Te interesa | Salud EFE Salud

La Información

Salud

¿Existe el cáncer de corazón?

  • La aparición de cáncer en el corazón es algo extremadamente raro.
  • Las células del corazón son desde el punto de vista de su capacidad de mitosis más tranquilas y su capacidad de división es extremadamente pequeña.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

El pasado fin de semana, dedicamos el artículo de esta sección de Teinteresa al riesgo asociado que algunos tipos de cáncer parecen tener sobre la inducción de eventos trombóticos, como por ejemplo la trombosis venosa profunda. Durante esta semana, algunos lectores me han estado preguntando si existe el cáncer de corazón, probablemente porque han relacionado bien la palabra trombo con la de infarto de miocardio.

La pregunta es realmente interesante, porque la aparición de cáncer en el corazón es algo extremadamente raro. Esto no significa que no exista el cáncer de células residentes en el corazón, pero si que su frecuencia de aparición es muy pequeña. Se considera que los cánceres primarios de corazón (es decir al ser primario significa que tiene ese órgano como origen)  es menor del 0,28-0,001% de todos los cánceres existentes.

Las células del corazón, como el resto de células de nuestro organismo, podrían en un momento dado volverse malignas. Sin embargo, una de las características de las células miocárdicas es que en principio no se dividen, y aunque ahora se discute si esto es totalmente cierto, en cualquier caso su tasa de división es casi inexistente.

Para que una célula se vuelva cancerígena, tiene que adquirir una capacidad de dividirse muy grande. Las células cancerosas surgen de daños o mutaciones en el ADN, que es la molécula que contiene nuestro código genético, y que de alguna manera esas alteraciones genéticas hacen dividirse vigorosamente a la célula cancerígena. Además, las células cancerosas viajan a través de nuestro organismo, haciendo que ellas mismas y otras células adyacentes en los tejidos que infiltran se vuelvan también cancerosas, mediante la transmisión de señales que estimula su capacidad de división para que esta sea desenfrenada.

Podríamos entonces decir que las células del corazón son desde el punto de vista de su capacidad de mitosis más tranquilas y su capacidad de división es extremadamente pequeña. Pero, en algunas ocasiones raras pero existentes, el corazón también puede desarrollar un cáncer. Sin embargo, los tumores cardiacos son en general benignos, casi un 90% de ellos, como es por ejemplo el caso del mixoma.

El mixoma es un tumor cardiaco, pero no canceroso. El mixoma se desarrolla entre las dos cavidades superiores del corazón, las aurículas, creciendo en la pared que separa estas dos cavidades que se llamada tabique interauricular. Casi el 10%  de los mixomas son de origen hereditario (denominados mixomas familiares). Normalmente su tratamiento es quirúrgico.

No obstante, también existe algún tipo de cáncer maligno que puede desarrollarse en el corazón. Este es el caso del sarcoma cardiaco o también conocido como angiosarcoma.

Los angiosarcomas son cánceres muy virulentos y peligrosos que se generan generalmente en el corazón en la aurícula derecha, que es la cavidad del corazón por donde entra la sangre al corazón, después de pasar por el organismo. El angiosarcoma lo que va a causar es obstrucción de la entrada de la sangre a la aurícula derecha y también va a dificultar su salida desde la aurícula derecha al ventrículo derecho. En palabras más sencillas, va a bloquear el paso de la sangre por el corazón y evidentemente por ello el corazón tiene dificultad para enviar sangre a los pulmones para su oxigenación.

También pueden generarse angiosarcomas en el pericardio, que es la membrana que rodea al corazón, produciéndose la acumulación de líquido entre el pericardio el propio corazón, lo que también dificulta el bombeo de sangre por el corazón.

Mientras estaba escribiendo estas líneas, me venía a la memoria que conceptos que consideramos corrientes y muy conocidos, como puede ser la relación del corazón y los pulmones para la oxigenación de nuestra sangre, es decir la circulación cardiopulmonar, ha costado muchos años no solo en descubrirlo sino en implantarlo en el conocimiento científico. Un buen ejemplo de esto es la figura de Miguel Servet, cuyo nombre real se piensa que fue Miguel Serveto (Michael Servetus en latín). Miguel Serveto, era un científico y teólogo nacido en Villanueva de Sigena, pueblo de Huesca. En al año 1553, Seveto describió la circulación cardiopulmonar dentro de su obra Christianismi Restitutio.  Serveto dedujo que la arteria pulmonar no solamente llevaba sangre a los pulmones desde el corazón sino que llevaba la sangre hacia ellos para que algún factor de vida presente en el aire renovara esta sangre. Siendo justos, no fue Serveto el primero que descubrió la existencia de la circulación cardiopulmonar, sino que este fue Ibn al-Nafis, médico nacido en una pequeña ciudad cerca de Damasco llamada Qarsh, y que realizó sus estudios en Egipto en el siglo XIII. Ibn al-Nafis describió la existencia de la circulación cardiopulmonar en su libro “Comentario de Anatomía sobre el Canon de Avicena”, que fue descubierto varios siglos después, en el año 1924, en una librería de Berlín por el fisiólogo egipcio Altatawi.

Kit Buenos Días

¿Existe el cáncer de corazón? Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España

Kit Buenos Días

Octubre 2014
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31