Miércoles 19/09/2018.

| Política

Política

Mascaró: El decreto balear del catalán en Sanidad "es un problema político"

La empresaria balear Ursula Máscaro se ha convertido en principal activista contra el decreto que regula el conocimiento del catalán para trabajar en la sanidad pública, que considera un paso más hacia la imposición lingüística en las islas.
  • Mascaró: el decreto balear del catalán en Sanidad "es un problema político" EFE

La empresaria balear Ursula Máscaro se ha convertido en principal activista contra el decreto que regula el conocimiento del catalán para trabajar en la sanidad pública, que considera un paso más hacia la imposición lingüística en las islas.

Instigadora de la plataforma ciudadana #MosMoven-En marcha y principal promotora de la recién nacida Sociedad Civil Balear, Mascaró asegura que aguanta las críticas y no tiene el más mínimo interés por la política. Pero desde su residencia en Es Castell, en Menorca, advierte de que no cejará en su empeño de combatir la imposición lingüística en todos los ámbitos, también la educación.

- P.- ¿Qué le llevó a crear una plataforma ciudadana?

- R.- Lo que quería era hacer una pequeña manifestación en Menorca para apoyar al personal sanitario, porque hay muchos problemas para captar y fidelizar médicos, como ocurre también en Ibiza y Formentera. La falta de médicos es un problema histórico, no es de ahora, y cuando impusieron el decreto del catalán, afectó a amigos, desde un traumatólogo gallego, a un anestesista peruano, otra que es venezolana, una enfermera madrileña... Y es un problema político, no es un problema sanitario, porque ellos nunca han tenido un problema de comunicación. Así empezó todo y ahora me encuentro en este berenjenal.

- P.- ¿Cree innecesario que el personal sanitario conozca el idioma cooficial de las islas?

- R.- Tenemos problemas porque no hay sanitarios que quieran venir a Menorca, no tenemos anestesistas, hay listas de espera, para tratarnos de según que problemas de salud tenemos que pasar largas estancias en Mallorca..., tenemos toda una serie de complicaciones. Imponer una lengua es un problema político o social, no sanitario. Ya hemos contado 12 médicos especialistas que se van y el número de celadores no sabemos ni cuántos son los que se marchan.

- P.- El decreto acordado en la mesa de sanidad ha rebajado el nivel requerido respecto al principio y además no es necesario acreditarlo para opositar, ¿han ganado una batalla?

- R.- No. Sigue siendo excluyente y discriminatorio. Han bajado el nivel pero si no te lo sacas no tienes derecho a la carrera profesional ni a los traslados. Nuestras posibilidades de que vengan profesionales se reducen a quienes provengan de Cataluña o de Baleares porque nadie más tiene títulos de catalán.

- P.- ¿Cuál es su objetivo?

- R.- Nosotros somos una plataforma ciudadana, no legislamos. Nuestra única meta es concienciar a la gente del problema que hay para que no se apruebe o se derogue el decreto.

- P.- Hay quien dice que un médico que ha estudiado más de 7 años para obtener la especialidad, si no se saca un título básico de catalán es porque no quiere.

- R.- Tengo amigos que lo han intentado y no han podido. Hay que tener en cuenta que los médicos están constantemente formándose en sus especialidades. Supone un problema. Mis amigos médicos lo ven como una catástrofe. Pero mucha gente no tiene conciencia de lo que está ocurriendo. Yo soy menorquina de pura cepa y no tengo el B2, no tengo titulación y hay enfermeras de mi época que les ocurre lo mismo y hablan mejor el menorquín que el castellano. Yo quiero médicos que tengan una especialidad, que me parece lo lógico, me da igual si hablan castellano.

- P.- ¿Y el derecho a ser atendido en el propio idioma?

- R.- No conozco nadie en las islas que no entienda el castellano, aquí somos bilingües. Yo adoro el menorquín, es mi lengua madre. Me comunicó en menorquín con mis hijos, con mi madre, con mi pareja, pero si me rompo las piernas, me tiene que curar alguien y no lo habla, tampoco me ofendo.

- P.- ¿Qué ocurrirá si se aprueba el decreto?

- R.- Pues lo que está pasando ahora. Cada uno intentará acreditarlo y de la misma forma que ya se han ido 12 pues tal vez se vayan 15 o 40. Nuestra meta es concienciar a la gente sobre lo que se avecina.

- P.- Ha dado un paso más, la creación de Sociedad Civil Balear, ¿se ha quedado pequeño #MosMovem?

- R.- No, pero si queremos editar un folleto o invitar a un catedrático o un lingüista para que venga a dar una charla, no tenemos cómo pagarlo. La diferencia es que en Sociedad Civil Balear vamos a ser socios con una cuota. La mentalidad y el espíritu es el mismo. La diferencia es estatutaria. #MosMoven es el ejército.

- P.- ¿La financiarán solo los socios?

- R.- Y hago un llamamiento a todos los empresarios que quieran colaborar. Es como Sociedad Civil Catalana o Sociedad Civil Valenciana, somos hermanos, intentamos defender la unidad de España, colaborar y ayudarnos, por estas normas o leyes que fomentan el separatismo, porque imponer el catalán en sanidad es un problema político.

- P.- ¿Y en la educación?

- R.- Somos contrarios a la imposición en todos los ámbitos.

- P.- La Ley de Normalización se aplica desde hace años en Baleares con cierta paz social. ¿Hay un problema lingüístico en la educación?

- R.- Hay cierta paz si te conformas. Si estás encantado con que todos los niños de Baleares estudien un 90 % en catalán, pero hay madres castellano-parlantes que quieren la libre elección de lengua, debería poderse elegir un porcentaje un poco más alto del actual en castellano y además deberían respetarse la variantes de las islas y que no se estandarice la enseñanza de la lengua. Pero sin confrontación, queremos hablar, llegar a acuerdos y encontrar puntos en común. Soy madre de tres hijos de 12, 14 y 16 años y sé lo que es, tengo muchas dificultades. Si quieren que la gente hable la lengua, no sé si el actual es el sistema más adecuado.

- P.- ¿Se siente respaldada en sus ideas?

- R.- Sí, mira qué marabunta. He dado mi opinión y de pronto había mucha gente.

- P.- ¿Qué tal lleva las críticas?

- R.- No es agradable. Lo aguanto, aunque me han sorprendido los insultos. Estamos defendiendo a todo nuestro personal sanitario y ha salido gente radical que lo ha desviado y politizado.

- P.- Pero rechaza el separatismo.

- R.- Yo no soy separatista. Siendo de Menorca, no le veo ningún sentido. Soy española porque he nacido aquí.

- P.- ¿Se plantea dar el salto a la política?

- R.- No tengo ni la más remota intención de hacer un partido político. Yo solo defiendo los derechos civiles que me parecen básicos.

- P.- Ha pedido una audiencia a la presidenta del Govern, ¿para qué quiere reunirse con Armengol?

- R.- Para hablar y poder trasladarle nuestras preocupaciones. Le vamos a explicar lo mismo que me tiene preocupada, el tema de sanidad y la imposición lingüística en general. No tenemos ningún as guardado en la manga, solo las dificultades que tenemos para captar y fidelizar al personal sanitario y que no entendemos de dónde lo van a sacar porque no creo que de la facultad de Medicina de Baleares salgan bastantes.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30