Jueves 08/03/2018.

Salud

La otra cara de Instagram: el escenario ideal para luchar contra la anorexia y la bulimia

  •  “Creo que mi experiencia superando la anorexia y bulimia ayuda a muchas personas a saber que no están solos en un mundo donde hablar de estas cosas es tabú", relata Lauren Tracht a teinteresa.es
  • “La publicidad te dice que si tienes sobrepeso no puedes usar tops, o que no puedes usar mini falda, y yo motivo a mis seguidores a mandar todo eso al carajo y liberarse, rebelarse, empoderarse”, defiende Regina Schedit

Las Redes Sociales suelen ser el escaparate perfecto para vender una vida de lujo, éxitos y grandes placeres. Concretamente, Instagram está siendo explotada por los Influencers para compartir sus viajes, opulentas comidas y, en general, una vida de dioses que despierta la envidia del resto, vulgares mortales. Sin embargo, entre tanto postureo, cuentas más modestas amenazan con acabar con este status quo en pos de la naturalidad.

Lauren Tracht, @lauren_coachbienestar, es una superviviente de la Anorexia y la Bulimia y ha hecho de Instagram su medio para ayudar a los demás. Tenía 13 años y apenas pesaba 40 kilos, pero tras dos años conviviendo con este trastorno alimenticio logró superarlo y hoy esa historia de superación la siguen diariamente más de 26.000 personas.

Su particular batalla va dirigida contra todos aquellos pensamientos tóxicos que monopolizaban su mente. “Pensaba que no valía nada porque estaba gorda, que era un fracaso si no hacía 'x' horas de ejercicio al día o si no comía lo mínimo posible, mi salud no importaba porque estar delgada era lo más importante”, confiesa Lauren a teinteresa.es.  


Hace 10 años, tuve anorexia y bulimia. Mi autoestima se basaba en CONTROLAR lo que comía y adelgazar. Ese 'control' era mi droga - me hacía sentir realizada, empoderada, valiosa, CAPAZ. Me obsesionaba con que sólo sería feliz teniendo un 'buen cuerpo', lo cual me llevó a dejar de relacionarme con amigos y familiares, a crear miles de excusas y tapaderas para evitar comer y para irme al gimnasio a quemar calorías. Mis decisiones me dejaron en los huesos, casi llevándome a la muerte. Mis padres me obligaron a recuperarme, me amenazaban con ingresarme. Yo intentaba poner de mi parte sólo para que los demás me dejaran en paz. • Ahora me pregunto, ¿CÓMO conseguí recuperarme? Recuerdo una conversación que tuve conmigo misma: 'Tu vida es un infierno, admítelo. Vivir obligada a contar calorías, calcular las calorías a quemar haciendo ejercicio, pasar hambre, atracarte, vomitar, odiarte... es un puto infierno. Y tu te quejas, dices que es demasiado difícil cambiar, te da miedo ganar peso y 'perder el control'. Pero abrete los ojos. Lo único que estás controlando es tu propia MUERTE. Coño si quieres salir de este puto infierno, HAZLO. ¿Tanta fuerza de voluntad tienes para adelgazar? *Conviértelo en FUERZA DE VOLUNTAD PARA VIVIR*. ¿Tanto te gusta controlar tu vida? ¡Pues controla que SIGAS con vida! ¡Controla tus pensamientos negativos y usa tu fuerza de voluntad para CAMBIARLOS! ¡Aprende a usar el control para bien y asegúrate de VIVIR!' • Mi recuperación fue posible por APRENDER A USAR EL CONTROL PARA BIEN. No me recuperé por ganar peso, sino por CAMBIAR DE MENTALIDAD. Me recuperé porque decidí rechazar el 'no puedo, es demasiado difícil' y acepté el 'no puedo rendirme ni dejarme morir'. Me recuperé porque decidí convertir mi control negativo en fuerza de voluntad para salir adelante. Así que ¿quieres recuperarte? Usa tu fuerza de voluntad para SALVARTE la vida, no para perderla. Usa tu fuerza de voluntad para pedir ayuda, vete a un buen nutricionista y psicólogo. Usa tu fuerza de voluntad para cambiar tu mentalidad. Usa tu fuerza de voluntad para empezar a quererte y empezar a querer VIVIR. ¡Aprovecha tu fuerza de voluntad, y LUCHA, LUCHA hasta ganar la batalla! 💜

Una publicación compartida de Lauren Tracht (@lauren_coachbienestar) el


Salir del pozo que supone la anorexia y la bulimia no es tarea fácil y encontrar la forma de ayudar a quien la sufre puede resultar vital.  “Deseaba poder hablar con alguien que me entendiera, que hubiera pasado por lo mismo. Sentía que nadie me entendía, que los profesionales no comprendían el infierno que estaba viviendo. Sentía que todo el mundo estaba intentando decirme qué hacer como si fuera súper fácil y no entendían que para mí era lo más difícil del mundo”, explica Lauren, quien encuentra en su propia experiencia la clave para ayudar a otras personas en su situación.

“Sé que si hubiera podido hablar con alguien que hubiera pasado por lo mismo me habría sentido comprendida, aliviada y apoyada”, cuenta la superviviente, tomando ahora ella el rol que reclamaba y no encontró en su recuperación. “Creo que mi experiencia superando la anorexia y bulimia ayuda a muchas personas a saber que no están solos en un mundo donde hablar de estas cosas es muy tabú. Creo que cuando los demás ven que he podido superarlo, tienen más esperanza y fe en que podrán superarlo también”, revela Lauren.



Irene Alcamí, psicóloga especialista en Trastornos alimenticios, esclarece para teinteresa.es que “existen muchas terapias efectivas para tratar los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Como profesional en formación sobre este trastorno, he optado por la intervención familiar sistémica de la enfermedad. Esta corriente considera que la enfermedad no es solo de la paciente en sí, sino de la familia al completo”. En este sentido, Lauren destaca la importancia del apoyo familiar, pues “es fundamental que la familia entienda que un trastorno de alimentación no es una tontería ni ninguna moda, hay que tomarlo muy en serio y apoyar a la persona afectada siempre con amor y positivismo. Y es súper importante que los familiares entiendan que criticar al individuo (lo que come, su cuerpo) sólo empeorará el asunto, porque la persona afectada lo tomará como un ataque”.

La psicóloga también destaca que “los síntomas que se ven son físicos pero son los problemas psicológicos los que desbordan  a la persona. En general, los trastornos de alimentación son descritos como un iceberg donde la punta (lo que se ve) son los síntomas físicos. Sin embargo, todo lo que hay debajo es inseguridad, temores, baja autoestima… todo esto genera mucha ansiedad que se ve saciada vomitando, haciendo excesivo ejercicio u adelgazando”.

Recuperar esa seguridad para Lauren se traduce en publicaciones en Instagram donde no esconde su cuerpo y donde luce curvas, sobre todo la de su sonrisa. “Durante muchos años jamás subía fotos 'con poca ropa' porque temía que los demás pensaran que estaba gorda y que me rechazaran. Soñaba con el día en el que tuviera un 'cuerpo perfecto' para estar orgullosa y poder subir fotos así. Y un día me di cuenta de que no era cuestión de esperar sino de superar el miedo a lo que pudieran pensar los demás de mí. Así que quiero ser un ejemplo para todas las personas que están en esa situación, y quiero que todo el mundo sepa que se merece poder subir lo que quiera, sea como sea su cuerpo. Además, posar en ropa interior es parte de mi mensaje de superación del odio y rechazo que tenía hacía mi cuerpo. Sentía que no 'me merecía' hacerme fotos 'más atrevidas' porque 'estaba gorda' o 'daba asco'. Así que quiero demostrar que es posible pasar de odiar y rechazar a tu cuerpo a adorarlo”.


No se habla de la *realidad* de la anorexia y bulimia. De la obsesión con el control. De cómo el perfeccionismo y autoexigencia pueden arruinar el autoestima. No se habla del 'soy un fracaso, nunca hago nada lo suficientemente bien y jamás puedo tener éxito'. No se habla de cómo controlar una necesidad vital - comer - por fin le hace a uno sentir capaz de hacer algo con éxito. No se habla de cómo verse adelgazar a base de controlar lo que uno come produce placer y una sensación de logro. No se habla de cómo es una de las drogas MÁS adictivas. No se habla de que se convierte en un 'estilo de vida enfermizo' y no simplemente una 'operación bikini'. No se habla de cómo se meten cepillos de dietes, peines y bolígrafos en la garganta para provocar el vómito. No se habla de todos los laxantes y bebidas energéticas ingeridos. No se habla de todas las excusas para evitar comer - 'ya he comido', 'ese alimento me da alergia'. No se habla de cómo las personas afectadas piensan que hacen 'bien' compartiendo trucos para adelgazar, fotos de personas esqueléticas y frases 'motivadoras' de 'estás gorda, deja de comer cerda'. • De lo que tampoco se habla de la anorexia y bulimia es que ES POSIBLE RECUPERARSE. De que siempre que se trabaje los causantes del bajo autoestima como el perfeccionismo y problemas familiares, uno puede RECUPERARSE. No se habla de la importancia de ir al psicólogo y al nutricionista, y de aprender a gestionar sus emociones y de tener hábitos alimenticios saludables. De como esos profesionales salvan vidas. De cómo es *vital* que las familias y amigos apoyen y fomenten el autoestima de las personas afectadas diciéndoles que son maravillosas y talentosas, evitando comentar acerca de sus cuerpos y su alimentación. No se habla de que pueden vivir vidas normales SIN obsesiones y ser FELICES. Así que yo hablaré de esa lucha que tanto cuesta, y también hablaré de CÓMO ES POSIBLE RECUPERARSE. Si TU quieres cambiar, actúa, busca ayuda profesional, encuentra un buen psicólogo y nutricionista, y que sepas QUE ES POSIBLE RECUPERARSE. Así que da un paso adelante, y empieza tu camino hacia una vida FELIZ. Busca tu camino, busca tu cura. Yo te apoyaré siempre 💜

Una publicación compartida de Lauren Tracht (@lauren_coachbienestar) el


Regina Schedit, @bodypositivityqueen, también tiene una historia de superación a sus espaldas e Instagram para ella es un vehículo hacia su total recuperación. “Todo empezó cuando yo tenía dieciséis años, mis padres se habían divorciado y, justo antes de irme a un campamento de verano, sufrí un abuso sexual. Nunca se lo dije a nadie y  me fui al campamento y ahí comenzó mi obsesión por vomitar. Todo lo que comía (aunque fuese una piruleta) tenía que salir de alguna forma, y encontré mi escape en la bulimia”, relata a teinteresa.es.

“No fue hasta los veinte años cuando decidí ponerle un alto a este desorden tan espantoso, es un infierno vivir odiando tu cuerpo. Todas las noches lloraba, tuve intentos de suicidio, me cortaba en las muñecas y en las piernas, todo por tanto odio y repulsión que sentía hacia mí”, confiesa Regina, quien admite que para ella “no está del todo superado”. Sigue yendo a terapia, toma medicamentos para la depresión y está en recuperación. Pero su incansable fuerza de voluntad está dando sus frutos: “Ya van tres semanas desde que vomité por última vez y dos semana y media desde la última vez que me corté”.

Regina no duda en echar la culpa de este tipo de trastornos a la sociedad, “ponen publicidad con cuerpos que son muy difíciles de alcanzar, te venden que una mujer delgada va a ser bella y que la gordura no puede ir de la mano con la salud y la belleza”. “La publicidad te dice que si tienes sobrepeso no puedes usar tops, o que no puedes usar mini falda, y yo motivo a mis seguidores a mandar todo eso al carajo y liberarse, rebelarse, empoderarse”, defiende la mexicana.


So yes... *I don’t have a flat tummy *I don’t have toned legs *My arms wiggle *I have short hair *I have cellulite *I don’t have big boobs *I am in recovery from bulimia *I still have insecurities *I have flaws (like all of us) The body I have now is the body I used to hate, and I know that a lot of you would say “you looked better when you were skinny” but have you ever thought what I was going through? The war I had with my mind? With my body? With food? With my wrists? I don’t understand why is being fat such a bad thing. We’ve been taught that our bodies have to be small, that have to be toned and in the case of us women, they have to be “fuckable” we need to have long hair to be feminine, we have to be horny but NOT that horny, we have to be small and really thin. I’m tired of this, I’m tired of us comparing to each other... admiring the beauty of the others is not going to take your beauty away. I have said this before, beauty comes in ALL shapes and sizes, colours, genders, religions, etc... I’m in recovery, yes, I haven’t made 100% peace with food, I sometimes cry, I sometimes see my body as an enemy... but I know that one day, everything will be different. Recovery is a process, for some it is fast, for some of us it goes slow, but what we need to admire, is that we are asking for help, we are on our way to recovery, so if you’re feeling down today, if you’re not where you want to be yet, don’t stress out, I promise you that one day you’ll be there, and you’re making yourself proud, you don’t live to please the others. Do what your body asks to, if it wants to eat, then eat, you don’t have to deprive yourself for what you want, and you don’t have to exercise to burn all of what you eat... ENJOY yourself, it’s NOT selfish. Stop hiding, you’re not alone, your flaws and imperfections need to be celebrated and admired. Stretch marks are okay, rolls are okay, fat is okay... YOU ARE OKAY, you are worthy, you are beautiful/handsome and you are here because the world needs more of you. #bodypositivitysavedmylife #bopo #bodypositivity #bodypower #embraceyourself

Una publicación compartida de Regina Schedit (@bodypositivityqueen) el


Regina también nos comparte las cuentas de Instagram que le han ayudado y, a día de hoy, aún son parte importante de su recuperación:

●        @khaleesidelrey

●        @bodyposipanda

●        @__halle_

●        @cosmiccolette

●        @survivingnowthriving

●        @lauren_coachbienestar

●        @selfloveliv

●        @thatfatgirlfashion

●        @selfloveclub

●        @bopo.boy

●        @xmarks_thescott


“Las últimas son cuentas de chicos que también promueven el amor propio hacia los hombres. No olvidemos que ellos también sufren mucha presión social y  en muchas ocasiones les hemos dicho que está mal amar a su cuerpo o que no pueden sentirse mal con ellos mismos porque esas son ‘cosas de niñas’”, concluye Regina.

Por su parte, la psicóloga Irene Alcamí, admira la existencia de estas cuentas  pues “desgraciadamente, internet es muy peligroso y en él puedes encontrar hasta guías que te enseñan ‘cómo ser una buena anoréxica’. La labor de Lauren y Regina, al contrario, hace mucho bien”. 


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Agosto 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31