Viernes 19/10/2018.

| Política

Política

PENSIONES. SÁNCHEZ NO LLEVABA EN SUS ÚLTIMOS PROGRAMAS ELECTORALES EL IMPUESTO A LA BANCA PARA FINANCIAR LAS PENSIONES

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no llevaba en sus anteriores programas electorales la propuesta de crear un nuevo impuesto extraordinario a la banca para financiar el sistema de pensiones, que ahora ha anunciado como una de las principales medidas para paliar el déficit del sistema de la Seguridad Social.

Si bien, tanto en el programa económico con el que se presentó a las pasadas Primarias del PSOE para recuperar la Secretaría General del PSOE, y que coordinó el actual responsable de Economía y Empleo del PSOE, como en los que presentó en las elecciones generales de 2015 y 2016, según recoge Servimedia, sí aparecía el impuesto a las transferencias financieras con el que también quiere contribuir a mejorar los ingresos y reducir el déficit del sistema de la Seguridad Social, aunque con otra finalidad.
En el programa económico de las primarias socialistas de mayo de 2017, coordinado por Manuel Escudero, se decía que era “necesario aumentar los ingresos” en el sistema de pensiones para garantizar su prestación y ya se apostaba por medidas “procedentes de los PGE a través de la fiscalidad general, diversificando las fuentes de ingresos en la Seguridad Social”.
Aunque sin concretar nada más sobre estas medidas, sí detallaba otras propuestas para incrementar esos ingresos como el fomento del empleo y de mayor calidad; recuperar la inversión en el Fondo de Reserva; suprimir el tope máximo de cotización; mejorar las bases de cotización del Salario Mínimo Interprofesional (SMI); modificar la cotización de los trabajadores autónomos para que ésta se realice en función de sus ingresos reales; renunciar a la utilización de las reducciones y bonificaciones en la cotización para el desarrollo de políticas de fomento de empleo; y asumir por los PGE los gastos de personal de la Seguridad Social.
Los gastos de personal lo incorporan también en la actual propuesta presentada esta semana por el PSOE dentro del capítulo de racionalización del gasto del sistema de pensiones, para costear así vía PGE gastos de personal y otros “gastos que no debe” hacer frente el sistema como las “tarifas planas”. Con esta acción, el PSOE estima que se desplazará del déficit de la SS a los PGE 4.300 millones de euros.
TRANSACCIONES FINANCIERAS
Respecto al impuesto extraordinario a la banca anunciado por Sánchez el pasado martes para financiar las pensiones, éste no aparece tampoco en el programa electoral con el que el líder del PSOE se presentó a las elecciones generales del 21 de diciembre de 2015 ni a las posteriores del 26 de junio de 2016, resultantes tras su investidura fallida como presidente del Gobierno.
En el programa electoral del 21-D de 2015, coordinado por el exministro Jordi Sevilla, se detallaba una nueva fiscalidad caracterizada por establecer un mínimo común estatal, tanto del impuesto de patrimonio como de el de sucesión y la imposición de un mínimo del 15% del impuesto de sociedades.
Al igual que en el posterior del 26-J se apostaba por “poner en marcha lo antes posible el Impuesto de Transacciones Financieras, incluyendo a los productos derivados en su ámbito de aplicación” pero “contemplando la posibilidad de que parte de su recaudación se destine a combatir la pobreza y exclusión dentro y fuera de la UE”.
Sobre la mejora de la financiación de la Seguridad Social, en este programa electoral de 2016, Sánchez apostaba por “incrementar progresivamente la financiación del Estado a través de la creación de una nueva figura impositiva que tendrá carácter finalista y vinculado a la financiación de las pensiones”, aunque sin ofrecer más detalles.
En esta nueva etapa, el secretario general del PSOE concretó “la creación de dos nuevos impuestos finalistas” como “nuevas fuentes de financiación complementaria a las cotizaciones” para el sistema de la Seguridad Social: el impuesto sobre transacciones financieras -similar al modelo francés-, y un impuesto extraordinario para que la banca sostenga también el sistema público de pensiones -similar al de Reino Unido-.
Este miércoles, Escudero, en una entrevista en la Ser recogida por Servimedia, detalló que el impuesto a la banca será un “recargo del impuesto de sociedades del 8%” a las entidades financieras. Un “complementario al de sociedades, sobre la misma base tributable del impuesto de sociedades y con un tipo del 8%”, apuntó.
Por otra parte, en el documento de primarias se apostaba por “poner en marcha la propuesta de Directiva relativa a un sistema común de Impuestos sobre Transacciones Financieras, que aplique un tipo mínimo del 0,1% sobre la compraventa de acciones y bonos y un 0,01% sobre la de los productos derivados”, como apuntaron fuentes socialistas que sería la actual propuesta.
Pero en el mismo texto se abogaba por “la creación de un Ingreso Mínimo Vital a escala europea” que fuese “financiado con un impuesto sobre las transacciones financieras”, y ahora se apuesta por destinar este tributo al sistema de pensiones.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Octubre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31