Miércoles 13/11/2019.

| Política

Política

Un viejo debate

Foto 1 de Errejón quita importancia a su rifirrafe con Iglesias: "Discutimos de política en abierto y somos compañeros"

Lenin escribió en 1905 un folleto titulado “Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática”. Anticipaba el debate que tendría con Trotsky, y éste con Stalin después: ¿Cómo debía articularse la revolución? ¿Quién debía estar a la cabeza? ¿Era posible la revolución proletaria en un solo país?

Un siglo después, dos jóvenes formados en la doctrina marxista, reproducen la pugna de cómo hacer posible la revolución en España una vez que la realidad les ha demostrado que su fuerza popular es considerable, pero que en democracia no hay asalto posible de los cielos sin votos suficientes en las urnas.

Pablo Iglesias es partidario del discurso cañero y frentista. Podemos tiene que meter miedo a los poderosos. Esa es su fuerza. Iglesias es Lenin. Claro que es posible comenzar la revolución proletaria por un país de campesinos.

Íñigo Errejón defiende la seducción. Podemos no crecerá si es visto con temor por gran parte de los sectores populares a los que pretende liberar. Errejón es Trotsky. Si no se abre e internacionaliza, la revolución en un solo país sucumbirá corroída por su propio ecosistema primitivo.

¿Apertura o martillo pilón? Este es el debate instalado en Podemos después de que el 20-D le dejara lejos del poder y el 26-J, con un millón menos de votantes. Este fin de semana confrontan sus estrategias en el Consejo Ciudadano de Podemos.

Iglesias y Errejón discrepan del camino, pero quieren llegar al mismo destino. Les separa el tono que debe envolver el mensaje compartido. Lo llaman revolución democrática (como Lenin en 1905). La de España en el 78 fue un señuelo de las oligarquías para desactivar los objetivos más rupturistas. Iglesias y Errejón están, y así lo han dejado por escrito, en “construir una voluntad popular nueva que, en un equilibrio de poderes siempre incierto y, por tanto, siempre sin garantías, dé lugar a una apertura plebeya y constituyente”.

Es tiempo de falsarios. La templanza perdida con la crisis y la falta de ejemplaridad de los políticos ha sido ocupada por una indignación que nubla el juicio sereno. Habrá que encontrar el modo de redescubrir que “las expectativas razonables, pequeñas, hacen avanzar a las sociedades. Las grandes, las paralizan” (Víctor Lapuente, “El retorno de los chamanes”).

Son las reformas, no la revolución.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30