Lunes 17/06/2019.

| Política

Política

La empresa noruega Equinor se posiciona para acoger en Canarias el primer parque eólico marino flotante del mundo

La empresa noruega Equinor se ha posicionado para hacerse en Canarias con el primer parque eólico marino flotante del mundo en el que se invertirán aproximadamente 900 millones de euros, según fuentes consultadas por Europa Press. La decisión de implantar molinos de viento en aguas canarias ha sido adoptada gracias a las magníficas condiciones climatológicas del archipiélago y por los incentivos fiscales que ofrece la Zona Especial Canaria (ZEC).

Aunque el proyecto innovador aún tiene que salir a concurso público, y en el que se espera que otras empresas muestren interés en hacerse con la adjudicación, el Gobierno de Canarias ya confirmó su interés por Equinor porque ha sido la primera en posicionarse para ser la empresa que lleve a cabo el proyecto, puesto que ya ha hecho pruebas similares en Noruega, con cinco molinos flotantes.

El presidente de la ZEC, Antonio Olivera, no ha dado el nombre de ninguna de las empresas interesadas, pero sí ha explicado en declaraciones a Europa Press en qué consistirá la actividad de energía eólica en el archipiélago, independientemente de a quién pertenecerá. Según ha indicado, el nuevo proyecto contará, en principio, con un gran parque eólico en el sur de Gran Canaria formado por cuarenta molinos colocados "en plataformas que se mantendrán a flote con cuatro boyas gigantes".

Hasta ahora, el modelo marino más cercano para producir electricidad a través del viento son los molinos anclados en el fondo del mar, lo que no permite su instalación en cualquier zona debido a lo requisitos del terreno y una mayor inversión.

Al crearse una plataforma flotante, ésta permite establecerse en los lugares con mejores condiciones climatológicas del mundo y las Islas Canarias son el lugar "perfecto" por sus "fantásticas cualidades" como son tener viento todo el año y por los beneficios económicos que ofrece la ZEC a las empresas que se establecen en la zona, como el tipo impositivo reducido del 4% del Impuesto de Sociedades.

Otra de las ventajas por las que se han seleccionado las islas como el lugar perfecto ha sido el "clima agradable" que no sólo permite trabajar con mejores condiciones en el mar, sino que "durante todo el año, cualquier cliente puede viajar para poder ver el funcionamiento in situ del parque" sin que le afecten las lluvias o fuertes oleajes.

Además, Olivera ha asegurado que el parque "no tendrá impacto visual" para los habitantes y turistas porque desde la costa "quedaría bastante lejos" ya que se calcula que aproximadamente esté situados a una distancia de 10 kilómetros, por lo que los molinos "no destacarían" en el mar.

Así, la empresa que se haga con el proyecto "dará un impulso en energías renovables" y estará acompañada del apoyo del gobierno canario que tiene "la oportunidad de poner a Canarias a la vanguardia de las energías offshore". Por eso, Olivera ha asegurado que desde la ZEC ya se está trabajando "en el terreno administrativo" para facilitar los trámites y las autorizaciones a la empresa ganadora cuando salga el concurso público.

"Necesitamos que el Ministerio de Transición Ecológica autorice el espacio de lámina de agua que se propondría para hacer el parque y se barajan obtener tres adjudicaciones: en el sur de Gran Canaria, en el sur de Tenerife y en Fuerteventura, porque allí hay siempre viento", ha explicado el presidente de la ZEC.

INVERSIÓN Y AUTOSUFICIENCIA

Según ha detallado Olivera a Europa Press, un parque de cuarenta molinos costará "cerca de 900 millones de euros" ya que fabricar cada molino de viento equivale a 20 millones de euros. En total, suman 800 millones de euros a los que se le añaden 100 más "para la preparación de la infraestructura para conectar las islas".

Una inversión que "se puede recuperar en poco tiempo" dependiendo del precio al que se ponga la electricidad producida que "no está fijado, pero sí es bastante más bajo que el que está constando la producción con combustible", que es con la que actualmente funcionan las islas del archipiélago, además "de reducir el impacto que tiene el fuel en el medio ambiente", explica el presidente de la ZEC.

Además, cada molino generará mínimo ocho MW, que si se multiplican por cuarenta se obtendrán 320 MW por parque aproximadamente, "más de la mitad de lo que gasta una isla como Gran Canaria que necesita entre 400 y 500 MW para sustentar a un millón de personas". Además, se produciría mucha electricidad a lo largo de los años, ya que se espera que el parque de cuarenta molinos tenga una vida de 28 años aproximadamente.

En relación con la energía que Canarias produce para su autogestión, el presidente de la ZEC ha recordado que, a todas las ventajas que aporta el futuro parque eólico, se añade la reducción de la ayuda para la electricidad en Canarias por parte del Gobierno central que otorga 1.500 millones de euros cada año y que "todos los españoles pagan a través de las facturas de la luz y de los Presupuestos Generales del Estado".

3.200 PUESTOS DE TRABAJOS

Además de la inversión económica, el proyecto creará "muchos puestos de trabajo súper cualificados, que es uno de los objetivos que pretende la ZEC" ofreciendo las ayudas fiscales a las empresas que se instalen en Canarias. Para ser más precisos, Olivera ha calculado que se generará "aproximadamente un empleo directo para 200 personas y 3.000 personas más de empleo indirecto".

La mayor parte de los puestos de trabajo que se generen, estarán en el puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canaria porque es "donde hay empresas del sector y por tanto donde se montarían todos los molinos, la supervisión, el control y el mantenimiento" de estos. Por ello, el primer parque eólico marino flotante del mundo crearía empleo "cualificado de I+D+I".

CALENDARIO PARA SU EJECUCIÓN

De cara a la instalación del proyecto está prevista una Mesa de Negociación para el desarrollo de todas las condiciones administrativas, que estará constituida por el Ministerio de Transición Ecológica y el Gobierno de Canarias. Además, habrá una alianza informal entre el gobierno canario, la ZEC, agentes económicos y la Universidad de las Palmas para dar pulso a este proyecto.

La ZEC formará parte de esta "alianza" ya que su objetivo es facilitar el proyecto, a través de los beneficios económicos y fiscales que ofrece a las empresas interesadas para que se instalen en el archipiélago y puedan desarrollar su actividad con mejores condiciones y ayudas. La ZEC, con sus incentivos, está ayudando a que las empresas que pudieran estar interesadas en desarrollar este proyecto, como Equinor, se instalen en Canarias y desarrollen la mayor parte de sus actividades en las Islas.

Después, de terminar las reuniones administrativas correspondientes que se prevén que finalicen en 2020, la empresa ganadora comenzará las inversiones en 2022 porque "se necesitan dos años para preparar todo y empezar a colocar los primeros molinos". Pero habrá que esperar dos años más, hasta 2024, para que todos "se pongan en funcionamiento".

Aunque de cara al futuro de Canarias pueden "parecer muchos años", Olivera ha asegurado que es "ideal el tiempo estimado para ser los primeros en el mundo con esta tecnología que además puede ser vendida al resto de lugares".

ELECTROLINERAS

El presidente de la ZEC ha destacado que "otro de los objetivos" del parque eólico de cara a permanecer en las islas en el futuro son las electrolineras, es decir, los puntos de recarga eléctricos para los buques. Olivera ha concretado que con el avance de las energías renovables, los buques acabarán implantando "sistemas eléctricos para funcionar", por lo que tendrán que realizar "recargas eléctricas". "En vez de ir hasta el puerto y hacer la labor tradicional con gas, se paran en el parque y recargan allí", ha explicado.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30