Sábado 18/11/2017.

| Política

Política

Pese a la mayoría absoluta... aquí va a haber frenesí

  • Iñaki Urdangarin se cuela también en la apertura de las Cortes.
  • La mayoría aplastante de Rajoy es comaptible con un Congreso fragmentado.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

A un cronista parlamentario lo peor que le puede pasar es una mayoría absoluta. Pero, si todo sigue como ha empezado, no van a faltar días de frenesí en el hemiciclo. Arranca la X Legislatura con un Partido Popular que muestra su poderío; su problema no va a ser la bancada socialista, más mermada que nunca con 110 diputados en busca de un líder. CIU muestra estos días su cara más conciliadora, la de Durán i Lleida reunido con un Rajoy empeñado en dar una imagen dialogante aunque no necesite los votos nacionalistas. Izquierda Unida está en su batalla para, palmo a palmo, ir ganando el terreno perdido por los socialistas el 20-N. Que se lo pregunten a Gaspar Llamazares, que protestó hecho una furia, causando cierto desconcierto en la Mesa de Edad, porque la tercera fuerza política más votada se ha quedado fuera de la Mesa del Congreso. Una pujante UPyD, que con más de un millón de votos reclama grupo propio, tampoco va a ser el quebradero de cabeza de Rajoy.

 No. El próximo presidente del Gobierno va a tener enfrente, por lo que se ha visto en la sesión constitutiva de las Cortes, a los diputados de Amaiur. Los siete “magníficos” tenían que presentarse en el Congreso de los Diputados como en una película del Oeste: la puerta batiente se abre y se ve al malo de la película que viene a por todas. Tanto que, en una maniobra calculada, se dejaron uno en Navarra para garantizarse un grupo parlamentario. 

En un momento de confusión casi se la cuelan al flamante Presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada. Todavía está por ver si lo consiguen. Estos de la izquierda abertzale se las saben todas y éste ha sido sólo el primer episodio. Pero los populares van a tener que vérselas, sobre todo, con la crisis. “Tiempos duros” que, como todos, vaticinaba en su primer discurso Jesús Posada, mientras su antecesor José Bono seguía el discurso desde la tribuna de invitados -todavía resulta extraño-, y mientras todos miraban los escaños más próximos a Rajoy, donde se sientan los que forman parte de las quinielas del nuevo gobierno: Soraya, por supuesto; Ruíz-Gallardón, muy contento de ocupar, por fin, el ansiado escaño; Arias-Cañete, del círculo íntimo de Rajoy; o un Esteban González-Pons, que vuelve a entrar en la lista tras caerse del equipo directivo del grupo parlamentario.

Y, quién nos lo iba a decir, el que se coló en la apertura de las Cortes fue, sin que nadie lo nombrara, Iñaki Urgangarin. Los problemas del Duque de Palma y la decisión adoptada por la Casa Real de apartar por su comportamiento “poco ejemplar” al esposo de la infanta Cristina, estuvieron presentes en el hemiciclo, con el gesto de homenaje al Rey del encargado de abrir la sesión, el diputado del PP por Sevilla, Juan Manuel Albendea, como  parlamentario de mayor edad.

También fue el tema de pasillos, la cuestión con la que se han estrenado lo portavoces parlamentarios.

La mayoría aplastante de Rajoy es compatible con un Congreso fragmentado. Da la impresión de que se ha acabado la hegemonía del bipartidismo. Ahora es uno y el resto. A  la espera de que se recupere el enfermo, el PSOE, hay otros dispuestos a dar la lata. Mucha más fuerza no tienen, y han empezado por donde piensan que puede doler más: la fórmula del “por imperativo legal” para acatar la Constitución y, de paso, confesarse republicanos.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario

Kit Buenos Días

Noviembre 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30