Lunes 17/12/2018.

| Política

Política

El calendario de Mariano Rajoy

  •  Ya sabemos que no seremos auxiliados lo que queda de año, mientras los mercados han recogido la noticia entre anestesiados y resignados.
  • ¿De qué dependemos? Básicamente, de que no se produzca una desviación significativa en el objetivo de déficit
  • La economía española sigue anémica, las amenazas secesionistas en pie y la prima de riesgo por encima de los 400 puntos básicos
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Que esta vida nada es gratis nos lo está demostrando cada día la crisis que padecemos. Cada cual intenta pasar el trago dentro de sus posibilidades, manejando los tiempos y los recursos de la forma más eficiente posible. Y eso ha hecho el Gobierno con el dichoso rescate. Ya sabemos que no seremos auxiliados en lo que queda de año, mientras los mercados han recogido la noticia entre anestesiados y resignados.

Pero cuidado porque este escenario de absoluta tranquilidad puede cambiar en un periquete y los inversores nos pueden pasar una costosa factura. Los grandes ‘hedge fund’ están esperando el más mínimo error para saltarnos al cuello. Y por su historial sabemos que son pacientes en el mientras y certeros en el cómo.

De momento, a Mariano Rajoy le han salido las cuentas. El BCE le protege de quienes osen atacar a España apostando por una subida de las rentabilidades de nuestros bonos. Para eso ha puesto Mario Draghi un corta fuegos por si las cosas se ponen feas. Con su amenaza de comprar deuda basta para tener a los especuladores a buen recaudo. Y Alemania le ha dado el empujoncito que le faltaba para asegurar que la ayuda no es de momento necesaria interesada como está Merkel –asuntos electorales obligan- en que el ruido sea el menor posible. Por ahora…

Como tenemos las necesidades del Tesoro perfectamente cubiertas en 2012 y podemos presumir de una balanza comercial que se equilibra y de una caída del PIB menor de la esperada en el tercer trimestre, Rajoy se ha ganado el crédito suficiente para que los mercados le den una tregua. Ahora tendrá que ser lo suficientemente hábil para no meter la pata y hacer pensar a los conspicuos inversores que no habrá rescate ni ahora… ni en 2013.

Porque entonces, en el momento que desaparezca la expectativa de la ayuda de Bruselas, si que nos encontraríamos con un ataque de grandes dimensiones. “En enero nos enfrentaremos otra vez a unos grandes vencimientos de deuda. Ya se encargará el Gobierno de mandar antes el mensaje de que España sí está dispuesta a solicitar la ayuda si es necesario. O eso o la prima se dispara otra vez hasta niveles sencillamente insostenibles. Seguro que el Gobierno tiene un plan B”, aseguran en una de las mayores mesas de renta variable del país.

El asunto no es baladí, porque la economía española sigue anémica, las amenazas secesionistas en pie, la prima de riesgo por encima de los 400 puntos básicos y nuestro sistema financiero tocado y parcialmente hundido. ¿De qué dependemos? Básicamente, de que no se produzca una desviación significativa en el objetivo de déficit. “Aguantaríamos un desfase al alza de una o dos décimas, pero todo lo que sea superar el 7% nos hará volver a las andadas”, explica un analista extranjero.

El Gobierno ha salvado el coste político de pedir un rescate –que de producirse sería con toda seguridad blando- del que no quiere ni oír hablar. Y ha hecho piña con Italia para defender que las cosas no están tan mal, que merece el voto de confianza que a la fuerza los mercados le están depositando. Rajoy le ha echado gasolina al depósito, pero queda verificar de qué calidad es. No vaya a ser que el coche le deje tirado  a las primeras de cambio.

Quienes pensaron que el rescate llegaría como muy tarde después de las elecciones vascas y gallegas han pinchado en hueso. ¿Lo harán también quienes creen que la petición no pasará de enero, en cuanto las necesidades de financiación a gran escala vuelvan? Garantizado el apoyo del BCE –nunca una amenaza surtió tanto efecto-, todo queda en manos de la capacidad del Estado para cumplir con sus objetivos de déficit.

Todo un ejercicio de equilibrismo para Rajoy y su equipo, que de momento pueden presumir de un récord de ‘match ball’ salvados extraordinario. Con red de seguridad, es verdad, pero también con una innegable habilidad para aprovechar todas las debilidades de su rival, que han sido muchas en los últimos meses. Pero cuidado con no pinchar las expectativas. Los mercados dan por hecho que España pedirá el rescate.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Diciembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31