencia.

De hecho, las preguntas sobre cacas y el color de las mismas, son una de las más recurrentes en Mamicenter, una Startup de salud infantil en la que los pediatras resuelven online todas las dudas que puedan surgir sobre la salud de los niños. Muchas madres preguntan por el asunto y más gente aún lo busca en Google. La "caca verde" es la más buscada, siendo uno de los temas más populares en Google Trends. La "caca negra" ocupa el segundo lugar. 

Según nos explica Andrea Masía, responsable de pediatría de Mamicenter, las deposiciones  cambian muchísimo según la edad. En el caso de los bebés tendrán su primera deposición de un color negro verdoso, como alquitrán, que realizarán si todo va bien en el hospital. A partir de ahí las deposiciones variarán si los bebés se alimentan de lactancia materna o de lactancia artificial o si mezclan ambas.

Aunque el bebé haya nacido, su desarrollo no se ha completado y por lo tanto su aparato digestivo tampoco está totalmente maduro. Esto ocasiona muchos cambios en los colores de las deposiciones y en su frecuencia. Básicamente los colores normales son los del otoño por lo que podemos pasearnos por toda la gama de marrones, verdes, amarillos y naranjas, si bien con más frecuencia la caca de los bebés suele ser de un color amarillo mostaza y con grumos. 

Los bebés pueden estar días sin movilizar el intestino y podemos observar que durante el día se ponen rojos y arquean sus piernas sobre el abdomen como haciendo fuerza. En estas situaciones  se ponen bastante rojos y lloran. Esto nos puede hacer pensar que les cuesta hacer caca, pero luego observamos que la materia es blanda y líquida como siempre. Esto es un fenómeno llamado disquecia del lactante y aunque parece algo grave no lo es absoluto. 

Es un hecho totalmente normal y frecuente y se debe a la propia inmadurez del bebé. Ellos hacen fuerza pero el esfínter anal no se abre. Una vez que lo hace, vacían la ampolla rectal y ya se alivian. Es transitorio y no necesitan ningún tratamiento; ni laxantes, ni infusiones ni supositorios. Mejora solo, como la inmensa mayoría de cosas que le pasan a los bebés.

Una vez pasamos la etapa de lactancia exclusiva y se comienza a introducir la alimentación complementaria, lo que sucede alrededor de los seis meses las deposiciones también cambiarán tanto en frecuencia como en color, será algo normal y no requiere más preocupación.

En resumen: los tonos de marrones, verdes, amarillos y naranjas no son en sí mismos motivos de preocupación, y se corresponden a cacas normales. Siempre tendremos que consultar frente a la aparición de sangre en las heces, aunque la inmensa mayoría de veces se deben a procesos banales  Por otra parte, la presencia de unas deposiciones totalmente blancas, como masilla o negras como alquitrán, son siempre motivo de consulta lo antes posible.




Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Diciembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31