Miércoles 20/09/2017.

| Política

Política

Puigdemont: "Estamos en un estado de excepción pero votaremos"

  • Acusa al Estado de suspender "de facto" el autogobierno y aplicar un estado de excepción

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, cree que el Gobierno ha convertido a España en un "estado de excepción". Ha sido la reacción del president a la intervención de la Guardia Civil que ha detenido a 14 altos cargos de la Generalitat y la incautación de más de 10 millones de papeletas, dejando así sin infraestructura al Govern para celebrar el referéndum del 1 de octubre. Aun así, asegura que "el día 1 saldremos de casa, llevaremos papeletas y las utilizaremos".

Lo ha dicho en una declaración institucional, tras presidir un reunión del Govern extraordinaria y urgente convocada después de los registros y las 14 detenciones de cargos y técnicos de la Generalitat. 

En esta ocasión Puigdemont no ha utilizado la palabra referéndum: "Estamos convocados el día 1 de octubre para defender la democracia frente a un régimen represivo e intimidatorio". Así, el Govern mantiene el 1 de octubre como fecha clave en la hoja de ruta soberanista, pero no ha dado detalles sobre si la operación policial de este miércoles supone un contratiempo importante para celebrar la votación y, por lo tanto, el primer día de octubre lo que habrá es una movilización.

Una respuesta pacífica

Puigdemont ha pedido a los ciudadanos dar una respuesta pacífica y democrática y de ningún otro tipo, y ha explicado que estudiará con los agentes sociales y económicos "las respuestas conjuntas que sean oportunas", sin avanzar ninguna.

Pese a esta suspensión "de facto" que él ve de la autonomía catalana y la aplicación de un estado de excepción, ha asegurado que el Govern se siente "legitimado" para seguir tomando decisiones, ya que considera que tiene el aval del Parlament y le ampara la victoria electoral.

Ha apelado a los demócratas indignados de dentro y de fuera de Cataluña por la actuación del Estado este miércoles, y ha asegurado: "El Govern se ratifica en el compromiso de defenderlos siempre. No aceptaremos un retorno a épocas pasadas. No aceptaremos que no nos permitan decidir las épocas futuras".

El Gobierno es "autoritario"

Puigdemont ha asegurado que el Gobierno central ha cruzado la línea roja que separa una democracia de un régimen autoritario y se ha convertido en una "vergüenza democrática", y ha defendido que Cataluña se ha convertido en un caso excepcional en la UE.

"Ha suspendido de facto el autogobierno y ha aplicado de facto un estado de excepción" en Cataluña, ha reprochado al Gobierno central, y ha definido como agresión coordinada la operación policial.

Considera que lo que se ha vivido los últimos días en Cataluña es una violación de la Constitución y de la Carta de Derechos Humanos de la UE, y ha prometido "todo el apoyo", amparo y asistencia jurídica a los altos cargos y técnicos detenidos este miércoles.

Rajoy dice que "lo siente" pero ya "estaban avisados"

Mientras en Madrid, el Congreso celebraba un pleno que ha estado lógicamente muy marcado por las detenciones en Cataluña. Los grupos independentistas han decidido abandonar el hemiciclo en señal de protesta por la intervención. Tras el pleno, ya en los pasillos del Congreso, Rajoy ha declarado a los periodistas que ante la actitud de los independentistas "lógicamente el Estado tiene que reaccionar".

"No hay ningún Estado democrático en el mundo que acepte lo que están planteando estas personas; estaban avisados, sabían que el referéndum no se podía celebrar porque es liquidar la soberanía nacional y el derecho que tienen todos los españoles a decidir lo que quieren que sea su país", ha subrayado.

Porque, en su opinión, "si en España no se cumple la ley lo que habrá será injusticia, arbitrariedad, y la ley del más fuerte, y eso sinceramente no lo podemos aceptar de ninguna de las maneras".

El jefe del Ejecutivo ha pedido "una rectificación" al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al que también ha instado a que "cumpla la ley" y dé "marcha atrás" a un reto independentista que ha calificado de "disparate que no conduce a parte alguna.

Podemos cree que son "presos políticos" 

Pero los grupos independentistas no son lo único a lo que ha tenido que enfrentarse Rajoy en el pleno de este miércoles. Los diputados de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea se han concentrado a las puertas del Congreso para protestar contra las detenciones que consideran "presos políticos".

"Hoy se ha recrudecido la ofensiva antidemocrática que ya desde principios de esta semana planteábamos que está comandando el PP. Nosotros no queremos presos políticos en ningún lugar del mundo, tampoco en Cataluña y tampoco en España", ha defendido tras la protesta la portavoz del grupo confederal, Irene Montero.

La mayoría de los diputados del grupo, liderados por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz de En Comú Podem y líder del nuevo partido Catalunya en Comú, Xavier Domènech, han manifestado su rechazo a la actuación del Gobierno frente a la Puerta de los Leones, portando carteles en los que se podía leer el lema 'Detencions no. Democràcia sí'.

"Nosotros hacemos hoy un llamamiento a la calma y la tranquilidad pero sobre todo al conjunto de la ciudadanía a que conozca sus derechos y ejerza sus derechos democráticos, a que no se dejen apocar por la ofensiva antidemocrática del PP y a que recordemos más alto que nunca al Gobierno de Mariano Rajoy que queremos democracia", ha reivindicado Montero.


Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Octubre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31