Te interesa | name

La Información

uno era catequista; el otro es fundamentalmente teólogo

Religión

¿Por qué renuncia el Papa Benedicto XVI y Juan Pablo II aguantó hasta el final?

  • Benedicto XVI ha mostrado su coherencia con su manera de ser; sabe que no es imprescindible y le pasa el testigo a otro Papa más joven y con más fuerza.
  • Es un intelectual frente a Juan Pablo II, que era un catequista, mucho más activo; Benedicto XVI no sufre ninguna enfermedad en curso.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Bendición "Urbi et Orbi"

La renuncia del Papa Benedicto XVI no implica otra cosa más que habrá un nuevo Pontífice en la Iglesia Católica, probablemente a mediados de marzo. El Papa, que no sufre ninguna enfermedad en curso y tan sólo muestra los achaques propios de su edad (el próximo mes de abril cumplirá 86 años). Un Papa puede renunciar sin más problemas porque, tal y como afirma el profesor Alberto de la Hera, catedrático de Historia de la Iglesia de la UCM, "nadie es imprescindible. Él considera que sus fuerzas disminuyen, y no hay ningún problema en dar el relevo a alguien más joven y con más fuerzas".

En este mismo sentido se manifiesta Don Pablo Blanco, biógrafo del Papa Benedicto y profesor de la Universidad de Navarra: "Este Papa es un intelectual, es más cerebral que Juan Pablo II, es consciente de que no pasa nada si él no está, piensa que otro lo puede hacer mejor y le pasa el relevo". Así, en opinión del profesor, Benedicto XVI asume que no es imprescindible y que "la Iglesia no sólo la gobierna el Papa, no pasa nada porque falte una persona, se le puede pasar el testigo a otra persona y no se hunde".

Pero, ¿por qué aguantó Juan Pablo II hasta el final, a pesar de su enfermedad y de su situación física evidente? El profesor De la Hera señala que hay una diferencia básica: Juan Pablo II era catequista, y Benedicto XVI es teólogo. "A este último lo que le gusta es escribir, reflexionar sobre la doctrina, en una sociedad tan secularizada. Una parte importante de su papado ha sido escribir, y no a nivel catequético sino teológico".

Asimismo, el profesor Don Pablo Blanco indica que "mientras que Juan Pablo II era mucho más activo, muy 'echado para adelante', éste es más intelectual, más cerebral, más 'hacia dentro'. La renuncia es bastante coherente con su forma de ser". Y de esta manera, el papa Benedicto, tal y como señala Alberto de la Hera, se "se quita la tarea diaria de gobernar la Iglesia, las audiencias, las recepciones... y se dedica a escribir y reflexionar".

Y es que Benedicto XVI nunca ocultó que, cuando murió Juan Pablo II, él había decidido de renunciar a su cargo como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y retirarse a descansar. "Él asumió la voluntad de Dios cuando fue elegido Papa, pero su idea nunca había sido esa", concluye Alberto de la Hera.

Por su parte, Francisco Vázquez, exembajador de España ante la Santa Sede, ha indicado que "Juan Pablo II era un Papa místico, un defensor y valedor de las historias de Santa Teresa y cuya tesis fue sobre San Juan de la Cruz. Con estas ideas dejó claro cuál era su posición a seguir en el papado pese a todas las dolencias".

El anterior Papa nunca renunció al sufrimiento, y con ello quería mostrar la utilidad de las personas enfermas y mayores, la teología del dolor. Y ha añadido que "Juan Pablo II quiso dar valor a la enfermedad, la dio visibilidad, al igual que al valor de la vejez, la utilidad de los ancianos. Tenía un gran sentido místico, un ejemplo de cómo debe ser trataday valorada una persona anciana".

Muy diferente es la visión de Benedicto XVI, que según Vázquez, "ya llegó un poco forzado al papado, él es un intelectual, prefería profundizar en sus tesis, pero asumió sus deberes. Ahora ha señalado que no tiene fuerzas, y hay que aceptarlo. Señala que ha hablado con Dios y esa es la respuesta. No hay más que hablar para la gente que cree. Benedicto no se preocupó mucho de la gobernabilidad, era más un hombre de teología, y de hecho su lado alemán se notó a la hora de dar más importancia a las órdenes eclesiáticas frente a las seculares. En eso también fue diferente a Juan Pablo II".

Kit Buenos Días

¿Por qué renuncia el Papa Benedicto XVI y Juan Pablo II aguantó hasta el final? Recibe toda la actualidad a primera hora

Enviar
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Tuenti
Mapa autonómico de España