| Religión

La Información

Religión

Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana

El cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, arzobispo de San Cristóbal de La Habana (Cuba), nació en Jagüey Grande, en la diócesis y provincia de Matanzas, Cuba, el 18 de octubre de 1936. Su padre fue trabajador de la fábrica de azúcar cerca de la aldea donde nació, y, posteriormente, tendero.

Cuando tenía cinco años, su familia se mudó a la ciudad de Matanzas. Allí completó su educación obligatoria en la prestigiosa escuela Arturo Echemendía. Realizó sus estudios superiores en el Instituto Superior de Estudios Secundarios de Matanzas, un centro estudiantil estatal.

Obtuvo un diploma en artes y ciencias en 1955 y después de un año en la universidad, entró en el seminario diocesano de San Alberto Magno, dirigido por los Padres de la Misión Extranjera de Quebec.

Después de cuatro años al estudio de las humanidades y la filosofía, el obispo lo envió a estudiar teología en el seminario de la Misión Extranjera en Quebec, Canadá.

Luego regresó a Cuba y fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1964, en la Catedral de Matanzas. Su ministerio como Vicario Coadjutor de Cárdenas fue interrumpida en 1966, cuando fue detenido en campos de trabajo conocidos por la sigla UMAP. En 1967, al final de su encarcelamiento, fue nombrado párroco de Jagüey Grande, su pueblo natal.

Al igual que todos los párrocos en Cuba durante este período cuando los sacerdotes eran pocos y distantes entre sí, estuvo a cargo de varias parroquias e iglesias. En 1969 fue nombrado párroco de la Catedral de Matanzas. Responsable de la parroquia de Pueblo Nuevo en la ciudad y otras dos iglesias fuera de ella, al mismo tiempo, él era también presidente de la Comisión Diocesana de Catequesis y mantenido un activo apostolado con los jóvenes de la Diócesis. En esos años, muy difícil para las actividades pastorales de la Iglesia, fundó un movimiento de jóvenes, que incluyó entre las diversas formas de apostolado de los campamentos de verano para los jóvenes y la evangelización por medio de representaciones teatrales, realizados por los propios jóvenes.

Desde hace varios años, además de sus actividades pastorales en la ciudad de Matanzas, fue profesor en las SS. Carlos y San Ambrosio seminario interdiocesano de La Habana, que visitó una vez a la semana para dar cursos de teología moral.

El 4 de diciembre de 1978, Juan Pablo II lo nombró Obispo de Pinar del Río. Fue consagrado el 14 de enero de 1979 en la Catedral de Matanzas, y el 21 de enero tomó posesión de su diócesis. Tres años de trabajo pastoral en una diócesis católica profundamente religiosa, con un laicado muy comprometido y participativo dejado una marca indeleble en el alma del obispo que fue promovido a la Arquidiócesis de La Habana como arzobispo el 20 de noviembre de 1981. El 27 de diciembre tomó posesión de esta nueva Sede.

Estuvo a cargo de las actividades pastorales durante 13 años en esta Arquidiócesis. Él creó nuevas parroquias, creó el Consejo Diocesano de Iniciativas Pastorales, reconstruido más de 40 iglesias y casas parroquiales, fundó una residencia para sacerdotes, porque los sacerdotes de la diócesis y de toda Cuba para reuniones, retiros o simplemente de vacaciones, creado un centro laico de reuniones con una sala de biblioteca, capilla y un invitado, construido dos centros de reuniones y conferencias, sobre todo para los jóvenes. Estas son algunas de las iniciativas emprendidas por el principio arzobispo que siempre mostró especial interés en los laicos y, sobre todo, en las personas jóvenes. En 1991 fundó Caritas Cuba.

La principal preocupación del Arzobispo fue por las vocaciones al sacerdocio. En el curso de su misión episcopal, monseñor Ortega ordenó 22 sacerdotes cubanos, un número modesto pero significativo en un país donde siempre la acción pastoral de la Iglesia se ha reducido considerablemente.

Gracias a sus homilías, el boletín mensual y otros discursos y mensajes, se dio a conocer a la gente de su archidiócesis que escuchaban sus opiniones y siguió a su guía a pesar de que la Iglesia en Cuba no tiene acceso a la medios de comunicación.

En 1988, hasta noviembre de 1998, fue Presidente de la Conferencia Cubana de Obispos Católicos. En esta capacidad, él participó en la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo. De 1995 a 1999, fue el vicepresidente segundo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Desde diciembre de 2001 hasta febrero de 2006, sirvió a su cuarta vez la Presidencia de la Conferencia Cubana de Obispos Católicos.

Ha recibido títulos Honoris Causa por Florida, la Universidad de San Francisco (California), la Universidad de Providence (Rhode Island) y el Boston College (Massachusetts) y Nueva York.

Creado y proclamado Cardenal por Juan Pablo II en el consistorio del 26 de noviembre de 1994, con el título de Ss. Priscila e Aquila. 

Miembro: Congregación para el Clero; Pontificia Comisión para América Latina.

Kit Buenos Días

Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España