Domingo 17/11/2019.

| Política

Política

El mensaje oculto de Zapatero a Sánchez

Pedro Sánchez y Rodríguez Zapatero

“Fueron dos minutos. Doscientas setenta palabras interminables que leí con toda la convicción de que fui capaz. Mientras desgranaba los recortes en el presupuesto, miraba una y otra vez a los diputados de mi grupo, seguramente para encontrar un refugio en sus gestos, para adivinar en ellos una actitud de comprensión. Las caras de los compañeros eran graves y con algún rictus de amargura. Pero no advertí rechazo, más bien resignación”.

Pedro Sánchez debe empezar a leer -y si lo hizo en su día, repasarlo de nuevo- el libro que Zapatero escribió para explicar cómo afrontó, y por qué, la decisión que arruinaría su carrera política y el futuro inmediato de su partido. “Son de esos días –escribe el expresidente- en que sabes que algo termina, aunque no esté muy claro qué va a comenzar. Intuyes que va a ser difícil para tu formación política, y para ti mismo, pero piensa que haces lo correcto, lo imprescindible para el país”.

Después de un fin de semana de infarto en Bruselas, donde Merkel, siempre educada, apretó sin concesiones y una llamada de Obama terminó por rematar la faena, el 12 de mayo de 2010 Zapatero había llegado al final de un callejón que solo ofrecía dos salidas: o daba un recorte espectacular al presupuesto y renegabas de todos tus principios económicos y sociales o España quebraría y sería sometida a un rescate financiero pilotado por la Troika y sus temidos hombres de negro. Zapatero podía haber dimitido y convocar elecciones. No lo consideró: “Había que tomar decisiones difíciles y había que tomarlas ya: hacerlo debía recaer sobre mis espaldas (…) No sé si la renuncia hubiera favorecido mi imagen o la de mi partido, pero estoy seguro de que no era conveniente para España”. El último presidente socialista alcanzaba su momento de grandeza y dignidad política cuando iba a perderlo todo: “Hacía lo que tenía que hacer, lo que yo creía que había que hacer, aunque ello defraudara las expectativas depositadas en mí durante años por muchas personas, en particular en el ámbito de la izquierda”.

Aritmética endiablada para el PSOE

Cuatro años después, otro dirigente socialista, y con él todo el partido detrás, están abocados a resolver otro dilema incómodo: permitir la investidura del gran adversario político para evitar que España se vea abocada a una tercera repetición electoral. Esta vez, a diferencia de lo que le sucedió a Zapatero, el PSOE se ve en tal situación no por una gestión más o menos acertada, sino por el azar de la aritmética parlamentaria surgida del 26-J. Endiablada para los intereses partidistas de quienes no quieren dejarse arrebatar la bandera de la alternativa a la derecha.

En un intento de escapismo de la realidad, los dirigentes socialistas no se hartan de repetir que:

a) el PSOE ni apoyará ni se abstendrá en la investidura de Rajoy y

b) que no habrá nuevas elecciones.

Pero a) y b) son incompatibles, salvo que el PP fuera capaz de hilvanar una mayoría absoluta en la que el agua de Ciudadanos tuviera que mezclarse con el aceite del nacionalismo vasco. Así que solo hay un partido que, por sí solo, tiene en sus manos la posibilidad de dejar paso a un gobierno en minoría. O los españoles volverán a las urnas.

“Hay dilemas –escribe Zapatero- en los que no existe la alternativa, salvo en términos teóricos”. La teoría oficial de que no permitirá un gobierno del PP a la vez que garantiza que no habrá repetición electoral la podrá defender el PSOE un tiempo (tampoco mucho, porque aprobar las cuentas del Estado tiene sus plazos y Bruselas está atenta), pero Sánchez y los suyos terminarán llegando, como Zapatero en su día, a ese callejón con solo dos salidas: o permitir un gobierno en minoría liderado por el PP o meter a España en el récord de los Guinnes con una tercera convocatoria electoral.

Sin alternativa a Rajoy

Rajoy tiene la sartén por el mango. Fue el único candidato que salió reforzado en votos y escaños de la cita del 26-J. Arrebató así la fuerza moral a quienes podían haber exigido su cabeza como requisito para el acuerdo. Su renuncia ha dejado de ser una baza. Pero es que, sobre todo, la combinación de los resultados le ha colocado en una situación relajada. Puede sentarse y esperar porque no tiene la presión de una alternativa enfrente que le pueda discutir la investidura (como sucedió con el pacto Sánchez-Rivera tras el 20-D). El presidente en funciones sabe, como lo sabe el PSOE (aunque solo Felipe González se atreva a escribirlo), que el dilema que asusta a los socialistas solo puede ser resuelto como le tocó hacerlo a Zapatero hace seis años (“Y me preguntaba, aquel día más que ningún otro, si estaría a la altura de mi responsabilidad con el país. Me preguntaba si estaría a la altura de la fuerza política que representaba”).

Evitar las terceras elecciones depende de una decisión de los socialistas. Pero no todos los socialistas creen que evitarlas pase necesariamente por un gobierno en minoría del PP. Al menos dos barones, Iceta y Armengol, líderes en Cataluña y Baleares, animan a Sánchez a construir una mayoría de izquierdas superior a los 137 diputados del PP. El Comité Federal del PSOE se reúne este sábado con la idea compartida de que facilitar un gobierno del PP, “de entrada no”. Los socialistas ganarán tiempo. El lunes, cuando despierten, el dilema seguirá ahí. Como el dinosaurio de Monterroso. Cada día que pasen sin resolverlo crecerán las urgencias presupuestarias de España. Y Bruselas comenzará a mostrar preocupación por las cuentas de la cuarta potencia del euro y sus problemas de gobernabilidad. Hasta que comience a descolgar el teléfono. Bien lo sabe Zapatero: “Rajoy me pidió el 5 de mayo lo que tuve que hacer el 10, y yo lo había desestimado por negativo para la recuperación económica (…) era fácil hacer un discurso para presentar mi actitud como una imposición europea”. Esta vez las llamadas no serán a Moncloa, sino a los dirigentes del partido hermano de la socialdemocracia europea.

¿Soportará Sánchez la presión que dobló el espinazo a Zapatero?

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Noviembre 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30