Martes 22/08/2017.

| Política

Política

Trump utiliza los ataques de Barcelona para anunciar un aumento de tropas en Afganistán

Más tropas sin fecha de retorno. Ese es el anuncio del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, realizado este martes, en un esperado discurso. El líder conservador, que durante años abogaba por una "rápida retirada" para "ahorrar dinero", optó por cambiar de estrategia: ahora su interés es apoyar al gobierno afgano para luchar contra los avances talibanes, un conflicto que dura ya 16 años.

Antes del anuncio del aumento de tropas, Trump mencionó el atentado de la semana pasada en Barcelona como ejemplo de la "vileza" y la "brutalidad" de los grupos terroristas, "que no se detendrán ante nada", y que por ello, hay que abordar "la realidad del mundo y las amenazas que enfrentamos". Con este discurso, Trump pone el atentado de Barcelona que dejó 13 muertos y más de cien heridos en un atropello masivo como ejemplo para explicar su nueva estrategia en Afganistán y Pakistán. Así lo dejó claro con su dura y habitual retórica. "Trabajando junto a nuestros aliados, romperemos su voluntad, secaremos su reclutamiento, les impediremos cruzar nuestras fronteras, y, sí, los derrotaremos, y los derrotaremos fácilmente", dijo el presidente estadounidense.



Estimación de 4.000 militares más

"Mi instinto original era retirarnos. Y en general, me gusta seguir mis instintos. Pero toda mi vida he escuchado que las decisiones son muy diferentes cuando te sientas en el Despacho Oval", dijo Trump en un discurso a la nación desde la base militar de Fort Myer (Virginia).

Aunque Trump no precisó el número de tropas que enviará a Afganistán, fuentes del Congreso citadas por los medios apuntan a que serán alrededor de 4.000 los militares que engrosarán las filas estadounidenses en el país asiático, donde ya hay destinados unos 8.400 soldados. El aumento de las tropas en 4.000 unidades supondría por tanto un aumento del 50% de la presencia militar en la zona. 

El mandatario dijo que prefería mantener en secreto algunos aspectos de su plan, como el número de tropas o los plazos de la operación militar, porque considera "contraproducente" anunciarlos "con antelación", algo que a su juicio da ventaja al enemigo. "No vamos a hablar de números de tropas ni sobre nuestros planes de actividades militares", advirtió el mandatario.



La OTAN también participará en la acción

No obstante, el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, confirmó en un comunicado que habrá un incremento de soldados, al asegurar que "varios" países aliados de la OTAN "también se han comprometido a aumentar su número de tropas" en Afganistán.

La misión de combate de la OTAN terminó en enero de 2015, pero desde entonces los insurgentes continúan ganando terreno en varios puntos del país, por lo que el Pentágono consideraba necesario aumentar las tropas para reforzar las tareas de entrenamiento de las fuerzas afganas y de combate al terrorismo en la región.

En lugar de marcar "plazos arbitrarios" como su predecesor, Barack Obama, Trump aseguró que su estrategia se basará "en condiciones", aunque no precisó cuáles serán. "Los enemigos de EEUU nunca sabrán nuestros planes ni creerán que pueden esperar a que nos vayamos. No diré cuándo vamos a atacar, pero atacaremos", advirtió. Con ello, Trump aseguró la estrategia de la Casa Blanca de alinearse con el gobierno afgano, pero con condiciones, según ha anunciado, militares, políticas y como no, económicas. "Nuestro apoyo no es un cheque en blanco. El Gobierno de Afganistán debe asumir su parte de la carga militar, política y económica. El pueblo estadounidense espera ver reformas reales, avances reales y resultados reales. Nuestra paciencia no es ilimitada, y mantendremos los ojos abiertos", avisó. "No vamos a volver a construir naciones. Vamos a matar terroristas", sentenció.


Pakistán, segunda en el punto de mira

El incendiario tono de Trump fue rebajado por el secretario de Estado, Rex Tillerson, que precisó en un comunicado que EEUU está "preparado para apoyar conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibanes sin condiciones previas", para respaldar un acuerdo que dé "legitimidad política" a los insurgentes.

Trump también adoptó un tono agresivo hacia Pakistán, al que Estados Unidos acusa de dar refugio a los talibanes, al advertir que ese país tiene "mucho que perder" si sigue con esa práctica.

"Hemos pagado a Pakistán miles de millones de dólares mientras albergan a los mismos terroristas que estamos combatiendo. Esto tiene que cambiar, y cambiará de inmediato", dijo Trump, sin precisar si recortará la ayuda al país asiático.

El mandatario opinó además que India, que "obtiene un beneficio de miles de millones de dólares por su comercio con Estados Unidos", debería "ayudar más" a Washington en Afganistán, "especialmente en lo relativo a la asistencia económica y el desarrollo".

Al optar por un aumento de tropas en Afganistán, Trump se decantó por la opción más convencional de las tres que había considerado, que incluían una retirada total y un plan para encargar ciertas tareas a contratistas privados de seguridad.

Lo hizo reconociendo que los estadounidenses "están cansados de guerras sin victoria", pero con el argumento de que "las consecuencias de una retirada rápida" serían "predecibles e inaceptables", porque se "crearía un vacío" que podrían aprovechar "los terroristas, incluido el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda".

"No podemos repetir en Afganistán el error que nuestros líderes cometieron en Irak" con la retirada de 2011, subrayó Trump.



"Este será vuestro cementerio del imperio estadounidense"

"Si los estadounidenses no retiran sus fuerzas de Afganistán, no está lejos (el día en que) Afganistán se convertirá en el cementerio del siglo XXI del imperio estadounidense", indicó en un comunicado remitido a Efe el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid.

El portavoz talibán aseguró que los insurgentes continuarán en su lucha hasta que EEUU abandone el país, para imponer la yihad contra ellos "con la moral fuerte, con plena voluntad y más sobriedad", detalló el líder talibán.

Mujahid aseguró que la "liberación del territorio afgano de los invasores" supone una obligación religiosa y moral para los afganos. "Era necesario que América pensara en retirar sus fuerzas en lugar de continuar la guerra", añadió el portavoz talibán, que señaló que Afganistán no representa "ninguna amenaza para nadie". 

El avance talibán es lento, pero no tiene pausa. En una lucha que dura ya 16 años los talibanes han conseguido el 40% del control del país. 

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30