Domingo 23/06/2019.

| Política

Política

Pedro Sánchez no dimitirá si los críticos le tumban el congreso en el Comité Federal

  • Insinúa que está dispuesto a ser investido presidente del Gobierno con la abstención de los independentistas
  • Admite que no tiene el apoyo de la mayoría de los 'barones' ni de los expresidentes socialistas, pero apela a la militancia

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que no se plantea dimitir si el próximo sábado el Comité Federal no respalda su propuesta de celebrar el 39 Congreso del partido en diciembre, con unas primarias el 23 de octubre.

"Por supuesto que no", ha respondido el líder del PSOE cuando, en una entrevista en la Cadena Ser, se le ha preguntado directamente si dejará la Secretaría General en el caso de que los críticos tumben su propuesta el sábado.

Sánchez, que ha reconocido que es "evidente" que no tiene buena relación con ninguno de los presidentes autonómicos de su partido -a excepción de la balear Francina Armengol-, ni con los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, ni con quienes se disputaron el 38 Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, ha insistido en que deben hablar los militantes para solucionar el debate de "fondo" que, a su juicio, atraviesa el PSOE.

"Si hay un congreso, que es lo que espero convocar, se verá si tengo el apoyo o no de los afiliados", ha dicho, para después subrayar que él, como secretario general, no puso "cortapisas" a sus dirigentes autonómicos para que, después de las elecciones de 2015, cerraran acuerdos con otros partidos y pudieran gobernar. "¿Por qué ellos sí y yo no?", se ha preguntado.

Así, ha insistido en los argumentos que expuso este lunes para defender la celebración de ese cónclave y ha recalcado que las "discrepancias de voces" en el seno del partido son precisamente "uno de los elementos" que han llevado al PSOE a tener "malos resultados" desde hace cuatro años.


Las elecciones "no son una mala solución"

Sánchez ha vuelto a defender que su propuesta es un gobierno con Podemos y con Ciudadanos. Ha asegurado también que quiere hablar con los nacionalistas, manteniendo la 'hoja de ruta' del PSOE, y ha defendido que si al final las opciones son dejar gobernar a Mariano Rajoy o terceras elecciones, él se inclinará por volver a las urnas.

En su opinión, para un país, unas elecciones "nunca es una mala solución". "Lo que es una mala solución es que desde la izquierda, con el voto, se intente indultar a un presidente del Gobierno como Rajoy", ha remachado.


Piden reflexión pero quieren decir abstención

Sánchez ha asegurado que quienes ayer le pedían una reflexión en realidad están planteando una abstención y ha subrayado que esta decisión no puede verse como "técnica", porque cree que es algo "trascendental" que afectará a la esencia del PSOE, una decisión que ha comparado con la que tomó el PSOE en los 70 para abandonar el marxismo.

Y ha defendido que lo que no puede ocurrir es que ese sector pretenda "imponerle" una abstención que no comparte para que "la administre", porque él en ningún caso va a contribuir a que Rajoy, el del 'sms' a Bárcenas, siga siendo presidente del Gobierno.

Sánchez ha defendido que "ya va siendo la hora de poner las cartas encima de la mesa" y ha retado a todos sus compañeros del partido a decir claramente qué posición es la que defienden, porque la suya, ha recalcado, está clara. "Me parece legítimo y no les voy a tachar de ser de derechas, yo no reparto carnés de socialistas, lo que digo es que es un debate de fondo", ha remachado.

El líder del PSOE ha vuelto a resumir así los dos proyectos que, a su juicio, se enfrentarían en el congreso, pero no ha querido identificar a sus contrarios con el objetivo de ser "subalternos" al PP, como ayer apuntó.

Eso sí, ha recalcado que detrás del retroceso electoral que viene sufriendo su partido desde 2009 está también el hecho de que "cierto electorado de izquierda considera que el PSOE se ha asemejado al PP en algunas cuestiones", un argumento que ha servido para que otros partidos de izquierdas hayan crecido electoralmente.


Quiere hablar con los nacionalistas

Ha recalcado que su proyecto es "un gobierno con Podemos y Ciudadanos" y "con capacidad de hablar con las fuerzas nacionalistas". Así, ha subrayado que ya se ha demostrado que el PP, pese a haber tenido mayoría absoluta, no ha resuelto la crisis territorial en España y ha defendido que es el momento de hablar.

Así, ha asegurado que no está hablando ya con ERC y la antigua Convergencia, pero ha asegurado que lo hará. "Les voy a decir el planteamiento que tiene el PSOE que cada cual decida", ha dicho, dejando entrever que aceptaría ser investido con la abstención de los independentistas, una posibilidad que, finalmente, descartó en la pasada legislatura entre presiones por parte de sus 'barones'.

Dicho esto, también ha insistido en que le parece hipócrita que el PSOE no pueda hablar con los nacionalistas y el PP sí puede "pactar con ellos la mesa del Congreso".

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Junio 2019
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30