Miércoles 19/09/2018.

| Política

MICROCLAVES

Política

Ganó el populismo

  • Podemos y Ciudadanos han jugado bien sus cartas para comunicar al electorado un mensaje de cambio. 
  • Pablo Iglesias en Madrid, tras conocer los resultados de las elecciones del 24 de mayo. (AFP / PEDRO ARMESTRE)

Cuando se habla de populismo se tiende a asociarlo a un popurrí de ideas con connotaciones variadas. A veces, ni siquiera nos ponemos de acuerdo en si lo que designa la etiqueta “populista” es un elogio o un insulto: lo que para algunos es gobierno por el pueblo y para el pueblo, para otros es oportunismo electoral; donde unos ven cercanía con la gente, otros descubren demagogia... 

En su libro Populism and Elitism (1992), Jeffrey Bell define el populismo como la confianza del pueblo en su capacidad para gestionar los asuntos que le afectan. Por el contrario, el elitismo sería la confianza en que esas decisiones las toman mejor las élites que actúan en nombre del pueblo. 

Así entendido, el populismo ha avanzado en España, como ponen de manifiesto los resultados de Podemos y Ciudadanos en las elecciones autonómicas y municipales de este domingo. 

Ambos partidos han utilizado la dialéctica ellos/nosotros para comunicar al electorado un mensaje claro: a un lado del ring están los partidos tradicionales (o sea, las élites), incapaces de resolver la corrupción, el paro y la desigualdad; al otro, los partidos del cambio (la gente), que prometen un nuevo modo de hacer política. 

Los grandes partidos –sobre todo, el PP– también han echado mano de un discurso populista, agitando el miedo a los nuevos y presentando a los suyos como los garantes de la estabilidad. Pero no les ha ido bien: el discurso del cambio, que es afirmativo, ha avanzado más que el del miedo.

Seguir a teinteresa en...

KIT BUENOS DÍAS (El mejor resumen de prensa en tu mail)

Recibir noticias

Kit Buenos Días

Septiembre 2018
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30