Miércoles 26/04/2017.

| Política

Política

La muerte de McGuinness cierra una etapa del nacionalismo irlandés

El nacionalismo radical irlandés perdió hoy a una de sus figuras más destacadas, Martin McGuinness, el antiguo comandante del IRA que cambió las armas por la política para conseguir la paz en Irlanda del Norte.
  • Foto 1 de La muerte de McGuinness cierra una etapa del nacionalismo irlandés La muerte de McGuinness cierra una etapa del nacionalismo irlandés EFE

El nacionalismo radical irlandés perdió hoy a una de sus figuras más destacadas, Martin McGuinness, el antiguo comandante del IRA que cambió las armas por la política para conseguir la paz en Irlanda del Norte.

El histórico dirigente de Sinn Féin falleció esta madrugada a los 66 años en su localidad natal de Derry, al noroeste de la provincia británica, tras una dilatada carrera que fue ensalzada hoy tanto por amigos como por enemigos políticos, víctimas algunos de ellos de la violencia del Ejército Republicano Irlandés (IRA) que lideró durante parte del pasado conflicto.

"Es con profundo pesar y tristeza que hemos sabido de la muerte de nuestro amigo y camarada Martin McGuinness (...) Se le echará mucho de menos por todos los que le conocieron", indicó la formación nacionalista en un comunicado.

Su presidente, Gerry Adams, destacó hoy la "determinación, dignidad y humildad" mostrada por su amigo "durante toda su vida", cualidades con las que ha lidiado también "con este breve periodo de enfermedad".

Juntos, Adams y McGuinness lograron acercar al ya inactivo IRA hacia el desarme para poner fin a la violencia y activar un exitoso proceso de paz, que culminó con la firma del acuerdo del Viernes Santo en 1998 y la formación de un Gobierno de poder compartido entre protestantes y católicos.

El que fuera durante décadas "número dos" de Sinn Féin, logró través de las urnas situar a la formación como el principal representante de su comunidad y asumió el puesto de viceministro principal del Ejecutivo de Belfast en 2007, como adjunto de su gran rival y líder del probritánico Partido Democrático Unionista (DUP), el reverendo Ian Paisley.

McGuinness compartió gobierno con otros dos ministros principales del DUP, hasta que presentó su dimisión el pasado enero en protesta por un escándalo financiero en la política de energías renovables, una decisión que hizo caer al Ejecutivo y obligó a Londres a convocar elecciones anticipadas en marzo.

Poco después de abandonar su cargo anunció que dejaba también la política al padecer amiloidosis, una rara enfermedad degenerativa que le ha afectado al corazón.

A pesar de las tensiones que han caracterizado su relación con los unionistas en los últimos meses, la líder del DUP, Arlene Foster, aseguró hoy que McGuinness será juzgado por la historia desde diferentes perspectivas, pero destacó su papel decisivo para lograr la paz en Irlanda del Norte.

Foster, cuyo padre sobrevivió a un atentado del IRA, ofreció sus "sinceras condolencias" a la familia de McGuinness, a quien describió, "principalmente, como un marido, padre y abuelo muy querido".

En similares términos se han expresado la mayoría de las personalidades que conocieron su faceta de dirigente del movimiento republicano, con las dos caras de Sinn Féin e IRA, y de político comprometido con la vía democrática.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, recalcó que su muerte representa una "gran pérdida" para la política de Irlanda del Norte, de la isla de Irlanda y "más allá", mientras que su colega británica, Theresa May, destacó su "esencial" e "histórica" contribución a la paz.

Aunque May admitió que no puede "condonar" el camino de violencia tomado por McGuinness en la primera parte de su vida, recordó que al final "desempeñó una labor determinante en apartar al movimiento republicano" de una campaña armada que causó casi 2.000 muertes durante más de tres décadas de conflicto.

Su valiente y peligrosa estrategia para lograr el fin del IRA la siguió de cerca el ex primer ministro británico Tony Blair, que negoció el acuerdo del Viernes Santo y afirmó hoy que, sin él, la paz nunca hubiera llegado a Irlanda del Norte.

"Cualquiera que sea el pasado, el Martin que yo conocí fue un individuo considerado, reflexivo y comprometido. Una vez que fue pacificador, lo fue con todo entusiasmo y sin que faltara su oposición determinada hacia aquellos que querían seguir con la guerra", destacó el antiguo líder laborista.

Por su parte, el ex primer ministro irlandés Bertie Ahern, padrino junto a Blair de los primeros pasos del proceso de paz, afirmó hoy que "Irlanda ha perdido a un gran líder" y recordó el "viaje, sin precedentes en la Irlanda moderna", efectuado por McGuinness para pasar de la violencia a la vía política.

Un viaje que McGuinness quiso redondear en 2011, cuando sorprendió al anunciar su candidatura a las elecciones a la presidencia de la República de Irlanda, un cargo principalmente representativo y diplomático que le hubiese obligado a abandonar sus responsabilidades en Irlanda del Norte, pero que encajaba con el perfil panirlandés de Sinn Féin.

Quedó tercero, pero demostró su afán por engrandecer su currículum como estadista político, las cuales volvió a exhibir cuando estrechó la mano de la reina Isabel II en Belfast en 2012, un gesto que pasará a la posteridad como un acto clave para la reconciliación en la provincia británica.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Abril 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30